elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Comentando
Chovinismo salvadoreño

Definitivamente, yo creo necesaria una política nacional de medio plazo, para que los ámbitos empresariales y del gobierno aprendan a valorar de manera adecuada y sin chovinismo, lo profesional y artístico salvadoreños

Publicada 26 de marzo de 2006 , El Diario de Hoy

Pedro Roque*
El Diario de Hoy

editorial@ elsalvador.com

Chovinismo significa patriotismo fanático o exaltación desmesurada de lo nacional frente a lo extranjero. Tiene su origen en Nicolás Chauvin, un comediante francés que representaba a un veterano del ejército de Napoleón, fanático por el emperador. Chovinista es alguien que de forma desmesurada exagera las bondades de lo nacional frente a lo extranjero.

Hablando recientemente con una gerente, me contó muy entusiasmada que en su organización hay unos “consultores chilenos”. Le pregunté: ¿Quiénes son? y me contestó: ¡Son unos consultores chilenos muy buenos!… ¿Y qué trabajo están haciendo? le pregunté de nuevo… ¡Son muy buenos me respondió otra vez! Sí, ya entendí que son buenos… ¿Pero qué es lo que están haciendo?... ¿En qué les están ayudando?... ¡Están haciendo una consultoría y vienen desde Chile! me dijo. ¿Pero en qué son especialistas? insistí de nuevo. ¿Qué cambios están implantando? ¡No lo sé muy bien, pues cada vez que vienen tienen reuniones con la dirección y luego se van! ¡Lo que si sé es que el trabajo que están haciendo es muy bueno y muy caro!... ¿Pero en qué consiste lo que están haciendo?... ¿Para qué les va a servir? le pregunté de nuevo sonriente… Al notar mi sonrisa y sentirse molesta por no saber qué contestar me dijo: ¡Sólo he oído que tenemos unos asesores chilenos!...

Entonces le pregunté: ¿Y qué es lo que te hace sentir orgullosa de esa asesoría, que no sabes qué es, para qué sirve y cuánto nos va a costar?… ¡La verdad es que sólo sé que son chilenos y que nos están dando una asesoría muy cara! … Es decir, que de lo que te sientes orgullosa es que en la institución donde trabajas hay unos señores que no son de aquí… le sugerí… Muy pensativa y sonriendo exclamó sonrojándose un poquito: ¡La verdad es que aquí, así somos … cualquier persona que viene de otro país, es más listo, sabe más, tiene más experiencia y hay que pagarle más que a los nuestros! Sí, le respondí, así es aquí, es parte de nuestro subdesarrollo. Y para no seguirla haciendo sentir mal, mejor cambié de giro la conversación.

¿Existe el chovinismo en El Salvador? Yo creo que no. El colmo fue un anuncio promoviendo un seminario, que publicó hace tiempo una conocida institución que se dedica a la formación, en el que para venderlo más caro y ojalá, no para menospreciar a los consultores salvadoreños, decía: “Impartido por consultor extranjero?”... ¿Qué les parece?

De los consultores, los deportistas y los artistas que nos visitan, en todos los medios de comunicación se hace aquí más énfasis en la nacionalidad que en lo que saben y son expertos.

Quizás esto tenga su raíz en una mala costumbre, en la obsolescencia pedagógica de quienes enseñan sobre cómo hacer noticias, o bien, en la falta de autoestima de los salvadoreños.

¿De donde viene esta actitud? Preguntando a diferentes personas me dijeron, entre otras:

1-Complejo de inferioridad. Los salvadoreños que contratan piensan que sólo por ser de otro país, la gente sabe más.

2-Una empresa invita a alguien con capacidad de influir en una decisión a un viaje de estudio y prospección, lo atienden muy bien y unos meses después se hace aquí la contratación sin cuestionar mucho el presupuesto.

3-Los préstamos que reciben las instituciones vienen con recomendaciones sobre los proveedores, pues ya hicieron lo mismo o algo parecido en otros países.

4-Las empresas de otros países recomiendan y venden a las organizaciones proveedoras de préstamos, hacer aquí, lo que ya hicieron en otros países… Esto, en lo profesional.

Pero la valoración de lo extranjero por encima de lo propio, se siente también en los espectáculos. En la Feria y el Gimnasio cuando vienen artistas extranjeros hay más publicidad, cobran caro y se llena. Los de aquí, ni se atreven a presentarse en esos foros porque no van ni doscientas personas.

¡Nadie es profeta en su tierra! Pero para serlo en El Salvador, parece que sólo es necesario no haber nacido aquí. Consultores, artistas, deportistas completamente desconocidos en sus países vienen y se les exalta como si fueran los mejores del mundo.

¿Sería bueno, como en otros países, definir e implantar una política nacional para valorar e incluso repatriar lo “excelente salvadoreño” en lo profesional y lo artístico? ¿Sabemos cuántos salvadoreños hay aquí y en el mundo, que son excelentes artistas y profesionales?
Definitivamente, yo creo necesaria una política nacional de medio plazo, para que los ámbitos empresariales y del gobierno aprendan a valorar de manera adecuada y sin chovinismo, lo profesional y artístico salvadoreños.

*Ingeniero y columnista de El Diario de Hoy.


 

 

elsalvador.com WWW