elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Zuleyka es la nueva reina

Miss Puerto Rico se convirtió en la soberana de la gala. La belleza hispana se impuso durante todo el evento que reunió a 86 jóvenes


Publicada 24 de julio 2006, El Diario de Hoy

Redacción Vida / Agencias
El Diario de Hoy
vida
@elsalvador.com
Miss Universo 2006. Zuleyka Rivera Mendoza, Miss Puerto Rico, le dio a su país el quinto título en este tipo de evento. Foto: EDH/ Agencias

Tranquilas, seguras y sobre todo muy bellas se mostraron las 86 jóvenes que compitieron en Los Ángeles como las más guapas del mundo, aunque sólo una se llevó a casa la corona de Miss Universo, la representante de Puerto Rico, Zuleyka Rivera.

Lágrimas de alegría para una, y de tristeza para el resto, inundaron la ceremonia de dos horas que se realizó en el Auditorio Shrine de Los Ángeles a partir de las 7:00 p.m., hora local.

Por primera vez en 55 años de historia de este concurso de belleza, sólo participaron las 20 finalistas preseleccionadas por los jueces en las tres últimas semanas.

La lista de favoritas se guardó en secreto hasta que se dio a conocer la noche del evento, aunque las jóvenes dijeron saber quiénes eran, razón por la cual se les mantuvo alejadas de la prensa. Ello no fue difícil dado el férreo control que la organización de Miss Universo mantuvo sobre sus concursantes de entre 18 y 26 años.

No salieron del hotel sin escolta (o supervisor, como lo llaman oficialmente), ni beber alcohol en público o tener familiares, novios o amigos a su lado, pero la banda que las identifica como misses debió estar en su pecho en todo momento.

Una de las grandes tristezas fue la delegada de México, Priscila Perales, quien sólo se destacó como uno de las diez mujeres más hermosas.

Emotivo. Natalie Glebova, Miss Universo 2005, coloca la corona a puertorriqueña. Foto: EDH/ Agencias

Aún así, favoritas o no, todas las participantes llegaron a la ceremonia con la misma ilusión y las mismas ganas de ser coronadas como la más bella del universo. Entre ellas la representante de El Salvador, Rebecca Iraheta, quien en todo momento se destacó por su positivismo y buen humor.

El apartado de los trajes regionales fue una de las novedades de esta edición. Se presentaron rápidamente y sin detallar su diseño.

Se trató de animar una transmisión que, desde 2004, estaba fuera de las cadenas de televisión estadounidenses debido a su escasa audiencia.

Las finalistas

Miss Estados Unidos, el anfitrión de l evento, tuvo que conformarse con el cuarto lugar. Paraguay y Suiza, con la tercera y segunda posición, respectivamente.

Kurara Chibana, Miss Japón, deslumbró a los estrictos jueces, pero no lo suficiente, quienes la seleccionaron como la primera finalista.

Las barras de Puerto Rico se observó en todo momento. La nueva Miss Universo dio las gracias por todo el apoyo y en su primeras palabras, como soberana, aseguró dar lo mejor de sí durante su reinado.

Los latinos se apoderaron

Rebecca Iraheta. La representante salvadoreña se observó segura y alegre. Foto: EDH/ Agencias

Una gran sorpresa para este año fue la incursión del primer latino como presentador del evento en los 55 años de historia: el cantante y presentador puertorriqueño Carlos Ponce.

Pero la presencia hispana no se quedó ahí, ya que entre los jurados estuvo la también puertorriqueña María Celeste Arrarás y la ex Miss Universo dominicana, Amelia Vega.

Además, la terna de las 20 semifinalistas incluyó a Argentina, Brasil, Colombia, México, Paraguay, Bolivia y Puerto Rico. Las últimas cinco lograron ocupar la mitad de la terna de 10 finalistas.

Por otra parte, como ya lo había predicho la prensa internacional, Miss Venezuela no logró destacar e incluso se mostró dudosa al pronunciar el nombre de su país en su presentación con traje de fantasía.

Aunque la representante salvadoreña, Rebecca Iraheta, no fue de las favoritas, demostró su orgullo y seguridad al decir “¡El Salvador!”.

El punto curioso para muchos fue la clasificación de Miss Bolivia, ya que a pesar de su impresionante belleza tenía como gran limitante: proceder de un país con régimen de izquierda. Al final, no logró llegar las cinco mejores.

Por otro lado, la presencia de rubias también fue imponente este año, ya que entre las 20 mejores hubo seis: las representantes de Suecia, Russia, Suiza, Argentina, EE.UU. y Dinamarca; aunque en las finalistas sólo estuvieron las dos últimas.

No obstante, Latinoamérica logró un año más la corona de la belleza universal gracias a la encantadora Miss Puerto Rico.

Elegancia. El Auditorio Shrine, en L.A, dio la bienvenida a las 86 candidatas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW