elsalvador.com WWW
Portada Nacional El Pas Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Alternativa Cessa promueve fabricar ladrillo ecológico

San miguel Debido al daño ambiental que generaban 16 fábricas de ladrillo y teja de barro en la ciudad, Cementos de El Salvador ofrece una máquina para la elaboración de estos productos con cemento, cal, arena y grava, que no contamina

Publicada 9 de octubre de 2006, El Diario de Hoy

Novedoso. Este es el aparato que ya ha sido donado por la compañía cementera. Funciona mediante la electricidad, lo cual sería un inconveniente en oriente.Foto EDH
Sonia Bernal
elpais@elsalvador.com

El problema de las humaredas en el barrio Concepción de San Miguel y en otras zonas del país podría ser cosa del pasado, si los fabricantes de ladrillo y teja de barro adoptan alternativas “con toque ecológico” para elaborarlos.

Una de estas técnicas es la que promueve Cementos de El Salvador (Cessa).

Se trata de una pequeña máquina para hacer ladrillos, la cual le ahorraría a los fabricantes la leña y llantas que son usadas para hornear las piezas. El aparato funciona con un motor eléctrico.

Lo novedoso es que, a diferencia del barro, la materia prima para que las baldosas queden “a punto” son arena, tierra blanca, grava, cemento y cal.
Así se obtiene un “ladrillo ecológico”, del mismo tamaño que el tradicional (que se distingue por el color rojizo al exponerlo al fuego).

La alternativa no sólo se puede hacer ladrillo. La máquina permite adaptar un molde para hacer block, explicó Enrique Gallegos, técnico de Cessa.

Al optar por este proceso, se disminuiría el daño a la salud, a consecuencia del humo que sale de los hornos, y por el cual cientos de personas se quejaban enSan Miguel, donde las 16 fábricas perjudican a 3,500 vecinos.

Para implementar el sistema “debe darse una reconversión a la fabricación de ladrillo de barro. Los hornos de leña serían cambiados por una máquina, dijo.

Motor eléctrico

Sin embargo, la máquina también tiene desventajas. La principal es que para su funcionamiento necesita energía eléctrica y el costo de ésta es bastante elevado en oriente. Al menos eso es lo que indican algunos de los consultados.

Se afirma que ha habido pequeños empresarios que probaron suerte con el nuevo sistema. Luego optaron por devolver el aparato a Cessa, pues no les era rentable debido a la tarifa energética que debían cancelar.

Pero hay lugares del país, como Nejapa, en San Salvador, el cantón Miraflores, en San Vicente y otros sitios de oriente, donde el sistema ha dado buen resultado, tanto para el fabricante como para los compradores.

Ellos han comprobado que el ladrillo de cemento se puede elaborar en cualquier época del año, adaptándose al clima y espacio físico por más reducido que sea.

“También hay más rendimiento por metro cuadrado, mejor absorción y acabado, casi similar al block”, dijo Gallegos.

El representante de la compañía cementera afirmó que por el momento funcionan 25 máquinas, en distintos puntos del país, para elaborar ladrillo ecológico.

Recogen los materiales
Primero se busca la materia prima: cemento, cal, tierra blanca, arena y agua. El tipo de argamasa que se debe emplear es el parecido al Portland, ya que éste contiene una mezcla de agregados que se iguala o supera al material usado para el ladrillo tradicional.. Foto EDH

Dos las han dado en comodato a la alcaldía de Nejapa; otras dos las tienen pequeños empresarios de Chinameca, San Miguel.

Mientras que en los municipios de Santa Elena y San Francisco Javier, Usulután, hay otras cinco; tres en el primero y dos en el otro.

Asimismo, la Fundación para el Desarrollo de la Mujer (Fundemusa), con sede en San Salvador, tiene otra, donada por Cessa.

Cáritas El Salvador cuenta con dos.También a Artesanos de América, una parroquia y un centro penal se les facilitaron tres y ya adquirieron otros siete aparatos.

Al conocer de la situación que enfrentan los fabricantes de ladrillo y teja, Mauricio Campos, concejal y jefe de la Unidad Ambiental de la alcaldía migueleña, se mostró interesado en conocer el proceso de fabricación de las piezas de tipo ecológico (ver nota aparte).

Por su parte, los dueños de las fábricas dijeron que esperan contar con el apoyo de las autoridades locales, ya que ese es el único medio de subsistencia para ellos, su núcleo familiar y también sus trabajadores.


Microempresarias de San Vi cente, optimistas

Son las 4:00 de la madrugada. Antes que salgan los primeros rayos del sol, en una pequeña fábrica de ladrillo de cemento, del cantón Miraflores, San Vicente, ya hay trabajo que hacer.
Las protagonistas de la faena son tres jóvenes de la micro empresa “Mujeres de Miramar”, quienes han optado por dedicarse a fabricar las baldosas propuestas por Cessa.

Antes, ellas se las ingeniaban para ganarse unos cuantos dólares. Hoy, no se arrepienten de haber aceptado el apoyo de la Fundación para el Desarrollo de la Mujer (Fundemusa) para dedicarse a este negocio.

A través de esta ONG, Cessa les dio en comodato una de las 25 máquinas para hacer ladrillos ecológicos, que hay actualmente en el país y que, según Enrique Gallegos, técnico de Cessa, son las únicas.

Eugenia Osorio, de 19 años; Virginia Antillón y Eusebia Osorio, ambas de 21, trabajan junto a otros dos mozos para salir con la tarea de elaborar 600 ladrillos de cemento diarios. Cada unidad es vendida a 0.25 centavos de dólar, sobre todo a compradores de cantones cercanos. La fábrica está a siete kilómetros de la ciudad.

“Nos levantamos temprano a hacer la mezcla para que abunde”, dice Eugenia, al llenar una carretilla con arena.

Luego recoge grava y tierra blanca, que, al mezclarlas con agua, sirven como materia prima para elaborar el producto.

Ellas están dispuestas a transmitir su conocimiento a la gente interesada.


Preparan la mezcla
Reunidos los materiales se hace el concreto. Esta es una labor que la mayor parte de ocasiones hacen los hombres. Pese a ello, las mujeres realizan esta labor en las fábricas. En todo caso, lo que más interesa es lograr la meta propuesta: cumplir con la demanda... Foto EDH

Unidad ambiental muestra interés en conocer el proceso

Una vez se conoció que la empresa Cementos de El Salvador (Cessa) ofrece una máquina para fabricar ladrillo sin necesidad del uso de leña como combustible, la Unidad Ambiental de la alcaldía de San Miguel mostró su interés en recibir asesoría para luego ver si es posible implementar este proceso en las ladrilleras del municipio.

Mauricio Campos, concejal y encargado de esta área, afirmó que están por conocer la propuesta de la compañía cementera.

“Ellos tienen opciones para tratar la basura y también para evitar el humo. Por eso les pediremos información sobre esa máquina para las ladrilleras”, dijo.
Una vez den el paso anterior, se procedería a plantearles la alternativa de fabricar el ladrillo ecológico a los propietarios de esos negocios, sobre todo en el barrio Concepción, donde se concentra el problema.

“Así se solucionaría el problema del uso de hornos de leña para cocer la teja y ladrillo de barro, lo cual contamina”, agregó.

Ninguno de los ladrilleros opina al respecto. Pero hay ciudadanos que esperan una solución.


emprendedoras

  • “Mujeres de Miramar”, en San Vicente, preparan ladrillo de cemento desde el 2001, tras los terremotos.
  • En ese entonces comenzaron a elaborarlos para reconstruir las casas dañadas de sus vecinos.
  • Hoy están por contratar a más personal y esperan mejorar la venta.

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW