elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Comentando
Pensionados del IPSFA

Al excluir del Sistema de Ahorro para Pensiones a todos los pensionados del IPSFA, se estaría subsanando el referido vacío de ley, sin comprometer, en ningún momento, los principios de la seguridad social.

Publicada 15 de febreo 2006 , El Diario de Hoy

Francisco Sorto Rivas*
El Diario de Hoy

editorial@ elsalvador.com

Cuando se reformó el Sistema de Pensiones Salvadoreño, a finales de 1996, se integraron bajo una sola regulación los Sistemas Pro-visionales, que se encontraban vigentes en ese momento; para ello, se armonizaron derechos y obligaciones de los trabajadores del sector público y del sector privado, así como muchos aspectos operativos que regían los esquemas de pensión administrados por el ISSS y por el INPEP.

No obstante lo anterior y como ha sucedido en la mayoría de países donde se han implementado reformas estructurales a los sistemas de pensiones, el régimen aplicado a la Fuerza Ar-mada se excluyó de la reforma, atendiendo las características propias del sector, de tal manera que éste siguió rigiéndose por una normativa propia, no integrada al sistema reformado.

En todo caso, el Estado, cumpliendo con su compromiso constitucional, consideró oportuno que los sistemas convivieran de manera independiente, preservando los principios de seguridad social que los inspiraban, de tal manera que los ciudadanos, tanto civiles como militares, gozaran de una red de protección ante el advenimiento de ciertos eventos sociales, como son la vejez, la invalidez y la muerte.

Es comprensible que la Fuerza Armada esté adscrita a un régimen especial, debido a las características de los riesgos que podría enfrentar el sector, en un momento determinado y por la naturaleza de las tareas que realiza.

Por lo anterior, la norma que regula el Sistema de Ahorro para Pensiones excluyó a los cotizantes y pensionados del IPSFA, ya que el Estado había provisto a estos trabajadores de un régimen especial.

Es así que en la Ley del Sistema de Ahorro para Pen-siones, al identificar quiénes eran a los usuarios y beneficiarios de la política pública previsional, el legislador, en el ar- tículo 10, los excluyó de forma explícita.

No obstante lo anterior, por algún motivo, no se aclaró que los excluidos del SAP abarcaba a todos los pensionados del IPSFA, sino que sólo a los inválidos, a pesar que los jubilados también tenían resuelto su estado de necesidad, es decir, contaban con un ingreso sustitutivo del salario que devengaban cuando estaban de alta.

Por esa razón, en las reformas promovidas a la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones, hace unas semanas, el legislador amplió la exclusión, a los pensionados por vejez del IPSFA. Esto significa que, al tener asegurada una fuente de ingresos para el retiro y hallarse trabajando, por su libre elección, el jubilado bajo dependencia laboral no tendría por qué cotizar a un sistema de pensiones, a fin de optar por un beneficio social del cual ya disfrutaba.

Con esta reforma se estaría haciendo, entonces, una especie de equiparación con el pensionado del SAP, que al continuar trabajando, deja de cotizar obligatoriamente al sistema.

Ahora bien, esto no significa que un pensionado previsor y con recursos financieros, no pueda adquirir un programa de retiro complementario con una sociedad de seguros, por ejemplo; sin embargo, el Estado no tendría por qué obligarle a hacerlo.

Al excluir del Sistema de Ahorro para Pensiones a todos los pensionados del IPSFA, se estaría subsanando el referido vacío de ley, sin comprometer, en ningún momento, los principios de la seguridad social, independientemente de la naturaleza del trabajo que realizan las personas aseguradas.

*Economista.

elsalvador.com WWW