elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Sexo demandas y famosos en video

Contrario a lo que hubiera sucedido en el pasado, hoy en día, los escándalos sexuales lejos de destruir la imagen del protagonista, incrementan su fama. Conozca algunos de los casos


Publicada 23 de mayo 2006, El Diario de Hoy

The New York Times
LOLA GUNNAIKE
El Diario de Hoy
vida
@elsalvador.com

El próximo. La industria lanzará un vídeo de Kid Rock. Foto EDH

Hace dos años, Red Light District, una poco conocida compañía de vídeos en California, aseguró los derechos de distribución de las imágenes que un ex novio de Paris Hilton, tomó mientras tenía relaciones sexuales con ella.

El DVD ha vendido cerca de 600 mil copias, estableciendo a Red Light District como un importante líder en un lucrativo nicho de la industria de la pornografía: un proveedor de vídeos explícitos de personas famosas, vendidos a un público ansioso, con frecuencia ante las vehementes objeciones de los participantes.

Hilton intentó detener la distribución de la cinta, aunque, paradójicamente, su notoriedad la catapultó hasta una órbita aún más alta de la fama, haciendo de ella una celebridad posmodernista, lo que llevó a tratos para darle su imagen a perfumes, a un libro de memorias y a portadas de Vanity Fair y W.

Aparte, Red Light District espera un nuevo éxito con otro vídeo sexual en el que aparecen dos estrellas de rock: Kid Rock y Scott Stapp, el ex líder de Creed, un grupo de rock cristiano. David Joseph, presidente de Red Light, pronostica que podría vender de 300 mil a 400 mil copias del vídeo a 20 ó 24 dólares al mayoreo.

“Todos van a querer ver cómo son las vidas de estos tipos cuando están en el camino con las fanáticas”, aseguró. Y es que la cinta muestra a las dos estrellas recibiendo sexo oral en una casa motorizada después de un concierto.

Por ahora, Red Light District no puede vender la cinta. El 28 de febrero, un juez federal, en respuesta a una demanda presentada por Kid Rock, ordenó a Red Light clausurar páginas de Internet que transmitían cortos de la película.

Luego de que dos demandas adicionales fueron entabladas en contra de la empresa por parte de Stapp y una mujer que aparece en el vídeo, Red Light ha dicho que no promoverá el caso en las cortes, pero que tratará de negociar con quienes aparecen en la cinta para venderla.

Salto a la fama

Del grupo Creed. Scott Stapp también está en la mira . Foto EDH

Han quedado atrás los días en que un vídeo sexual -que podría parecer la más vergonzosa de las revelaciones- destruye automáticamente la carrera de alguien famoso. Aunque el actor Rob Lowe se convirtió en un indeseable en Hollywood en los años 80, cuando se grabó a sí mismo teniendo sexo con dos mujeres, una de ellas menor de edad, las cintas de sexo entre aficionados parecen hoy impulsar carreras.

Además de Hilton, está Pamela Anderson, cuya fama como actriz de películas clase B pareció acelerarse cuando un vídeo explícito en el que tiene relaciones sexuales con su esposo, el roquero Tommy Lee, fue mostrado en Internet en 1997.

A fines del 2004, una ex estrella de la lucha profesional llamada Chyna Doll, y su esposo, se acercaron voluntariamente a Red Light District para distribuir su vídeo sexual. Según la compañía, se han vendido más de cien mil copias. Los protagonistas comparten las ganancias. Chyna Doll, cuyo nombre real es Joanne Lauer, vio impulsada su carrera tras el lanzamiento del DVD, cuando fue llamada para el popular programa de realidad de VH1 llamado “La Vida Surreal”.

Los vídeos sexuales de las celebridades surgen con tal regularidad que algunos cínicos se preguntan si las mismas estrellas podrían ser cómplices, a pesar de sus intentos por suprimirlas en la corte, debido a la publicidad que generan. Kid Rock, aunque demanda a Red Light para que no distribuya su cinta, declaró recientemente al respecto a The Associated Press: “¡Qué momento tan perfecto! Estaba próximo a lanzar un disco”.

En otro caso, un juez de Los Ángeles dictaminó hace poco que el actor Colin Farrell podía proceder con una demanda para impedir que una ex novia venda un vídeo sexual que grabaron en el 2003. Farrell asegura que la grabación explícita de alcoba de 15 minutos dañará significativamente su reputación.

Su ex novia, Nicole Narain, quien fuera la modelo central de Playboy de enero 2002, desea comercializar la cinta mediante una compañía de Internet, y alega que tiene el derecho como su “co-creadora”.

Según un documento publicado en la Red por The Smoking Gun, una página de investigación, el posible distribuidor de la cinta promete pagarle tres millones de dólares a Narain.

¿De acuerdo?

Los interrogantes rodean los arreglos que llevan una cinta de sexo de famosos de la cámara al intermediario, al distribuidor y al público. ¿Cómo es que una cinta de los actos más íntimos y privados termina por ser vendida a cientos de miles de espectadores, con frecuencia a pesar de las objeciones de sus participantes?

Aunque la industria de la pornografía, que genera diez mil millones de dólares anuales, se vuelve cada vez más normal, ¿hasta qué grado es legítimo el oscuro rincón de este negocio de Red Light?

Joseph señaló que todos sus acuerdos han sido honestos. “Desde luego, les pregunto cómo lo obtienen y me aseguro de que no sean robados”, afirmó, refiriéndose a los vendedores de cintas sexuales de celebridades.

Por el vídeo de Paris Hilton, Joseph señaló que llegó a un acuerdo con Rick Salomon, su coestrella, quien vendía él mismo la cinta por 50 dólares en una página de Internet. Joseph dijo que aceptó darle casi el 50 por ciento de las ganancias de la distribución a Salomon, aunque rehusó mencionar una cifra (la cinta ganó un premio por parte de un grupo de la industria de la pornografía como el Título Más Vendido del Año en el 2005).

Hilton, quien tenía 19 años al momento de ser grabado el vídeo, demandó a una compañía de Internet con base en Panamá, que distribuía cortos de la cinta, citando una violación de su privacidad y angustia emocional, misma demanda que retiró posteriormente.

Pero nunca ha demandado a Salomon o a Red Light District. En una entrevista ofrecida el año pasado, Peter López, el abogado de Hilton, dijo que ésta recibe ganancias del vídeo.
Si Hilton hubiera demandado a Salomon o a Red Light District, podría haber ganado el caso, según algunos expertos en temas legales.

“El señor Salomon pudo ser el creador y pudo ser dueño del derecho intelectual sobre la cinta, pero, si Hilton tenía la esperanza de que dicho vídeo no fuera difundido, podría tener un reclamo viable en contra de él por invasión de su privacidad”, afirmó Kevin Goering, un socio y abogado especializado en la Primera Enmienda de la firma Sheppard Mullin.

Red Light y sus films de pornografía gonzo

En el mundo de la pornografía, Red Light District ha forjado su nombre con lo que se conoce como pornografía gonzo. Joseph explica que “gonzo es el material fuerte; directo al punto, nada de música”.

Joseph, casado y padre de dos hijos, señaló que rara vez ve su producto. “No hay una sola película porno en mi casa, ni una revista”, aseguró. “Puedo contar con una mano el número de ejemplares de Playboy que he visto en toda mi vida. Prefiero ver el Discovery Channel o Sports Center, declaró”.

En cuanto a los obstáculos para la distribución de la cinta de Kid Rock, Joseph, de 37 años, no parece desanimado. Años de experiencia le han enseñado que, en muchos casos, los famosos permiten la venta de los vídeos sexuales por el precio correcto. Tamaddon dijo que Red Light no litigará contra las demandas, pero agregó: “Continuamos nuestras negociaciones, y están conscientes de que estamos dispuestos a llegar a un acuerdo con ellos”. Actualmente, persigue las cintas de otros famosos. No dijo quiénes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW