elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

La Resurrección de capote

La película narra los años que dedicó el conocido escritor para escribir su bestseller “A sangre fría”


Publicada 21 de abril 2006, El Diario de Hoy

Redacción vida
El Diario de Hoy
vida
@elsalvador.com

En su afán por demostrar su teoría “ En las manos del escritor adecuado, la no ficción puede resultar tan apasionante como la ficción”, Truman Capote emprende una investigación de un sangriento hecho en Kansas.

Una noticia común del asesinato de los cuatro miembros de una reconocida familia granjera, Los Clutter, lo inspira a seguir su objetivo, por lo que decide proponerle al editor del New Yorker cubrir el acontecimiento.

Ceremonia de bienvenida. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush (izq.), y de China, Hu Jintao. Foto AP

En su viaje hasta Kansas, lo acompaña su amiga de la infancia en Alabama, Harper Lee, quien logra popularidad más tarde al ganar el premio Pulitzer por escribir “Matar a un ruiseñor”.

Esto marca el inicio de la película “Capote”, ganadora del Oscar por Mejor Actor, una historia que cuenta los seis años que el escritor se llevó para hacer “A sangre fría”, uno de los bestsellers más vendidos en Los Estados Unidos.

Capote describe paso a paso el crimen recopilando información, con entrevistas de los involucrados y los asesinos.

Estos últimos son capturados después del asesinato en Las Vegas. El escritor los manipula hasta conseguir que le proporcionen todo lo necesario para su investigación.

A quien más visita en la cárcel es a Perry Smith, uno de los homicidas de quien se llega a enamorar.

Protagonista. Philip Seymour Hoffman interpreta a Truman Capote. Foto AP

Éste le ocasiona un mar de sentimientos encontrados hasta el punto de hacerle dudar si el propósito de su pesquisa es para hacer el libro o su amor por Perry.

Este sentimiento también lo inclina al alcoholismo, cuando Perry y compañía son condenados a muerte.

Sin embargo, esta enfermedad no le impide terminar lo que sería una de las grandes obras de la literatura moderna: “A sangre fría”.

Él se posiciona como uno de los mejores escritores estadounidenses contemporáneos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW