elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Comentando
“El turismo somos todos...”

Ya es hora de que todos nos demos cuenta de la importancia del turismo como una herramienta estratégica de desarrollo socioeconómico sostenible y trabajar de la mano por una cultura turística que nos beneficie a todos

Publicada 15 de mayo de 2006 , El Diario de Hoy

Rogelio Mendoza R.*
El Diario de Hoy

editorial@ elsalvador.com

El titular que encabeza el artículo ha sido sustraído de las palabras que expresara en una reciente entrevista el titular del Ministerio de Turismo, Ruben Rochi, quien destacó los esfuerzos que el Gobierno central y la cartera a su cargo están haciendo para promover el país como destino turístico regional y mundial.

En la misma oportunidad, Rochi destacaba la importancia de impulsar el turismo como eje estratégico de desarrollo socioeconómico y de competitividad nacional, tarea que en su opinión compete y beneficia a todos como salvadoreños.

Como Agencia de Relaciones Públicas, nos sumamos a la opinión del Ministro, porque creemos no sólo en el potencial de nuestros país, que combina la modernidad de sus ciudades junto a la variedad y proximidad de sus atractivos turísticos naturales, comerciales y culturales, sino porque como se demuestra en los últimos años, la actividad turística de negocios y el turismo interno ha venido creciendo de forma constante y progresiva, señal inequívoca de la confianza de inversionistas locales e internacionales, y muestra palpable de la creciente importancia que ha ido cobrando el turismo en la economía nacional.

Pero, ¿cómo el turismo nos beneficia a todos? Es sabido que este rubro de la economía tiene una fuerte incidencia en la disminución de la pobreza y la generación de riqueza, debido a la cadena de agentes productivos --entiéndase comerciales, industriales y de servicios--, que participan directa o indirectamente en su desarrollo, desde el más pequeño hasta el más grande. Y esto dinamiza la economía a través de la creación de empleos y el incremento de la oferta y la demanda, además favorece el bienestar social a través del sano y saludable esparcimiento y la convivencia social y familiar.

Para que el árbol crezca y prospere se le debe regar. Es decir, para que disfrutemos de los beneficios que aporta el turismo, debemos antes que nada crear una cultura turística y mejorar las condiciones de seguridad. Lograrlo es responsabilidad de todos.

Partiendo de que no hay empresas ni proyectos de calidad sin la vocación y la participación de la gente, el turismo sólo se verá potenciado en la medida en que haya capital humano educado, cuyo desempeño cumpla con adecuados estándares de profesionalismo y una absoluta disposición hacia la cultura del servicio y de la atención. De ahí la importancia de impulsar programas de formación en turismo.

Pero además se debe hacer conciencia al empresario como al turista mismo sobre su papel en este proceso por crear una cultura turística. En cuanto a la divulgación y comunicaciones, deben implementarse planes de promoción que den a conocer nuestros atractivos turísticos y desarrollar campañas de imagen que vendan la marca país.

Los esfuerzos del Gobierno, como lo es el Plan de Turismo 2014 que, en términos generales, busca posicionar al país como primer destino turístico en la región y la aprobación en el 2005 de la Ley de Turismo, marco legal que regula y fomenta su desarrollo, son pasos importantes que abonan el desarrollo de una cultura turística.

Ya es hora de que todos nos demos cuenta de la importancia del turismo como una herramienta estratégica de desarrollo socioeconómico sostenible y trabajar de la mano por una cultura turística que nos beneficie a todos.

En próximo artículo, esbozaremos otras ideas sobre el tema y haremos una propuesta de cómo vender la marca país desde un enfoque basado en las relaciones públicas.

*Publirelacionista.

 

 

elsalvador.com WWW