elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Incapaces
Conductores suspenden la prueba teórica en el VMT

Deficientes. Casi la mitad de las personas aprobadas en las examinadoras autorizadas suspende en la reevaluación aleatoria que realiza el VMT a uno de cada tres candidatos. Una mala formación que va de la mano con el incremento de accidentes, unos 500 más que en 2005, en las carreteras


Publicada 30 de septiembre de 2006 , El Diario de Hoy

Irrespeto en cada esquina. La imagen corresponde a un paso de peatones, casi invisible por la aglomeración de vehículos, en la Primera Calle Poniente y Avenida España en San Salvador. Foto EDH
Alejandra Silva
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

Cumplidos los dos años desde que el Viceministerio de Transporte (VMT) implementase el llamado sistema de reevaluación, donde un conductor que ha superado la prueba para obtener la licencia en cualquiera de las seis examinadoras autorizadas es evaluado de nuevo, no hay muchas razones para celebrar: el país produce más y más conductores incapaces y, en parte, como consecuencia de ello, la cifra de percances viales y heridos aumenta año con año.

En las estadísticas hasta septiembre, una ligera disminución de las muertes viales contrasta con los 500 sucesos y 200 lesionados más que en 2005 donde se registraron 12,144 y 6,317, respectivamente.

En el último balance de las escuelas, de enero a junio de este año, 24,020 futuros conductores pasaron las pruebas visual, teórica y práctica en las examinadoras frente a algo más de 9,600 reprobados. Para la reevaluación, el VMT escogió 8,407 alumnos del grupo de aprobados y les hizo de nuevo el examen.

El resultado: 4,467 sacaron siete o más, en cambio 3,940 tendrán que volver una segunda o una tercera ocasión hasta superar la prueba. Para obtener la licencia es necesario superar este trámite.

¿Por qué casi la mitad (el 46 por ciento, en concreto) de los alumnos aprobados en una escuela suspende en el VMT? ¿Qué significa que de las 35 personas que a diario llegan a Transporte, sólo 20 superan el trámite?

Eduardo Martell, director de Tránsito del VMT, se refiere a esos 15 alumnos que reprueban a diario. “No saben cómo actuar cuando van en marcha y hay una persona en el paso peatonal, o por qué lado van a incorporarse a la vía en un redondel. Generalmente el vacío es en el comportamiento en la vía pública”.

Reunión. Eduardo Martell (en el centro) explica las nuevas disposiciones a los representantes de las casas evaluadoras. Foto EDH

El funcionario ve el lado positivo de los números y adelanta que ese grupo que aplaza es un fiel indicador de que el colador del VMT impide que los malos conductores salgan a las calles.

Eso no es del todo cierto, toda vez que Transporte sólo revalúa al 35 por ciento; el resto que escapa al sorteo de la institución, sí sale a las calles y, a juzgar por los indicadores, con dudas tan simples como qué hacer si una persona espera a cruzar la calle en un paso peatonal.

Mala nota

Detrás de las estadísticas aparecen las seis empresas examinadoras y las escuelas de manejo.

Fipro, por ejemplo, resta importancia a las cifras e insiste en que los clientes que salen de la misma conocen lo suficiente para estar frente al volante de un vehículo.

Eduardo Solórzano, coordinador de Evaluación de esa firma, se desvincula de la cuota de reprobados asignada a cada examinadora en una prueba de 30 dificultades en la oficina estatal.

“Si les damos clases de manejo, tenemos estipulado un tiempo para lo teórico, pero hay personas que vienen y son de otras escuelas dedicadas a la enseñanza y vienen a examinarse para obtener la licencia”, argumentó el representante para dejar claro que Fipro examina, pero no prepara a todos los suspenden o aprueban en el VMT.

De todo. Un vehículo para en mitad del paso de peatones. Foto EDH

Para Solórzano, la presión del tiempo, un minuto por pregunta, pasa factura. A la misma deducción llega Ana de Valencia, jefa de Trámites de ACES, escuela y examinadora. Los inscritos en las clases de manejo tienen una sesión de una hora por día, cinco días.

“Eso lo ven cuando tienen las clases teóricas y después cuando están con los instructores... unos vienen reprobados de otras escuelas, pero el que lee el Reglamento de Tránsito debe saber cómo conducirse en la calle”, impugna Valencia.

En tanto, Cristina de Orellana, supervisora general de la Escuela Orellana, una de las mejores evaluadas según Transporte, indica que en los dos últimos meses han mejorado. En julio no hubo nadie que dejara la prueba y, en agosto, sólo figura una persona reevaluada en la lista y que ha tenido dos oportunidades sin llegar a puntuar siete, el mínimo exigido en Transporte.

El refuerzo en el reglamento es el secreto del éxito, según la ejecutiva. “Preparamos al cliente teóricamente y a quien viene de otra escuela de manejo también le ofrecemos las clases porque lleva el 90% de posibilidades de reprobar si no toma las clases”, resumió la representante de esa escuela con sucursales en la capital y en Sonsonate.

Ejemplo. Un conductor viaja sin cinturón de seguridad mientras habla por teléfono celular, un cóctel que puede ser trágico. Foto EDH

A Transporte, los comentarios no le satisfacen y Martell aseguró que a partir de la otra semana serán más firmes con las evaluadoras.

“Ellos tienen el reto de que aquí tengamos cero reprobados y estamos teniendo un porcentaje alto. Lo permitido será entre el cuatro y cinco por ciento”.

Esta semana entran en vigencia nuevas disposiciones para las examinadoras.

La más importante es que los alumnos que suspendan por tercera vez en el VMT regresarán a la casa de donde salieron para volver a examinarse. Hasta ahora, el VMT hacia el examen las veces necesarias. Hasta que el alumno pasaba la prueba.

El examen teórico sólo se realizará por computadora

Desde el miércoles, los aspirantes a conductores que se evalúen en sus oficinas sólo podrán responder las pruebas en una computadora.

Segunda vez. Atonal no superó la calificación mínima. Foto EDH

Hasta ahora, las casas evaluadoras le daban la opción al futuro conductor de responder 100 interrogantes escritas a mano ó 50 dificultades, seleccionando una respuesta de un grupo de cuatro, a través del teclado de numérico del ordenador.

“Es sencillo hasta para alguien que no conozca la máquina. Sólo deberá seleccionar el número uno, dos, tres o cuatro que corresponde a las respuestas y automáticamente se sabrá si contestó correctamente”, aseguró Eduardo Martell, director de Tránsito.

En parte, la disposición tiene que ver con las quejas derivadas de si la letra era legible o no. Además, los reprobados argumentan que no entendieron la pregunta y por eso escribieron tal o cual respuesta.

Para Manuel Cárdenas, gerente de Aprosi, una evaluadora con seis sucursales en el país, la idea es buena, pero no es nueva en la empresa que hace uso de la tecnología desde hace tiempo.

“Nosotros tenemos equipo y la gente ya resolvía los test en computadora, pero es lo que estábamos esperando, que el VMT lo solicitara”, aseguró Cárdenas.

El viceministro de Transporte, Mauricio Chavarría, ve un paso en la modernización de las firmas.

“Aquí lo que se pretende es que la empresa privada se modernice, queremos saber si realmente ellas pueden educar, capacitar, evaluar al aspirante”, indicó.
Las escuelas tienen 400 preguntas fijas en la computadora, de las cuales se seleccionan 50 para realizar la prueba teórica.

Mano firme para los reprobados
VMT se reunió con las escuelas de manejo para ver la forma de mejorar la situación

Sólo tres veces
- Nuevo examen, gratuito
Entre los nuevos mecanismos que entrarán en vigor está que el alumno que repruebe en el VMT tres veces deberá volver a la casa que lo avaló. Ésta lo examinará de forma gratuita.

Adiós al lápiz
- Las respuestas, por computadora
Desde el miércoles, las firmas examinarán a los aspirantes a obtener la licencia por computadora. Habrá cuatro posibles respuestas que se corresponderán con otras tantas teclas.

Un reto lejano
- Reducir los reprobados al 5%
Si en la actualidad, casi la mitad de los examinados reprueba en el VMT, bajar el listón al 5 por ciento no parece fácil. Una meta que, visto lo que hay, no tiene plazo de cumplimiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW