elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

FAS vuelve a soñar con otra raya más

Los tigrillos destronaron el sábado al Vista Hermosa y definirán contra Águila el título dentro de 14 días.


Publicada 15 de mayo 2006, El Diario de Hoy

Celebración. Alfredo Pacheco y Marvin González felicitan a Néstor Ayala. Foto EDH

Víctor Zelada Uceda
El Diario de Hoy
deportes@elsalvador.com

“Uno soñaba que era rey...”, dice un fragmento de la canción de los tres cochinitos. Los tigrillos de FAS no son cuches ni nada por el estilo, pero han vuelto al lugar en que hace once meses estuvieron: una final.

En esa ocasión y bajo la dirección del técnico peruano Agustín Castillo levantaron su copa 16. El FAS actual es distinto y tiene otra filosofía, aunque mantiene la sed de gloria con su DT mexicano, Carlos De los Cobos.

“Nos sentimos muy contentos de estar en una final más. Sobre todo porque tuvimos un inicio de campeonato extraño. Sufrimos mucho porque perdimos hasta tres juegos seguidos, un hecho que no había vivido antes, pero lo mejor es como profesionales reaccionamos”, contó Víctor Velásquez, capitán del club santaneco.

Cautela

En la cueva del tigre la fiesta es grande. Desde el más viejo al joven, cada uno alega que el triunfo no es exclusivo de un jugador en particular, sino un trabajo colectivo que ha dado sus frutos en buen momento: “FAS es una familia. Las alegrías se viven como tal.

El sábado por la noche era un alboroto total. El aficionado saltó al campo a festejar también. Fue un justo premio a todo un plantel que superó obstáculos para decir presente a una final. Y eso nos llena de orgullo”, indicó el argentino Lucas Abraham.

Cielo y tierra

Por su parte, Juan Carlos Moscoso detalló que después de los festejos vino el mejor momento: un acción de gracias: “Cerca del estadio hay un altar donde vamos a dar gracias a Dios y a la Virgen. Es un acto de fe y de humildad”, dijo.

Moscoso felicitó a los hinchas de hueso duro de la Turba Roja que creó en FAS: “En esta barra hay aficionados que creyeron en nosotros en las buenas y en las malas. Fueron pocos, pero por ese reducido grupo nunca nos dimos por vencidos”, agregó.

Los tigrillos tienen claro que no hay que dormirse en los laureles porque antes de la gran final del 28 contra Águila, en su agenda está Boca, el sábado.

La plantilla viajará hoy por la mañana a Esquipulas, Guatemala y por la tarde realizará su entreno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW