elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Europa intenta salvar cita OMC

Aranceles. El bloque está dispuesto a acercarse a las cifras que exige el G-20.

Publicada 27 de junio 2006, El Diario de Hoy

Estudio. Salvadoreños consumen 26 millones de libras.
Bruselas
El Diario de Hoy
negocios@elsalvador.com

“La Unión Europea llega a la reunión de la OMC, esta semana, en Ginebra con la obligación de salvar una Ronda de Doha que depende en parte de sus concesiones, pero también bajo la presión de ciertos países del bloque que no están dispuestos a ceder para llegar a un acuerdo.

“Todos los negociadores, y todos los que critican el proceso, deben tener en cuenta el enorme coste que supondría un fracaso, tanto política como económicamente”, dijo el comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson, en una enésima advertencia previa a la reunión que se llevará a cabo desde el jueves 29 de junio hasta el 3 de julio.

“No habrá acuerdo sobre la Ronda de Doha si las otras partes no se mueven”, coincidió de su lado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Actor clave en las negociaciones en la Organización Mundial del Comercio, la UE es consciente de su obligación y, al mismo tiempo, su necesidad de evitar un fracaso de la liberalización de los intercambios comerciales, que debe lograrse sí o sí a más tardar a fines de 2006.

En Hong Kong, en diciembre pasado, los europeos se comprometieron a suprimir las subvenciones a la exportación de los productos agrícolas para el 2013, una oferta considerada insuficiente por los países emergentes del G20 (encabezados por Brasil e India) y Estados Unidos.

Mandelson recordó en varias ocasiones que el bloque está dispuesto a hacer concesiones en materia de acceso a su propio mercado, aunque para ello debe haber contrapartidas, tanto del lado de los norteamericanos como del G20.

A estos últimos, se le exige avances reales en los aranceles industriales y servicios. A Washington, una reducción de las subvenciones que paga a sus agricultores.

Esta posición es particularmente dura en los países europeos con más intereses en la cuestión agrícola, como Francia. Para mantener esta presión, los Estados de la UE tienen una herramienta: el mandato de negociación que le otorgaron a Mandelson, y en el que se fijan los límites de las concesiones europeas (Agencias).

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW