elsalvador.com WWW
Portada Nacional El Pas Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Granja aún afecta a vecinos y autoridades

Ahuachapán. Las quejas por malos olores y contaminación son varias. Representantes de la empresa dicen contar con permiso

Publicada 1 de septiembre de 2006, El Diario de Hoy

Cristian Díaz
El Diario de Hoy
elpais@elsalvador.com

El manejo. Para criar cerdos se debe cumplir una serie de requisitos que impiden contaminación. Foto EDH

Una porqueriza que funciona en El Refugio, en la carretera que de Chalchuapa conduce hacia Ahuachapán, continúa generando malestar entre los habitantes de las colonias El Rosario, San Jorge, Trinidad y Gisela, quienes tienen seis años de entablar un proceso legal para que la clausuren.

Los afectados se reunieron ayer con representantes del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn), Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) y el alcalde de El Refugio, Wilfredo Barrientos, a raíz de una publicación realizada por este rotativo donde se indicaba la problemática.

Ahí buscaron posibles soluciones ya que pese a que el MSPAS la clausuró el 21 de junio de 2005, aún funciona con el argumento de que cuenta con un permiso del Ministerio del Medio Ambiente.

Varios habitantes plantean que la granja ocasiona serios daños a su salud. Esto lo confirmó el director de la Unidad de Salud de El Refugio, doctor Silfo Molina.

“La granja no afecta a una sola familia, sino a los 14,950 habitantes de El Refugio. Desde 1998 se le ha negado el permiso porque no cumplía las normas sanitarias”, manifestó el galeno.

La granja debe tener un permiso de la alcaldía para que el Ministerio de Salud y el de Medio Ambiente brinden nuevamente su aval.

“Permiso de la alcaldía no va haber. Ya no se le cobró impuestos porque no está legal”, amplió el alcalde .

Este se comprometió a enviar una carta al Ministro de Medio Ambiente, Hugo Barrera, para solicitar la revocación del permiso concedido a la granja. Además notificará la empresa que la alcaldía no la autoriza.

“Desde 1998 se ha negado el permiso a la granja por no cumplir las normas sanitarias exigidas”
Dr. Silfo Molina
Director Unidad de Salud

“No tenemos problemas con el negocio, sino con su ubicación. Afecta la salud de muchos”
Raúl Soto
Poblador

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW