elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Mural en la iglesia de Cristo Redentor

El pintor Rodolfo Molina elaboró un mural de casi 34 metros cuadrados en el interior de la nueva capilla


Publicada 22 de septiembre de 2006, El Diario de Hoy

Carmen Molina Tamacas
El Diario de Hoy
vida
@elsalvador.com

Pintura. El mural constituye el altar dedicado al sagrario de la iglesia de Cristo Redentor. Foto EDH

Relieve, madera y óleo. Distintos materiales y técnicas se fusionaron en el imaginario del pintor Rodolfo Molina para crear el mural que abriga el nuevo altar dedicado al sagrario de la iglesia Cristo Redentor, ubicada en la colonia Escalón.

La pintura fue motivada por la necesidad de ornamentar este nuevo espacio donde se congrega una amplia comunidad católica. Tiene 14 metros de largo y, en total, unos 34 metros cuadrados, explicó el artista.

Se trata de una composición en la cual el centro lo constituye el Santísimo (la hostia consagrada), del cual emana una amplia serie de destellos de luz. A ambos lados fueron plasmadas las representaciones de los apóstoles en procesión.

El mural fue elaborado en relieve con diversos materiales como paneles de fibrán y madera. Fue pintado con una capa de acrílico, polvo de mármol, como base, y el óleo en el arte final.

El proceso inició en enero e implicó prácticamente nueve meses, resumió el pintor, quien contó con la ayuda del artista salvadoreño radicado en España, Moisés Zamora.

La capilla fue construida por el arquitecto Ivo Osegueda y está ubicada muy cerca de la entrada principal de la iglesia.

La inauguración oficial del recinto se llevó a cabo hace tres semanas, cuando fue consagrado el amplio vitral que preside el altar mayor, construido en 2002.

El referente

Molina, quien es considerado uno de los referentes de la pintura contemporánea salvadoreña, cultiva la corriente abstracta, técnica que le ha llevado a mostrar su obra en exposiciones individuales y colectivas en Centroamérica.

Para él, la experiencia ha sido gratificante y enriquecedora, ya que incursionó en un campo que no había trabajado antes. “(Un trabajo anterior) tan grande no, solo pintura, pero ha sido muy buena”.

Reconoció que los rayos que emanan del sagrario tienen que ver más con el abstracto; pero, en ningún caso, el trabajo implicó un divorcio con esta técnica.

Arte religioso

El mural está ubicado en la capilla donde se resguarda el Santísimo
Rodolfo Molina Pintor y gestor cultural cultiva la corriente abstracta. Para la creación de este mural fue ayudado por el artista Moisés Zamora.

Dimensiones
El mural, elaborado en relieve, tiene una base de fribrán y madera acrílico y polvo de mármol y óleo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW