elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Polémica por desarrollo de minería

Varias Organizaciones no Gubernamentales (ONG) obstaculizan la explotación minera en El Salvador, aduciendo que ésta causa daños al medio ambiente. Las compañías encargadas se defienden y sostienen que sus procesos se amparan en técnicas que cumplen estándares internacionales. Los empresarios dicen que en varios lugares no les permiten entrar a las zonas de exploración

Publicada 11 de junio de 2006 , El Diario de Hoy

Sobre el cianuro
El cianuro está presente en alimentos, en cosméticos y hasta en el cigarrillo
- Fumar cigarrillos es probablemente una de las mayores fuentes de exposición al cianuro.
- El cianuro puede producirse al tomar accidentalmente productos como removedores de uñas a base de acetonitrilo.
- En El Salvador, en 2005 hubo 130 muertos por el uso de herbicidas, mientras que se estima que a nivel mundial entre 10 y 15 han muerto por contaminación con cianuro, contando los suicidios. Foto: EDH


Primera entrega
Jorge Beltrán
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

Los activistas plantean un apocalipsis. Que las aguas serán envenenadas, los ríos y jagüeyes se secarán, las vacas y las mujeres ya no podrán quedar preñadas y a las gentes se les caerá el pelo o grandes llagas les aparecerán en el cuerpo.

Lo del agua va con la supuesta deforestación de cerros y valles que sobrevendría al comenzar a operar las minas, y lo de las enfermedades vendría por el uso de cianuro, un químico usado para sacar el oro, con que se envenenarían las aguas y el aire. Tal es el cuadro que activistas de diversas organizaciones no gubernamentales (ONG) han pintado, con el fin de lograr repulsión hacia la incipiente industria minera en El Salvador.

Con ese discurso han peregrinado por varios lugares, entre estos el cantón La Trinidad, de Sensuntepeque, y han organizado reuniones con vecinos de la Mina El Dorado, en San Isidro, en el departamento de Cabañas, y con cientos de habitantes del nororiente de Chalatenango.

  Lea además
  La industria cabalga en Centroamérica

La profecía ha calado hondo en muchos campesinos de Cabañas y Chalatenango. Y pareciera que cuanto más escasa es la escolaridad, mayor es el grado de credulidad que se da a tales profecías.

Tan es así que una señora de La Trinidad, según cuentan sus mismos parientes, sufrió una crisis de nervios que la ha dejado en cama y sin habla, por el hecho de ver en su casa a unos foráneos que llegaban a pedirle permiso para caminar por su terreno.

Ese hecho hizo que, en una visita posterior, empleados de la minera Pacific Rim, afincada en Sensuntepeque, fueran amenazados por un nieto de la señora que había enfermado, quien hizo varios disparos al aire para ahuyentarlos.

Desde ese día, Pacific Rim no ha vuelto al lugar porque, claramente, algunos pobladores del cantón han dicho que si siguen porfiando en recoger piedras, aunque sea uno van a matar.

Similaproblema ocurre con la empresa Martinique Minerals, cuyos empleados desde octubre pasado no pueden ni asomarse a varios municipios del nororiente de Chalatenango que son gobernados por alcaldes del partido opositor al Gobierno, pese a que tienen los permisos gubernamentales.

Según Martinique, el movimiento opositor a las minas ha mentido hasta en decir que harán explotación de minerales a cielo abierto para lo cual desmontarán cerros.

Tanto Martinique como Pacific Rim aseguran que no pretenden hacer una explotación de tal manera.

Los representantes de ambas entidades aseguran que, de obtener permisos para la explotación, ésta se hará de forma subterránea, es decir, cavando túneles.

Para Frederik Earnest, gerente general de Pacific Rim, la gente de los lugares donde se pretende explorar minas de oro ha sido engañada y se les ha manipulado su opinión, pues el panorama que les han pintado es falso.

Robert Johansing, de Martinique, añade que las organizaciones que están detrás de la manipulación temen perder el poder que tienen, derivado de las obras que hacen.

CLICK SOBRE IMAGEN

El minero explica que si las comunidades permiten la instalación de las minas, serían beneficiadas con la construcción y mejoramiento de calles, escuelas y clínicas, y tendrían mejores perspectivas económicas al ganar más que de ordinario, y por tanto ya no dependerían de las actividades de las organizaciones. Como resultado, estas perderían poder, el control y con ello el financiamiento de organizaciones del exterior.

“Si (las ONG) no quieren empleo, escuelas... ¿Qué quieren? ¿Control?”, se pregunta Johansing. “Porque una comunidad con desarrollo no necesita de ONG. Ellos se aprovechan de la pobreza extrema porque es la forma de subsistir de esas organizaciones”.

“El problema no es social, no es ambiental ni de salud. Estamos trabajando bajo todas las leyes. ¿Qué más podemos hacer? El problema es el control de la zona”, asegura el gerente de Martinique.

Johansing no comprende muchas de las cosas que hacen las organizaciones opositoras al proyecto. “Yo estoy dispuesto a sentarme con ellos y decirles que no quiero su control, que sólo quiero explorar. Si hay oro, bueno; sino, adiós”, sentencia.

En la área de San Isidro, en Cabañas, donde Pacific Rim está a la espera de la licencia de explotación, la Asociación de Desarrollo Social (Ades) afincada en el cantón Santa Marta, del municipio de Victoria, otrora bastión de la guerrilla del FMLN, la realidad para estas organizaciones es otra. Y es que en el estira y encoge que hay entre las empresas mineras y las ONG opositoras al proyecto, parece cumplirse el refrán que reza que “el que pega primero pega dos veces”.

Resulta que en los caseríos adyacentes al proyecto de explotación de la mina El Dorado, el movimiento opositor es incipiente y el mensaje apocalíptico no ha calado porque, según pobladores, los beneficios del proyecto se reflejan ya, cuando menos en las variadas obras de infraestructura social y en las economías de ochenta y tantos hogares cuyos hombres trabajan en el proyecto.

Otro punto en favor de Pacific Rim es que en ese lugar, a mediados del siglo pasado hubo una explotación de una mina y, según los más viejos del lugar, las aguas no se secaron o contaminaron por el uso de cianuro, y las vacas y las mujeres siguieron pariendo, y nadie murió envenenado, ni nacieron niños o animales deformes.

“En nombre de los pobres piden dinero para subsistir”

Tanto en La Trinidad como en Chalatenango, los campesinos veían sin dobleces el trajinar de las cuadrillas de extraños guiados por dos o tres lugareños.

Y éstos estaban contentos con los ocho dólares que les pagaba por unas cuantas horas de andar subiendo y bajando cerros, recogiendo tetuntes blancuzcos.
Pero ahora dicen que aunque les paguen miles no trabajarían con la empresa minera.

Y es que eso de que van a llegar con grandes máquinas a mover de un lado a otro los cerros y que van a secar los ojos de agua no le cuadra a nadie.

Esas ideas son calificadas por Martinique Mineral y Pacific Rim como una campaña de desinformación y manipulación de la gente.

La explicación, dicen, es sencilla: “El negocio de esas organizaciones es que la gente no progrese y así, en nombre de los pobres, piden dinero para mantener sus oficinas”.

Según empleados de la minera, el empeño de Ades es tal que han traído gente de Honduras para que comenten los daños que allá ha causado la minería, manipulando un estudio realizado por médicos del Hospital Escuela de Tegucigalpa y estudiantes de postgrado en Dermatología de la Universidad Autónoma de Honduras.

Las charlas de Ades incluyen la presentación de videos y fotografías de gente que ha enfermado a consecuencia de los químicos usados en la extracción del oro.

Sólo que en esto último utilizan la foto de un hombre afectado por una llaga en la cabeza y otro con úlceras en las manos. Lo que no explican es que el hombre de la llaga es de un supuesto español, y el de las úlceras es la foto de un peruano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW