elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Corte pide acatar ordenanza

San Salvador. Voceros del Órgano de Justicia explicaron que el amparo a la empresa Gigantografía manda que ésta se tiene que apegar a los requisitos de la alcaldía


Publicada 1 de septiembre 2005, El Diario de Hoy

Calcomanía. En julio autoridades de la comuna identificaron las estructuras como ilegales. Foto EDH


Regina Miranda
El Diario de Hoy

metro@elsalvador.com


La Corte Suprema de Justicia (CJS) dio a conocer su posición sobre el amparo otorgado a la empresa Gigantografía de El Salvador, la cual se dedica a la colocación de estructuras para publicidad.

Walter Raudales, jefe de comunicaciones del Órgano de Justicia, explicó que el documento emitido por la institución, con fecha 8 de abril de 2005, no determina que la empresa reinstale las estructuras que la alcaldía de San Salvador les decomisó en 2004.

Según Raudales, la Corte se refiere a que las vallas pueden ser colocadas, una vez que la compañía cumpla con los requisitos que establece el Artículo 23 “A” de la Ordenanza Reguladora de Publicidad del municipio de San Salvador.

“Todo tiene que pasar por la ordenanza municipal. La Corte lo que les dice respecto a su petición (las estructuras) es que tienen que apegarse a la ordenanza. No está diciendo que vayan a poner a lo loco donde quieran”, dijo el vocero.

El 19 de julio de 2005, la comuna capitalina determinó, por segunda ocasión, que varias paredes publicitarias de la empresa Gigantografía estaban en la ilegalidad, debido a que no cuentan con los permisos requeridos.

En esa ocasión, Pilar de Fernández, encargada de la compañía en el país, declaró que los módulos que la municipalidad había rotulado como no autorizados, estaban bajo un amparo del Órgano de Justicia, por lo que la alcaldía no podía proceder a retirarlos.

No obstante, personal de la Corte Suprema de Justicia explicó que esa interpretación no es la correcta.

“Si se dice que la Corte avala las estructuras, las van a poner donde quieran, y no es así”, añadió Raudales.

Pendiente


Pilar de Fernández manifestó anteriormente que los módulos decomisados el año pasado aún se encuentran bajo potestad de la comuna.

Se solicitó una entrevista con ella, para conocer la posición de la empresa ante la declaración, pero se nos comunicó que estaba en una reunión, y que correspondería la llamada, lo cual no ocurrió.

Argumentos sobre el caso

- En 2004 la municipalidad decomisó varias estructuras de la empresa Gigantografía que fueron consideradas como ilegales. En julio de 2005 las identificaron como ilegales nuevamente.
- La empresa presentó a la Corte Suprema de Justicia una petición de amparo.
- Según los voceros del Órgano, se estableció que pueden seguir operando si cumplen con los requisitos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




elsalvador.com WWW