elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

La Nota del Día
El Fovial: Herramienta para nuestro trabajo

La vida en las comunidades mejora en la medida en que estén más cerca de buenas carreteras y caminos

 

Publicada 18 de abril de 2006 , El Diario de Hoy

El Diario de Hoy
editorial@ elsalvador.com

Los grandes beneficios que la apertura y puesta en funcionamiento de carreteras y caminos de primer orden acarrea a muchas zonas del país, señaló un informe del BID al destacar los progresos realizados desde que se implantó el Fovial. Según el BID, “la modalidad totalmente nueva creada por el Gobierno hace seis años para mejorar el mantenimiento vial, superó las dificultades técnicas en las que se había desempeñado la hoy extinta Dirección General de Caminos, ente que tenía más de 8 mil empleados y gastaba el 80 por ciento de su presupuesto en salarios”. Mientras funcionó Caminos, la condición de las carreteras y vías secundarias seguía empeorando, restando competitividad a El Salvador. La “carretera Panamericana no había sido repavimentada en 30 años”, agrega el organismo.

La entrada en operación del Fovial se facilitó al formar empresas los antiguos empleados de Caminos, que deben ajustarse a determinadas normas para garantizar eficiencia.

Las empresas tienen que ejecutar sus labores en tiempos perentorios; un bache, destaca el BID, no se puede dejar sin reparar por más de veinticuatro horas, a lo que se agrega la obligación del mantenimiento permanente y la limpieza de las franjas al lado de la vía.

Lo logrado es una demostración más de los enormes beneficios que la privatización de las tareas públicas trae consigo, hecho que los comunistas tercamente se niegan a reconocer. Cuando se presentó el proyecto del Fovial la facción izquierdista de la Asamblea lo combatió, pero además llegaron a dar fuego a los equipos y a montar manifestaciones para impedir que se construyera el anillo periférico.

La infraestructura de una nación, las carreteras, puentes y caminos, son el equivalente de las herramientas de trabajo para un artesano. Los ebanistas no pueden hacer nada sin sus serruchos, cepillos, brocas y demás artefactos, como una sociedad se quedaría aislada sin los caminos que la unen en lo interno y la comunican con el exterior.

Lo asombroso es que algo tan evidente lo nieguen grupos políticos empeñados en contradecirlo todo y oponerse a todo. Critican la positiva labor gubernamental y agreden a los comerciantes honestos, pero defienden a topeteros y vendedores de falsificaciones.

Buenas leyes son infraestructura

Es lógico, lo que además se demuestra con los más variados análisis, que la vida en las comunidades mejora en la medida en que estén más cerca de buenas carreteras y caminos. Educarse y cuidar la salud por la proximidad de escuelas y centros médicos, vender lo que se produce, abastecerse de lo necesario, divertirse y hacer deporte es más fácil si hay buenos caminos inmediatos o cercanos.

Ampliar y mantener la infraestructura, entre lo que se cuenta un sistema legal operante y que concuerde con normas y prácticas del primer mundo, es esencial para alcanzar el desarrollo y erradicar la pobreza. Buenas escuelas, universidades donde eduquen y no indoctrinen, una red eficiente de salud, entidades de gobierno de bajo costo y buenos servicios, todo eso es parte de la herramienta de trabajo de un pueblo.

Se comprueba de primera mano con los enormes beneficios que ha producido la construcción del Puerto de La Unión, obra que se emprendió pese al desgano del gobierno y la oposición de los comunistas, pero que ya está elevando la calidad de vida de la zona oriental.


 

 

elsalvador.com WWW