elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Honduras, a la espera

Reto. En el vecino país reconocen que la integración económica centroamericana les dará
las oportunidades que necesitan para alcanzar el desarrollo i Pero antes deben superar
algunos obstáculos propios y significativos

Publicada 27 de junio de 2006 , El Diario de Hoy

Texto: Florencia Couto/ Enviada Especial
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

Puerto Cortés es el mejor equipado de la región. Cuenta con modernas instalaciones y provee servicio las 24 horas. En 72 horas se llega a Miami. Foto: EDH

Se pueden decir muchas cosas de Honduras. Que es uno de los países más pobres de América Latina. Que tiene muchos trabajadores en el sector informal y que hay mucha corrupción. Pero no se discute que tiene algo que le favorece: su excelente ubicación geográfica.

La pobreza y la desigualdad social es frecuente en la mayoría de América Latina y Honduras no es la excepción.

Es el país más pobre de Centroamérica, con más de 5 millones de personas en dicha situación. Y el segundo más pobre en Latinoamérica, después de Haití.

Esto lo coloca en una posición de vulnerabilidad respecto de sus pares en la región.

Los hondureños reconocen esto. Elizabeth Azcona, ministra de Industria y Comercio de Honduras, afirma que el 70% de la población está por debajo de la línea de pobreza y que de estos el 20% está bajo pobreza extrema. Por ello, el gobierno y otros sectores productivos coinciden en que la integración económica centroamericana puede terminar con las marcadas desigualdades que hay en ese país.

Los números catrachos
Estos indicadores demuestran algunas de las dificultades más grandes que les impiden avanzar
Informales
El 5,9 % de la población económicamente activa está desempleada. Más del 36% trabaja en el área informal, es decir, está subempleado.
Deudas
Recibió la condonación de parte de su deuda externa, que se redujo de unos US$5.082 a unos US$2.211 millones para luchar contra la pobreza.
Ayuda
La semana pasada, el BID aprobó un préstamo de 100 millones de dólares para promover el uso más efectivo y eficiente de los recursos fiscales.
Remesas
El volumen de remesas captado se incrementó de $800 millones en 2004 a $1.763 millones en 2005. En promedio, se recibieron
$ 248,3 per cápita.
Perspectiva
Las remesas representan el 21,02% del PIB, 49,82% de las exportaciones, 31,68% de las importaciones y 1,9 veces el ingreso por turismo.

El joven gobierno hondureño ha identificado algunas medidas que hay que tomar para que la anhelada integración económica pase de los papeles y estudios a la práctica.

Elvin Santos, vicepresidente de Honduras, reconoce la necesidad de una política fronteriza regional.

Sobre esto profundiza Mario Martínez, director de política comercial de la Secretaría de Industria y Comercio de Honduras. Según él, a partir del 9 de marzo en Panamá, los presidentes centroamericanos trazaron una ruta para elaborar una unión aduanera al 31 de diciembre de este año.

Martínez manifiesta que eso incluye la parte normativa aduanera, la arancelaria y el marco institucional para la unión aduanera. “Creemos que con esto tendríamos toda la estructura legal para crear la base y para a partir de enero de 2007 hablar de una unión aduanera”, confirma.

Esto era algo pendiente para la región y está condicionado en el tiempo por la Cumbre de Viena, donde se empezó a hablar sobre la posibilidad de un tratado comercial con la Unión Europea.

Pero también hay otros asuntos pendientes. Entre ellos, la falta de un convenio de asistencia mutua de las administraciones tributarias, de la compatibilización de todos los sistemas tributarios y de la interconexión electrónica de las aduanas. Según Martínez, esta legislación traerá beneficios como “la libre movilidad de los bienes y un sistema compatibilizado que no va a sustituir los sistemas tributarios nacionales”.

Marcar diferencia

La ubicación geográfica de Honduras es envidiada por El Salvador, el que carece de acceso al Mar del Caribe. Su infraestructura acompaña su ubicación geográfica y da como resultado mayores ventajas. Por ello, Honduras apuesta a sus cuatro aeropuertos internacionales y a su aceptable red vial de carreteras, que conecta de manera rápida las zonas industriales con los puertos y aeropuertos internacionales.

Sin embargo, los hondureños se ven complicados al igual que sus vecinos en un punto específico que puede ser calificado como el “talón de Aquiles” de Centroamérica.

En la última década, se ha apoyado mucho a la maquila, que es muy competitiva. Foto: EDH

Según los profesionales y funcionarios consultados, uno de los principales problemas de la región es que casi todos los países ofrecen lo mismo. La mayoría de productos que se exportan son materias primas, productos agropecuarios y artículos de la industria ligera.

Son pocas las excepciones y los casos en que los productos tienen un valor agregado, que los diferencie del resto. Un caso curioso es la elaboración de Sushi de camarón, el cual es exportado desde Honduras como producto terminado hacia el mercado asiático.

Uno de los puntos que juega a favor de los hondureños es que, en pocos años, se han constituido como el líder maquilador textil de la Cuenca del Caribe, gracias a su excelente mano de obra y su infraestructura portuaria.

Actualmente, ofrecen el llamado “full package” que no es otra cosa que la capacidad de producir de forma completa una prenda, cubriendo todas las fases del proceso (diseño, corte y ensamble) hasta tener un producto listo para exportar.

Este elemento adicional ha mejorado las expectativas de desarrollo del sector. La industria textil es la que más empleo genera en el país (122,000 empleos directos al cierre del 2003).

Para la comercialización de todos estos artículos son fundamentales sus cuatro puertos marítimos (tres en el Caribe y uno en el Pacífico). El que más se destaca es Puerto Cortés, en la costa atlántica, que es el puerto más grande y mejor equipado de América Central.

Puerto Cortés se ha convertido en uno de los ejes del comercio centroamericano. Tiene una certificación internacional y en sus instalaciones funciona una aduana de Estados Unidos.

Pero aunque son varias las ventajas que ofrece, Puerto Cortés enfrenta un reto: “tiene que convertirse en un megapuerto y debe contar con un entrelace con el proyecto del canal seco y el del corredor logístico”, según especialistas hondureños.

En 2005, Honduras recibió unos $454 millones por concepto de turismo. Foto de la playa La Ceiba. Foto: EDH

Los problemas

Un punto muy discutido en el proceso de integración es el papel que juegan las instituciones como el Parlacen, la Corte de Justicia Centroamérica y la Secretaría General del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Todos coincidieron en la debilidad de estas instituciones en la Conferencia Internacional “La integración de la región de Mesoamérica: Retos de gobernabilidad, competitividad y desarrollo”, desarrollada por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) el pasado 26 de mayo en Tegucigalpa.

Melvin Redondo, negociador del TLC por Honduras, cree que “el tema de avance es lograr transformar estas instituciones en instituciones de integración. Porque así tenemos el riesgo de que se queden en una instancia que no genera compromisos de carácter vinculante”.

Benjamín Brogan, secretario ejecutivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), señala otro aspecto negativo. Detalla que la competencia desleal que existe entre los países centroamericanos es un problema.

“Unos ofrecen energía eléctrica a 4 centavos de dólar. Otros les dan terrenos o el uso del puerto gratis”, ejemplifica. Todo ello con la misma finalidad: ser un destino atractivo para la inversión extranjera.

Solucionar este tipo de aspectos está en la agenda pendiente y para evitarlo hay que coordinar esfuerzos. “Si no, el proceso de integración centroamericano se va a destruir”, concluye Brogan.

Como el resto, Honduras tiene varias leyes que incentivan la inversión extranjera y que también se aplican a las empresas exportadoras. La ley de zonas libres, la ley de inversiones y zonas de procesamiento para exportación, son un ejemplo.

Gracias a ellas, en el territorio hay una gran cantidad de empresas de prestigio internacional que se dedican a la confección de ropa, fabricación de artículos deportivos y al ensamble electrónico.

A estas empresas se suman las nacionales, las que también ayudan a mejorar el futuro de Honduras.

Otros puntos

Honduras y nuestro país comparten algunos aspectos que tienden a agilizar el proceso de integración económica de la región.

Ellos piden agilizar la política fronteriza regional

Otros puntos
Honduras y nuestro país comparten algunos aspectos que tienden a agilizar el proceso de integración económica de la región.

Energía
El proyecto El Tigre producirá casi 700 megavatios. Eso podría cubrir el crecimiento de la demanda energética en ambos países.
Reto común
Para el Dr. Mario Rietti, de Transparencia Honduras, una de las apuestas es “crear mejores oportunidades de empleo en nuestros países”.
Salvadoreñas
Banco Cuscatlán, Grupo Q, Camino Real, Diana y Grupo Roble son algunas de las empresas de capital salvadoreño con presencia en Honduras.

 

Las fronteras que separan la integración
El Salvador comparte dos fronteras con Honduras, el Poy (en Chalatenango) y el Amatillo (en La Unión). Solo en el 2005, el flujo migratorio de ambas fue de más de un millón 100 mil personas. De allí que uno entiende la causa de tanto hacinamiento.

Por ambos puntos fronterizos circulan unas 3 mil personas diariamente. Mucha gente, si se tiene en cuenta las pequeñas instalaciones que poseen.

Una de las dificultades más grandes es para las mujeres embarazadas, las familias que viajan con bebés en brazos y para los ancianos. En este caso, la igualdad se cumple a rajatabla y es muy difícil que alguien se apiade de alguna de estas personas, que en otros países gozarían de preferencia en las larguísimas hileras que se forman.

La capacidad instalada también colapsa en épocas de vacaciones de Semana Santa, agostinas y fin de año, cuando los nacionales de ambos países deciden visitar a sus vecinos. En ese caso, la solución es armarse de paciencia y no perder la cordura.

Otro punto débil que se puede mencionar es la poca información que le dan al usuario. En las fronteras con Guatemala, los carteles de salida y entrada están visibles. Sin embargo, nunca falta alguien que esté totalmente perdido.

En Honduras, cuesta recibir datos concretos sobre dónde ponerse. ¿Por dónde hay que ir? es el interrogante de la mayoría. La ventaja la tienen los que viajan en algún bus comercial. Ellos cuentan con sus “azafatas y sobrecargos” que les ayudan a completar los formularios migratorios y les proporcionan la orientación adecuada.

Pero no todo es malo. Cuando se implemente el libre tránsito en la región, los ciudadanos de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y los extranjeros residentes en estos países podrán circular sin tener que bajar de sus vehículos. Sólo tendrán que dar al oficial el formulario de la tarjeta de ingreso y egreso (TIE). Esto pondrá fin a los malabares en las fronteras.

Por ahora, es uno más de los retos que estipularon los presidentes en Panamá. Este será el primer paso visible para que la gente entienda los beneficios de la integración.
La opinión de Florencia Couto periodista

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW