elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

La industria cabalga en Centroamérica

El boom de la industria minera en El Salvador comenzó a principios de la década pasada; sin embargo, la minería es una actividad extendida en toda la región centroamericana. Como en el resto del istmo, aquí afronta oposición

Publicada 11 de junio de 2006 , El Diario de Hoy

Resistencia. Los movimientos ambientalistas son los principales opositores a la explotación de minerales en la región. Foto: EDH


Jorge Beltrán
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

Desde hace poco más de una década, empresas de capital canadiense y estadounidense han establecido sus oficinas en la región centroamericana en busca de minerales.

Provistos con diversos mapas de la zona, las firmas mineras andan de un lado a otro explorando los terrenos donde las imágenes satelitales y los trabajos de campo que realizan sus geólogos les indiquen que puede existir un yacimiento que justifique una inversión.

Aunque, según Robert Johansing, de Martinique Minerals, que tiene cuatro licencias de exploración en El Salvador, de cada cien proyectos de exploración sólo uno llega a ser mina, es decir, resulta con suficientes minerales que vale la pena explotar.

Según parece, los yacimientos de minerales, especialmente de oro y plata, abundan en la región centroamericana.

Los proyectos que más resonancia han producido son los de Guatemala, Honduras y últimamente El Salvador. Estos tres países son, quizá, donde más licencias de exploración y explotación han obtenido las compañías.

El final de los conflictos armados, por lo menos así ha sucedido en El Salvador, contribuyó a que capitales extranjeros comenzaran a explorar posibles yacimientos, lo cual no es bien visto por organizaciones que consideran esta actividad, como una de las más nocivas para el medio ambiente y que menos beneficios sociales deja en los países donde se desarrolla.
Sólo la minería paga regalías

Sin embargo, ejecutivos de empresas mineras afincadas en El Salvador salen al paso de esas opiniones argumentando que a su industria es a la única que se le exige regalías.

Explican que, por ejemplo, a las que explotan los recursos marítimos no se les exige que regalen el 2% al gobierno local y al municipal.

Exploración. Un obrero perfora un pozo en San Francisco El Dorado, San Isidro, donde Pacific Minerals está a la espera de un permiso de explotación. Foto: EDH

Según Johansing, la minería es una empresa de alto riesgo de inversión lo cual explica que los empresarios de la región no apuesten por ella, porque éstos están acostumbrados a las ganancias inmediatas. “Compran algo, a la vuelta de la esquina lo venden y ya obtienen sus ganancias”, explica.

Frederick Earnest, gerente general de Pacific Rim de El Salvador, apuntala lo dicho por su colega, explicando que la industria minera invierte millones de dólares en exploraciones para recuperarlos a la vuelta de muchos años.

Por ejemplo, en la mina El Dorado, Pacific ha invertido alrededor de 18 millones de dólares que, a más de diez años, aún no saben si los recuperarán, puesto que aún no tienen la licencia de explotación.

En El Salvador, varias firmas mineras no han ido más allá de la fase de exploración. A Pacific Rim no se le permite entrar a un cantón de Cabañas; Martinique Mineral tiene vedada la entrada a varios municipios de Chalatenango, y a otra firma, no le permiten explorar en el municipio de Joateca, Morazán.

Estas empresas se han quedado sólo con el permiso de exploración que les dio el Ministerio de Economía, que para el caso es como si no existiera, pues si bien les faculta para explorar el subsuelo, primero tienen que contar con el permiso de los dueños del terreno a explorar.

La oposición a la industria no es suceso nuevo

Como sucedió con el boom de la industria maquilera en El Salvador, recién finalizada la agresión armada, la industria minera afronta trabas por organizaciones que se denominan ambientalistas.

Con la maquila fueron los sindicatos los opositores al asentamiento de firmas norteamericanas y asiáticas, aduciendo una nueva forma de explotar a los connacionales quienes ganarían bajos salarios en condiciones laborales inadecuadas.

Con la minería, es un grupo de organizaciones no gubernamentales a nivel centroamericano, que subsisten por las donaciones de organizaciones extranjeras, las que están gestando el movimiento de resistencia.

Ante eso, las empresas mineras explican que hasta el cultivo del maíz genera daños ambientales. Con la minería, dicen, hay que sopesar con honestidad los costos y los beneficios.

 

ETAPAS PARA CONSTRUIR UNA MINA

Varios proyectos se han quedado en la fase exploratoria debido a la oposición que han encontrado

Fase de exploración
En esta fase se estudia la historia y geología del país que se pretende explorar; hecho esto, se recorren los lugares para recoger muestras de arenas o rocas que indiquen presencia del mineral buscado. Luego se hacen pequeñas zanjas para ver si una veta tiene raíz. Al comprobar lo anterior, se hacen perforaciones de pozos para delimitar el yacimiento.

Fase de producción
En esta etapa se diseña la estructura de la mina; se hace un estudio de factibilidad para sopesar si vale la pena continuar. Las empresas presentan un Estudio de Impacto Ambiental al gobierno para obtener la licencia de explotación, precisando la forma en que extraerán el mineral y cómo minimizarán el impacto al medio. La rendición de fianzas es una forma de garantizar las promesas.

Fase de restauración
Cuando la mina ha sido agotada, las empresas mineras deben cumplir con lo acordado en el Estudio de Impacto Ambiental. La restauración consiste en dejar el terreno tal como estaba antes de la explotación, lo cual conlleva devolver la tierra a los túneles de donde fue extraída, reforestar el área y rehabilitarla como hábitat de la flora y fauna de la localidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW