elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Palabras
La paz cósmica de los Mayas

La paz cósmica debe inundar la paz de nuestro corazón, pensaban los lejanos místicos Mayas.

Publicada 1 de septiembre de 2006, El Diario de Hoy

Carlos Balaguer
El Diario de Hoy

editorial@ elsalvador.com

De hecho la fabulosa serpiente emplumada --símbolo de la ascensión del espíritu a los planos superiores-- guiaba sus aspiraciones celestes. Esta mítica ave fabulosa llamada Quetzalcoatl, representaba para estos descendientes del jaguar, el mismo concepto del círculo cósmico. Lo que es, ya fue y lo que fue, será. (Nótese el mismo concepto circular del tiempo).

El tiempo era la misma serpiente mística tragando su propia cola. Para ellos el círculo era representación astronómica del cielo. Ello les servía para estudiar el movimiento de las estrellas durante el año, y gracias a ello, concibieron su misterioso y exacto calendario solar.

Para ello se valieron del principio numérico del cero, como representación de la nada. La figura geométrica del círculo era más del cielo que de la tierra… De lo contrario lo hubieran usado en el concepto de la rueda para transportar sus cargas. No obstante, el círculo representaba la misma divinidad solar. El mismo sol que atardeció en su gloria como civilización perdida. Era el mundo el que aparecía bajo una nueva luz.

(palabrasbalaguer@gmail.com)


Día a día
La sabiduría

La sabiduría que se atesora a lo largo de siglos se cristaliza en las instituciones, la moral, la cultura y las maneras de ser de los pueblos, realidades intangibles que son sus mayores y más perdurables riquezas. De allí el mandato: que la inteligencia y la razón acudan en tu socorro, que te ayuden a salvar los obstáculos que vayas encontrando, que dirijan tu marcha.

De manera continua se forman en las sociedades estructuras de conocimiento que enlazan lo que muchas personas hacen para alcanzar objetivos comunes o personales. Las hay para producir, para educar, para comunicarnos, para estar sanos y para entretenernos. También existen para el mal, para destruir, para matar.

 

elsalvador.com WWW