elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

El manejo de la sombra es indispensable

Proceso. Desde la formación de copa hasta el mantenimiento, es necesario dar forma a las ramas. En plantaciones de café, este proceso se debe hacer de forma periódica y con cuidado.

Publicada 13 de junio de 2006, El Diario de Hoy

Tarde. Si las ramas crecen mucho, es más difícil cortarlas. Foto EDH
Alonso Rivera
El Diario de Hoy
elpais@elsalvador.com

Si es caficultor y quiere mejorar sus cosechas y reducir daños por broca, roya o nemátodos, la poda debe estar en sus planes de manejo de la plantación.

El exceso de sombra impide el adecuado desarrollo de los arbustos, pero este es el menor de los problemas. También facilita la existencia de plagas que pueden reducir las cosechas.

Ejemplos

La broca, un minúsculo escarabajo que deposita sus huevos en los frutos, se alimenta de la parte carnosa de estos y al llegar al estado adulto es fácilmente llevada de un lugar a otro en la ropa de los trabajadores, por corrientes de aire o por sus propios medios.

Al podar árboles de sombra y los arbustos de café, se contribuye a la aireación del cafetal, lo que modifica las condiciones ambientales favorables para el insecto.

La roya es un gran enemigo de los cafetales que crece mejor con cierta humedad. Al dar luz solar y aire a las plantaciones, se alteran las condiciones adecuadas para el hongo.

Usted puede identificarlo por la formación de manchas color naranja o amarillo en el envés de las horas. Generalmente se usan productos químicos para eliminarla, pero es recomendable tomar medidas culturales para impedir que su diseminación sea excesiva.

Bajo tierra hay unos parásitos en forma de gusanos casi microscópicos. Tienen un estilete con el que succionan la savia de los cafetales y otras plantas y se llaman nemátodos. Igual que los anteriores debilitan el arbusto y reducen cosechas.

Son tres grandes enemigos del los cafetales para los que la poda es un eficiente sistema de control, aunque no de eliminación.

Generalmente la sombra en cafetales es hecha con árboles que dan cosechas adicionales. Al podarlos se controla su crecimiento, con lo que la recolección de frutos es más sencilla. Además estos serán más vigorosos.

Esta práctica además reduce el riesgo de que al crecer mucho las ramas, se quiebren y dañen los cultivos o a los trabajadores.

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW