elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

La Nota del Día
Sin moral ni principios, sólo malas mañas

Al ir a votar el domingo, cada ciudadano debe meditar sobre los antecedentes de los candidatos y lo que ha sido la historia del partido que los propone.

Publicada 12 de marzo de 2006 , El Diario de Hoy

El Diario de Hoy
editorial@ elsalvador.com

La exitosa experiencia de varios países y regiones para pasar de la pobreza al desarrollo la pueden aprovechar los salvadoreños siempre que una mayoría de nuevos y reelectos diputados y alcaldes actúen con patriotismo, sensatez y una medida de sabiduría.

Es esencial no olvidar lo que aconsejaban muchos padres a sus hijos y especialmente a sus hijas: no crean en la gente que ofrece lo que no tiene ni caigan con los zalameros y aduladores. Que no los engañen con el truco del billete premiado o la promesa de matrimonio.

Es de lo más triste que un pueblo se deje embaucar por sinvergüenzas. El señor coronel Chávez anduvo y anda ofreciendo grandezas a los venezolanos, que ahora ven cómo se desvanecen sus libertades con poca esperanza de salvarlas. Y parecidas canciones les cantan los comunistas a los salvadoreños.

¿Cuál es la trayectoria de los comunistas criollos para que alguien crea en los paraísos que pintan? Lo positivo es casi nulo mientras lo negativo pone el pelo de punta. Ellos han quebrado las alcaldías que controlan, son insaciables para sacarle dinero a la gente, destruyeron mucho del país en los años de la locura y vienen perpetrando los peores crímenes desde hace casi cuarenta años.

Lo más terrible y lo que explica sus formas de actuar y sus conductas, es su total carencia de moral y de principios. La única regla válida para ellos es no tener reglas y regirse de acuerdo con la conveniencia y las circunstancias: lo que era malo ayer se puede considerar bueno hoy; se improvisan reglas en el camino y una de las más frecuentes es traicionar a los aliados y amigos. De allí las grandes y frecuentes purgas y expulsiones, que en la época de Stalin significaban el balazo en la nuca. Aquí ya no se matan, pero se cogen a sillazos.

¿Entregarías un hijo a ellos?

En las muchas negociaciones donde han participado comunistas, como fue el caso de las celebradas con los sindicalistas del ISSS, lo de rigor fue que una vez que estaban a punto de alcanzar acuerdos, se ponían nuevas exigencias sobre la mesa. Uno de los grandes vivazos es Héctor Silva, que a última hora plantea nuevas peticiones; en las revueltas cabezas de los comunistas no cabe eso de respetar la palabra empeñada ni hay escrúpulo en repudiar lo que ya se había aceptado. La moral y los principios, lo repiten todo el tiempo, son debilidades de la burguesía.

Lo primero que se derrumba cuando esas bandas se hacen con el poder es el Orden de Derecho, como se manifiesta al pasar de tribunales de justicia a tribunales populares en los que las víctimas son castigadas sin que haya ley que los ampare. Aquí sucede a la inversa: los camaradas jueces liberan a los peores criminales desestimando las pruebas contra ellos, como el caso de los secuestradores capturados con pertenencias de las víctimas y dinero marcado. No cuesta imaginar la situación en que caerían nuestras ciudades al quedar prácticamente a merced de los grupos delincuenciales aliados con los rojos.

Al ir a votar el domingo, cada ciudadano debe meditar sobre los antecedentes de los candidatos y lo que ha sido la historia del partido que los propone. Debe pensar si entregaría sus hijos a esos personajes, o los tomaría de socios en un negocio.

 

elsalvador.com WWW