elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

La más grande de Centroamérica
Abren fábrica de tambos de gas

Cilindros Zaragoza es la nueva empresa de envases de LGP, con capacidad para producir de 1,000 a 1,200 cilindros diarios. Invirtieron $1.5 Mlls.

Publicada 10 de julio 2006, El Diario de Hoy

Infraestructura. La fábrica Cilindros Zaragoza tiene una nave industrial con un área de 2,712 metros cuadrados. Pronto instalarán sus oficinas administrativas.
Milady Cruz
El Diario de Hoy
negocios@elsalvador.com

La empresa Cilindros Zaragoza (Cilza), de capital mexicano, encontró en El Salvador un nuevo nicho de mercado donde competir, por lo que ha invertido 1.5 millones de dólares en la construcción de una planta de cilindros de gas en Chalchuapa, Santa Ana, La moderna nave industrial alberga maquinaria capaz de producir de 1,000 a 1,200 tambos de gas diarios.

Dicha maquinaria ha sido diseñada bajo altos estándares de tecnología y seguridad internacional.

La compañía es apadrinada por el Grupo Tomza de México, uno de las empresas de mayor prestigio y experiencia en el área de gas licuado del petróleo.

Un consorcio familiar en la industria
- Tomza lo forman 44 plantas almacenadoras y distribuidoras en las principales ciudades de México, tales como Sonora, Baja California, Chihuahua, México D. F., Puebla y Guerrero.
- La empresa, además de transportar Gas LP posee una industria fabricadora de tanques de gas para uso portátil y de tanques estacionarios, ésta última se utiliza para el suministro de las empresas que pertenecen al grupo.
- En Guatemala, Tomza está formado por las compañías Gas Metropolitano, Tropigás y Guategas.

La decisión de venir a invertir en nuestro país se tomó en mayo de 2005, cuando Tomza aceptó el reto de invertir en la infraestructura, prensas hidráulicas, y en los gastos operativos, entre otros.

La fábrica tuvo el banderillazo de salida en febrero pasado e inició operaciones en marzo de 2006.

La novedosa compañía pretende consolidarse como una de las distribuidoras de tambos de gas “color naranja” más atractiva en volúmenes de producc ión del istmo centroamericano.

Y le ha ido tan bien que en cuatro meses de funcionar ya realizó las primeras ventas en el mercado interno con cinco mil cilindros distribuidos a la Compañía de Inversiones Internacional (Coinver), empresa envasadora de gas que opera en el país.

Además, otros cuatro mil 500 tambos han sido exportados a Guatemala y Honduras.

Sin temor a equivocarse admiten que son “la fábrica productora de cilindros de gas más grande en Centroamérica. No tenemos competencia de este rubro en toda la región”, aseguró Manuel Cevilla, gerente general de Cilza.

El ejecutivo precisó que el propósito de la empresa es abastecer sus propias plantas en Guatemala, Honduras, Nicaragua, Belice y El Salvador.

También buscan ofrecer un servicio integral a los clientes, así como sustituir cilindros que ya están obsoletos en el mercado regional con hasta 20 ó 30 años de fabricación, según un estudio realizado por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

Los envases Zaragoza tienen una vida de 15 a 20 años para uso doméstico.

Por ahora se han enfocado más en fabricar tambos de 25 libras porque son los de mayor demanda en Centroamérica, añadió.

Corte de lámina
Cizalla. Cortar del acero es el primer paso que los empleados ejecutan para luego crear el cuerpo del envase.

Ambiciosa producción

Cilza genera más de 21 fuentes de trabajo en la planta. Los operarios trabajan a un turno y producen de 400 a 500 tambos de gas diarios.

La meta es doblar el número de empleados para alcanzar a manufacturar, en un año, envases en la presentación de 35 y 100 libras.

“Aplicamos a la norma salvadoreña 23040100. Esta la norma que rige la fabricación de los cilindros. A partir del uno de julio aplicamos la norma centroamericana que se establece en todos los reglamentos. El Ministerio de Economía es el ente regulador que fiscaliza los lotes de cilindros producidos”, opinó Cevilla.

Según Milton Rodríguez, gerente de producción, dicha cartera de Estado lleva a uno de sus laboratorios la pieza para evaluar si fue fabricada con la materia prima que exigen las normas de calidad industrial.

“El cilindro es 100 por ciento de acero porque es para encapsular gas de alta presión. El acero lo compramos en Brasil, Venezuela y México en donde la materia prima es de calidad mundial y son fábricas que producen acero especial”, indicó.

Moderno acabado
Pintura. Una vez que el envase pasa por el horno sopletean el tambo. Luego le dan los últimos retoques para revisar si hay fugas.

Para finales de año, Cilza planea cerrar sus ventas con 2.7 millones de dólares, según estimaciones de los ejecutivos.

En la actualidad, facturan 274 mil dólares mensuales. Cada tambo tiene un precio de venta de 22 dólares más IVA para las empresas hermanas.

Como parte de su estrategia, Cilindros Zaragoza proyecta ser más agresiva en la parte de mercadeo para colocar sus productos en el mercado. Tomza importa gas desde EE.UU. y Europa a las diferentes terminales marítimas de la región.

Capacitan al personal en el exterior

La fábrica Cilindros Zaragoza tiene algo bien particular: la mano de obra salvadoreña que cumple con los volúmenes de producción diarios más que las propias prensas hidraúlicas que descansan en la planta.

Molde emparejado
Cuerpo. El cilindro requiere de un corte para emparejar y luego soldar la válvula del tambo, un proceso fabricado en segundos.

Cerca de 21 empleados, cada uno con sus elementos de trabajo, caminan de un lado a otro para elaborar una pieza de acero de forma artesanal y moderna.

Mario Martínez conoce de cerca la prensa hidraúlica de 600 toneladas. Es la encargada de embutir el casquete para formar la figura del tambo de gas.

“Esta tecnología es avanzada y cada proceso es diferente. Yo embuto el casquete, éste es un trabajo que hago entre 40 y 45 segundos por cilindro. Para trabajar en la prensa he recibido capacitación técnica en la empresa”, expresó.

Abraham Castillo, jefe de control de calidad de la planta, asume que para competir en el mercado “tenemos que sacar un producto de buena calidad. Llevamos un control desde la entrada de la materia prima hasta el producto terminado para cumplir con las normas establecidas”.

Agregó que el objetivo de la empresa es fabricar un envase sólido y agradable. “El producto tiene que quedar bien terminado para darle al consumidor las 25 libras que establece la norma”, aseveró.

Carlos Martínez, supervisor de producción, comentó que la empresa le dio la oportunidad de capacitarse en México para conocer más de los procesos de fabricación.

“La capacitación que recibí en Ciudad Juárez me sirvió para comenzar a fabricar el cilindro bajo un estricto control de calidad. También doy apoyo en el área de mantenimiento en la maquinaria”, dijo.

Unión de envase
Casquete. La unión del cuerpo del tambo es realizado en una presa hidraúlica de 600 toneladas. Después pasa al horno.

Los envases fabricados por los operarios llevan grabada una leyenda donde especifica la fecha de elaboración de la pieza, el número de serie, el número de certificación, además de la marca, entre otros.

Los operarios también hacen sus propias pruebas de hermeticidad en los tambos ya fabricados para verificar si el cilindro tiene alguna fuga. Esto da la pauta para crear un elevado margen de seguridad para los consumidores.

“Tenemos mano de obra calificada en la fábrica. Despachamos 10 mil cilindros en un mes”
Milton Rodríguez
Gerente de Producción

“La fabricación de cilindros se hace con un estricto control de calidad y de alta tecnología”
Abraham Castillo
Jefe control de calidad

“Todo el personal está tomando la capacidad para poder manejar las máquinas”
Mario Martínez
Empleado

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW