elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Esparrow abre hoy el cofre

Los Piratas del Caribe regresan con más aventuras, a las salas salvadoreñas


Publicada 28 de julio 2006, El Diario de Hoy

Actores. Keira Nigthley y Johnny Depp estelarizan la divertida película. Foto: EDH

El Diario de Hoy
vida
@elsalvador.com

No sería ninguna sorpresa que la cinta “Piratas del Caribe” abarrote las salas de los cines salvadoreños, así como ha sucedido en las del resto del mundo en las que se ha exhibido.

En esta ocasión, Sparrow se embarca en una nueva aventura, en la que tiene que hacer frente a otra amenaza sobrenatural.

Ya liberado de la maldición de su querido Perla Negra, Jack y su tripulación deben hacer frente a una deuda de sangre con Davy Jones, interpretado por Bill Nighy, soberano de las
Profundidades del Océano, al mando del Flying Dutchman (el Holandés Volador), un barco inigualable en velocidad y movimiento furtivo.

Jack está condenado a una vida después de la muerte como sirviente de Jones, si no logra cambiar ese pacto.

Maldición

En su cruzada por romper la nueva maldición, el pirata interrumpirá los planes de boda de Will Turner y Elizabeth Swann, quienes serán arrastrados a nuevas aventuras en alta mar.

Jack Sparrow. Logra atraer la atención del público con su genial actuación y sarcástico humor. El pirata hace de las suyas para lograr lo que quiere. Foto: EDH

Mientras tanto, el despiadado cazador de piratas, Lord Cutler Beckett (Tom Hollander), de la Compañía de Comercio de las Indias Orientales, quiere recuperar el famoso “Cofre de la Muerte”.

De acuerdo con la leyenda, aquel que posea dicho artefacto obtendrá el control de Davy Jones, algo que Beckett intentará utilizar para destruir a cada uno de los Piratas del Caribe de una vez y para siempre.

Jack, Will y Elizabeth tendrán que encontrar la reliquia para salvar a Sparrow y evitar que los hombres de negocios y burócratas destruyan el estilo de vida de los bucaneros.

Claro que deberán hacer frente a monstruos marinos, isleños nada amigables, a la llamativa vidente Tía Dalma (Naomie Harris) y a la misteriosa aparición del padre de Will (Stellan Skarsgard), perdido tiempo atrás.

El Capitán Sparrow ha vuelto junto a Will Turner y Elizabeth Swann y un grupo de personajes nuevos en “Los Piratas del Caribe: El Cofre de la muerte”, el segundo capítulo épico de la saga de “Pirates of the Caribbean”, una vez más protagonizada por Johnny Deep en su papel nominado por la Academia, Orlando Bloom y Keira Knightley, nominada al Oscar 2005 a Mejor Actriz.

Trilogía

Más de 53 años han pasado desde que se filmó la versión clásica de “Treasure Island”, (La isla del tesoro) de Robert Louis Stevenson, en el mismo estudio Disney.

Con “Los Piratas del Caribe: La Maldición del Perla Negra” se evolucionó y revitalizó un género que languidecía, para deleitar a millones de espectadores.
Fue el turno de Jerry Bruckheimer, productor, y Gore Verbinski, director; de darle nueva vida al
tema inspirado por la atracción “Pirates of the Caribbean”, del parque Disneyland de Los Angeles, California.

“Los Piratas del Caribe: La Maldición del Perla Negra” resultó un éxito de taquilla dentro y fuera de EE.UU.

El film recibió cinco nominaciones al Premio de la Academia, incluyendo una para Johnny Depp como Mejor Actor.

Así como la atracción, el film apelaba al pirata que todos llevamos dentro, al deseo de libertad, aventura y, también, de travesuras.

Mientras que era un afectuoso homenaje a las aventuras cinematográficas que la precedieron, Piratas del Caribe navegó en un territorio nuevo al vincular las historias de alta mar con humor irreverente, tipificado en el Capitán Sparrow.

Con el éxito de la primera película, Bruckheimer y Verbinski, junto con Walt Disney Pictures, decidieron filmar dos películas en forma simultánea, aprovechando las locaciones, los decorados y la disponibilidad de los actores, cada vez más requeridos.

Así comenzó el proyecto de una verdadera trilogía, donde el segundo y tercer film tienen relación con la maldición primera.

En las soleadas arenas del Caribe

En plena acción. Los personajes durante una de las escenas. Foto: EDH

La secuela que ahora se estrena se filmó paralelamente con la que será la tercera parte de la franquicia, cuyo estreno se tiene previsto para el verano de 2007. El productor y director se frotaron las manos y decidieron grabar no sólo una película con más aventuras del capitán Jack Sparrow sino dos.

La segunda y la tercera parte se han rodado a la vez para aprovechar huecos en las agendas de los actores y, sobre todo, para ahorrar un poco en el impresionante presupuesto que se han gastado. Piratas del Caribe 3 tiene previsto su estreno en mayo de 2007. Sólo en efectos especiales se han invertido más de 200 millones de dólares. “Piratas del Caribe: El cofre de la muerte”, también penetra en el tesoro de los piratas, así como en la tradición y la mitología del mar.

Desde Davy Jones, el del famoso “locker”, hasta el legendario Kraken, un monstruo marino referido desde el siglo XII. Cuando se piensa en el mar, se recuerdan todas las historias sobrenaturales que se han escuchado. Pero nadie había logrado que esas historias formaran parte de una gran película de piratas o de espadachines, de modo que había muchas leyendas para la inspiración.

Efectos especiales . Se logró mezclar la tecnología con la realidad. Foto: EDH

El equipo detrás de cámara es casi el mismo de la cinta anterior. En esta ocasión, hubo una incorporación clave. El diseñador de producción es Rick Heinrichs. Este gran artista fue el responsable de esos escenarios increíbles de la “La leyenda del jinete sin cabeza”, y

“Lemony Snicket”, ya que es un frecuente colaborador de Tim Burton.
Lo que hizo con Piratas del Caribe es maravilloso, todos los escenarios de esta película son paradisíacos, y es un dato que no se puede obviar.

Los efectos especiales posiblemente estén entre lo mejor del año. El rostro del villano Dave Jones, con los tentáculos en la cara, es un trabajo de animación computarizado casi perfecto.

Otro dato curiosos es que entre los barcos que se ven en la película hay uno que tiene una historia especial: la nave mercante,
“Edimburgh Trader”. Su verdadero nombre es H.M.S Bounty y fue hecho para la película “El Motín del Bounty”, de 1962, con Marlon Brando. Si quiere saber más visite <lahiguera.com>, <labutaca.com> y <terra.com>.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW