elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

El hielo que no moja

En nuestro país, el uso de hielo seco se vuelve cada día más común para la industria y la medicina. Incluso en el mundo del espectáculo se aprovechan sus propiedades

Publicada 29 de agosto 2005, El Diario de Hoy

Javier Maldonado
jmaldonado@elsalvador.com
El Diario de Hoy
vida@elsalvador.com


Congelar es quizá sólo la virtud básica del dióxido de carbono (CO2), el único gas que puede adaptarse a los estados sólido, líquido y gaseoso.

Sin embargo, sus aplicaciones en diferentes industrias han expandido su popularidad. En nuestro país, esas virtudes han comenzado despertar interés en la utilización de la nieve que se consigue de éste.

Además de ser inodoro, no tóxico, aséptico y carecer de humedad, el “hielo seco” puede servir para congelar alimentos, conservar material de laboratorio y vacunas e incluso para la limpieza en la industria eléctrica.

“Al usar hielo seco, uno se olvida de aquellos sistemas complicados de congelamiento que implican más tiempo, esfuerzo y recursos como el agua”, comenta Sandra de Vásquez, responsable de la aplicación de gases de la compañía Infrasal.

Ojo. Éste se debe manejar bajo supervisión, debido a que es capaz de congelar en segundos. Foto EDH

Vásquez asegura que aunque esta opción se utiliza en naciones desarrolladas en múltiples aplicaciones, en el país se limita a la industria médica, de alimentos y de confección de piezas industriales.

La experta explica que esta opción podría reducir la contaminación ambiental y el uso de químicos, además de mejorar las condiciones de trabajo, sobre todo cuando de mantenimiento y limpieza de maquinarias se trata.

“Si usted somete el mantenimiento de una maquinarias con presión y arena, logra retirar el moho y grasa, pero lacera y desgasta las piezas.

Pero si lo hace con hielo seco consigue, con la nieve pulverizada y la presión de aire, congelar y retirar las impurezas con menor esfuerzo y sin solventes o abrasivos”, dice.

¿Y en espectáculos?

Elizabeth Rodríguez, también de Infrasal, detalla que en el mundo del entretenimiento, este gas sirve para generar efectos especiales, como el humo que emanan de las ollas de las burbujas o ambientes de terror en el cine y el teatro, o atmósferas de humo en discotecas o conciertos.

Terrorífico. El cine y las discotecas lo usan para lograr ambientes. Foto EDH

Pero advierte que se debe utilizar con supervisión previa y bajo condiciones óptimas de ventilación y seguridad.

“Si nosotros nos sometemos al hielo en un ambiente cerrado, el CO2 no es venenoso, no es tóxico, lo que hace es que desplaza en el aire. Baja los niveles de oxígeno, por eso hay que tratarlo con precaución”.

Pero son muchas más sus virtudes que sus desventajas.

Por ejemplo, se puede utilizar de manera práctica en un viaje a la playa o cuando hay apagones.

Cuatro libras de éste pueden mantener el frío durante ocho horas antes de evaporarse.

La industria. Conserva más tiempo que el hielo de agua. Foto EDH

Una alternativa

- Es indispensable en la contracción de metales cuando se busca un ajuste exacto de piezas para maquinarias.

- Posee una temperatura de -78.6 grados centígrados.

- Es utilizado en compartimientos especiales para transportar alimentos, vacunas, órganos para trasplantes humanos, tejidos y sangre.

- En los aviones se usa para transportar la comida de cada vuelo.

- No es tóxico y tampoco posee olor. Pero se advierte a quienes van a utilizarlo que realicen operaciones en ambientes ventilados y que no toquen directamente la nieve, sino con guantes. Eso ayuda a evitar quemaduras por bajas temperaturas.

- Una libra de este gas siolificado cuesta alrededor de un dólar.

- Si desea información adicional, consulte al mail: infrasal-aplicaciones1@salnet.net o llame a los teléfonos 2234-3200.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW