elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Más que nuestro amigo

Marco Antonio Solís entró ayer por la puerta ancha de la nostalgia en uno de los conciertos más vitoreados del año, que se realizó en la Feria Internacional


Publicada 26 de marzo 2006, El Diario de Hoy

Carismático. El Buki ofreció un espectáculo completo, en donde se reunieron miles de seguidores de sus baladas. Foto EDH

Rafael Mendoza López
El Diario de Hoy
vida
@elsalvador.com

El recordado “Buki” demostró que no hay estigmas para la música grupera, que sus canciones pesan cuanto más añejas.

Se plantó en el escenario, puntual en su cita, enfundado en un traje negro y con la seguridad de que tras ese pelo largo y esa barba “hay un gran corazón”.

El gran coro de la noche no paró. Las miles de gargantas de un público variopinto no dejaron de sonar.

Profesionales, obreros, vendedores... todos, indistintamente, cayeron en el letargo de los años 90 y volvieron a ser jóvenes junto a una voz que se mantiene fresca y tan audaz como ha sido.

Del recuerdo

El “Buki” no escatimó en su repertorio. Con reiteradas alusiones al grupo que lo lanzó a la fama, Los Bukis, el mexicano iniciaba sus canciones que en gran medida dejaron un sabor al grupo.

Apasionado. Les puso ese toque romántico que lo ha caracteriza siempre. Foto EDH

“Tu cárcel” y “Y ahora te vas” prendieron la velada del recuerdo aumentando las ansias y el regocijo de todas las almas presentes, avivando la expectativa ante la esperada “Si no te hubieras ido”.

El derroche de coreografía en el escenario también prendió los ánimos, junto a la abundante demanda de bebidas frías.

La conexión entre el respetable y el artista tuvo una especie de reacción a la inversa: era el “Buki” quien iba subiendo el humor en cada tonada, al grado de repetir instantáneamente una de sus canciones más acogidas, “Más que tu amigo”.

Y al final, el broche de oro. “Otra”, “otra”, y la esperada no pudo ser más que “Si no te hubieras ido”.
Misión cumplida, la jornada dejó miles de sonrisas de satisfacción y de alegría.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW