elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Vaqueros de moda

Para este año, el romance al viejo oeste es la nueva inspiración al vestir


Publicada 11 de abril 2006, El Diario de Hoy

The New York Times
David Colman
El Diario de Hoy
vida
@elsalvador.com

Temporada
Diversas marcas y diseñadores exclusivos confeccionaron propuestas vaqueras. Foto EDH

Así que, después de todo, “Brokeback Mountain” no ganó el premio de campeón total en el rodeo de los Oscares, a pesar de las apuestas a su favor.

Pero la película puede presumir de un logro como ninguna otra. Con su presentación de dos vaqueros ordinarios que se enamoran vestidos con ropas ordinarias al viejo estilo del oeste, dio en el blanco de la moda. Las botas de vaquero, las camisas con botones de presión y grandes hebillas - vuelven a estar in.

En Nueva York, Ralph Lauren inauguró dos tiendas dedicadas a RRL, su línea de ropa con un estilo clásico del oeste; Los Ángeles es su siguiente objetivo. En Rockmount Ranch wear, la venerable tienda al menudeo en Denver, las ventas de camisas estilo vaquero aumentaron 25 por ciento en el último año. En eBay, los sombreros del oeste, las hebillas y las camisas de vaqueros aumentaron sus ventas 25 por ciento, tan solo en el último mes.

La colección de primavera Dsquared, una nostálgica línea vaquera (con todo y delantales de piel para herrar a tu caballo), ha sido uno de los mayores éxitos de ventas de la temporada en tiendas como Saks Quinta Avenida y Bergdorf Goodman.

Pero, ¿es cierto eso? El más reciente regreso del estilo vaquero difícilmente es una fiebre como aquella que desencadenó “Urban Cowboy”, en 1980 y se hundió posteriormente en el polvo.

Este estilo poco intenso subraya la ambivalencia que muchos hombres, heterosexuales y homosexuales, sienten por el estilo vaquero. Estas son las ropas más masculinas, pero, con el giro de una pañoleta y una hebilla demasiado grande, pueden convertirse fácilmente en el atuendo de un dandi.

Los hombres que ansían darse el gusto del estilo vaquero se sienten al mismo tiempo atraídos y desgarrados.

Cuando se devela la historia de los vaqueros y su ropa, los 150 años de lucha por determinar quién es un vaquero y quién un dandi, como todavía son llamados burlonamente los vaqueros de tiendas departamentales, se vuelven una maraña.

Tal vez el salvaje oeste sea el lugar donde nacieron las marcas, pero si los últimos 150 años han dejado algo en claro, es que nadie ha proclamado claramente un derecho de propiedad sobre el estilo vaquero.

“La gente del oeste suele ver con burla a lugares como Cody, Wyoming, donde los del este compran todos sus atavíos y gastan mucho dinero en ello”, afirmó Lauren E. Wilson, profesora de textiles de la Universidad de Missouri y Columbia, e historiadora de la ropa especializada en atuendos de vaqueros.

Auténticos

En “Urban Cowboy”, John Travolta, como Bud Davis, puso fin a la pregunta de la autenticidad, con perfecta vaguedad. Cuando Debra Winger, como Sissy, toma la iniciativa de presentarse a sí misma, preguntando, “¿eres un vaquero de verdad?”, él responde: “Bueno, eso depende de lo que creas que es un vaquero de verdad”.

Esa película desató una moda nacional de vistosas camisas vaqueras y pantalones de mezclilla de diseñador, como los superceñidos Sergio Valentes, con el logotipo de un toro cuernos largos en el bolsillo trasero.

“Creo que los 80 le causaron mucho daño a la ropa del oeste”, opinó Marit Allen, diseñadora de vestuario de “Brokeback Mountain”. “Las ropas eran demasiado vistosas. Realmente perdieron la esencia, que radica en ese ceñido estrecho. Si piensas en Steve McQueen en los años 60 con su ropa vaquera, era un enjuto rufián. Las camisas se habían vuelto muy holgadas, y no debería haber nada holgado en ellas”.

Allen usó camisas de Rockmount, que fue pionera en las camisas con botones de presión y bolsillos dentados, a fines de los años 40, y es una de las últimas compañías del siglo XIX que siguen en operación.

Hoy, Rockmount gana mucho más dinero vendiendo camisas holgadas para vaqueros que recorren las montañas en camionetas.

Allen tomó camisas ceñidas de la nueva colección de diseño clásico de la compañía y las arregló para que se ajustaran a Heath Ledger y Jake Gyllenhaal. Dos de las camisas, una de manta sencilla, la otra de mezclilla, terminaron por convertirse en el símbolo de su desafortunado romance, y se vendieron el mes pasado en eBay por 101 mil 100, dólares con 51 centavos.

Wilson publicó en 1991 un estudio que comparó fotos de vaqueros de ese tiempo, posando y al natural. Halló que, en las fotos con poses, los jóvenes llevaban todos los accesorios vaqueros, para entregársela a una novia o enviarla a la familia en el este, pero que las fotos sin poses contaban una historia de ropas despojadas hasta lo esencial para el trabajo.

“Hay una apariencia de vaquero que es estereotípica, y una verdadera apariencia de vaquero que no es estereotípica”, señaló Wilson.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW