elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Contrabandista compra queso en subasta

Cabecilla. El líder de una red de contrabandistas de lácteos adquirió quesos en un concurso público Cuando se realizó la venta, las autoridades desconocían que lideraba una banda. El producto había sido decomisado a otro grupo


Publicada 9 de septiembre de 2006 , El Diario de Hoy

El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com
Costumbre. JóvenXXXX Foto EDH

El segundo al mando de una banda de contrabandistas de lácteos, Rogelio Emeldo Reyes Granados, adquirió, a través de una subasta pública, un cargamento de quesillo que había sido decomisado por la policía a una red de traficantes de este producto.

La Dirección General de Aduanas, a quien el juzgado de Santa Tecla entregó la custodia del cargamento, ejecutó la subasta en noviembre de 2005.

Según el director general de Aduanas, Gustavo Villatoro, fue autorizada la venta de 824 huacales conteniendo quesillo, bajo el argumento que el producto es perecedero.

Aduanas tuvo que pagar el alquiler a una empresa privada de cuartos de enfriamiento especiales, para mantener almacenado el quesillo.

Notas relacionadas

El lote de lácteos fue vendido en $16,000 entre otros a Rogelio Reyes, quien a esa fecha las autoridades policiales ni la Fiscalía tenían información que pertenecía a una red de contrabandistas que introducía al país, de forma fraudulenta, lácteos procedentes de Managua, Nicaragua.

El director de Aduanas explicó que no existía ningún impedimento para que Reyes participara en la subasta, pues presentó todos los documentos que se demanda para entrar a la puja en la convocatoria pública.

Aduanas sostiene que previo a la venta del quesillo, practicaron los exámenes respectivos para determinar si era apto para el consumo humano.

El análisis lo habría practicado personal del Ministerio de Salud, quienes avalaron que era comestible.

El quesillo era parte de un cargamento que había entrado al país clandestinamente. Los contrabandistas declararon el 7 de noviembre de 2005 en Aduana que transportaban semilla de Morro cuyo destino final supuestamente sería Guatemala.

Sin embargo las autoridades descubrieron, ese mismo día, que en realidad se trataba de contrabando de queso que sería distribuido en El Salvador.

El comprador
Segundo. Rogelio Emeldo Reyes.

El cargamento de lácteos fue encontrado en San Juan Opico, departamento de La Libertad. Durante el operativo policial fueron detenidas 20 personas acusadas de contrabando.

Para el director de Aduanas, el hecho que se haya subastado el quesillo es factible ya que de alguna manera recobraron parte de los impuestos que habían dejado de percibir.

“Cuando Reyes participó en la licitación, nosotros no teníamos conocimiento que pertenecía a una red de contrabandistas, todo era legal, presentó sus documentos en regla”, dijo el director de Aduanas.

Una parte de los lácteos, 407 maquetas de queso de la variedad Morolique, tuvo que ser destruido pues luego de un análisis se determinó que se había arruinado. Todo el cargamento estaba valorado en $360,000.

Capturan a traficantes

En febrero de 2006, la División de Finanzas de la Policía Nacional Civil y Fiscalía General de la República realizan de manera conjunta una serie de allanamientos en diferentes ventas de productos lácteos en Soyapango.

En uno de esos allanamientos cae detenido Rogelio Reyes, quien fue identificado por las autoridades como de los principales cerebros de una estructura organizada que contrabandeaba lácteos desde Nicaragua. Para ello sobornaban a jueces, militares, policías y agentes aduanales para introducir el producto.

La información de la policía procedía tras una investigación que habían iniciado algunas semanas atrás.

El miércoles pasado, la Cámara Tercera de lo Penal de San Salvador confirmó la detención para los 24 acusados de la red de contrabandistas de lácteos que dirige Rogelio Reyes.

Al consultar a la Fiscalía si tenían conocimiento del comprador del quesillo subastado, la fiscal del caso de contrabandistas de San Juan Opico, dijo que no tenían datos de quien había ganado el concurso, pues estaban concentrados en la acusación de los miembros de la red de contrabandistas.

Banda irá a una nueva audiencia preliminar

Juez. David Posada Vidaurreta, del 1º de Instrucción.

Los 19 procesados por el delito de contrabando de lácteos en la zona de San Juan Opico tendrán que acudir a una nueva audiencia preliminar en el juzgado Primero de Santa Tecla.
Esto debido a que la Cámara de la Cuarta Sección del Centro ordenó al Tribunal Primero de Instrucción de Santa Tecla realizarla nuevamente.

El juez titular del juzgado, David Posada Vidaurreta, dijo que no todos los imputados fueron sobreseídos definitivamente sino algunos gozan de medidas alternativas al arresto.

Los imputados son José Alexander Lazo Alonzo, quien no goza de medidas cautelares; José Andrés Alemán Rivera, con medidas cautelares; José Bartolomé Guerrero, con medidas sustitutivas; Elvin Vega Sosa, no fue declarado rebelde porque fue solicitado el sobreseimiento provisional en su favor.

Armando Arcadio Flores Molina, tiene medidas cautelares; José Héctor García Rodríguez, está con medidas sustitutivas, a cambio cede una hipoteca en favor del tribunal; Alex Armando Amaya Aguirre, cede a cambio de medidas cautelares una hipoteca; Ronal Eulises Alejo Palacios con medidas sustitutivas.

Mientras que los detenidos son Javier Ulises Gómez Garay, guarda prisión en el centro penal de San Vicente; Edwin Vladimir Benítez Rivera, detenido en el centro penal de San Vicente; Evelio Antonio Linares, es reo en el centro penal de San Vicente.

El juzgado declara en calidad de rebeldes a Carlos Guardado Menjívar, Agustín Treminio, Enrique del Carmen Treminio, Joel Martín Arauz Gutiérrez, Santos Leoncio Gálvez, Marcos Antonio Gómez Saravia.

En el caso de Salvador Enrique Hernández y Óscar Willian Torres Ramos no fueron declarados en rebeldía porque fue solicitado el sobreseimiento en su favor.

Sin embargo consta en el proceso que, a este último, la Fiscalía General lo dejó fuera de la lista de acusados y en su lugar presentan como imputado a Víctor Manuel Arias Escobar, quien era uno de los testigos que el Ministerio Público presentó durante el proceso que se sigue en contra de los supuestos contrabandistas.

La trayectoria del queso
El quesillo fue trasladado varias veces hasta que finalmente fue a parar a manos de otro contrabandista, quien lo distribuiría en negocios en la capital

Introducción
El quesillo y las maquetas de queso Morolique son introducidas al país procedentes de Nicaragua el 7 de noviembre de 2005. Se registra como semilla de Morro.

Descargue
Un grupo de supuestos contrabandistas junto al furgón son sorprendidos por la policía en la colonia Óscar Osorio de San Juan Opico, La Libertad.

Policiía
Los productos lácteos quedan decomisados temporalmente en la unidad de Finanzas de la Policía Nacional Civil. Luego pasan a las órdenes de un juez.

Secuestrado
El producto queda, por órdenes de un juzgado de Santa Tecla, en custodia de la Dirección General de Aduanas. La institución es responsable de los quesos.

Conservación
En las bodegas de Aduanas no existe la infraestructura necesaria para conservar en óptimas condiciones el queso, es trasladado hacia una empresa privada.

Subasta
En virtud que se trata de un producto perecedero, las autoridades de Aduanas ordenan la venta del producto por medio de un concurso público.

Adquisición
Un miembro de otra banda de contrabandistas de lácteos que opera en el oriente del país, entra en la subasta y entre otros gana. Compra el queso cuyo valor final fue $16,000.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW