elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Conducción temeraria se ha quedado impune

Libres. Tras estar detenidos 72 horas, el proceso judicial contra gran parte de los conductores no continúa w Son contados los casos que llegan a los tribunales de sentencia de San Salvador, donde, al final, terminan en conciliación

Publicada 18 de abril 2006, El Diario de Hoy

Edmee velásquez
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

La inefectividad del delito de conducción temeraria quedó en evidencia durante la pasada Semana Santa, ya que de un total de 60 personas capturadas por la Policía, sólo una está guardando prisión.

Según el Jefe de la División Vehicular de la Policía Nacional Civil (PNC), Óscar Nuila, de las personas que se detienen por esta figura delictiva “la mayoría nunca queda detenida”.

Esto se debe a que la penalidad para un conductor temerario oscila entre uno a tres años de cárcel, misma que por ley puede sustituirse por reglas de conducta.

Nuila aseveró que hasta ayer la División de Tránsito de la PNC reportó 60 conductores
temerarios a nivel nacional y de estos, dos esperaban la audiencia inicial en un tribunal de paz. Uno de ellos, quedó en libertad provisional ayer en el Juzgado 4o. de Paz a petición de la Fiscalía General.

El delito de conducción temeraria no consiste sólo en manejar ebrio o endrogado, sino también a excesiva velocidad o haciendo competencia no autorizadas.

Las autoridades reconoce, no obstante, que la figura delictiva ha bajado los índices de infracción.

En comparación con el 2005, la PNC de tránsito reportó 83 capturas, 23 más que este año.
Para la jefa de la Unidad Antidopaje del Viceministerio de Transporte, Ninette Echeverría, si bien la entrada en vigencia de delito como tal ayudó a bajar las cifras, durante la audiencia es difícil probarlo con la prueba de alcotest.

“Muchos jueces no le dan validez y por eso puede ordenar que un perito de Medicina Legal le realice otra prueba. Sin embargo, el organismo metaboliza el alcohol de ocho a doce horas y por eso el resultado da negativo y ya no hay prueba”.

Orwill Navarrete tenía 154 miligramos de alcohol. Foto EDH

De un total de 5, 616 personas sometidas a pruebas en diferentes carreteras del país, 169 habían ingerido licor. De ellas, 90 pasaron el límite de 50 miligramos, lo que amerita a una multa de $57.14 y los 60 temerarios que sobrepasaron los 100 miligramos (seis tragos de licor) que fueron detenidos inmediatamente.

Para Nuila, un golpe contundente hacia los conductores temerarios tiene que ir a sus bolsillos. “Si la ley permitiera la remisión de los vehículos, multas más altas y la obligación de pagarlas, seguro que la gente pensara dos veces en manejar a excesiva velocidad”, subrayó.

Por ello, este año aumentó la cantidad de esquelas impuestas, de 2,131 en el 2005, este año casi suman las cinco mil.

Los liberados

En Santa Ana, el domingo fueron capturados Raúl Valeria, José Luis Quijada, Boris Barillas, José Fausto Zavaleta y Sigfredo Estrada, que manejaban ebrios y sin licencia, pero fueron liberados tras pagar la fianza.

Mientras que en Panchimalco, al sur de San Salvador, fue detenido German Emilio Chávez y en el kilómetro 22 y medio fue detenido Orwill Navarrete, que se le detectó 154 miligramos de alcohol, ambos fueron detenidos. Al cierre de la nota, sólo Navarrete seguía en bartolinas.

“Si la ley permitiera la remisión de los vehículos y multas más altas, la gente lo pensara dos veces antes de manejar a excesiva velocidad”
Óscar Nuila
Jefe de División Vehicular PNC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW