elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

El garrobo, un alimento espinoso

La carne es saludable y nutritiva. La ley autoriza la que se extrae de granjas especializadas

Publicada 28 de julio 2005, El Diario de Hoy

Asado. Debe lavarse con hojas de guayabo y cascaras de limón para que se elimine el olor que poseen. Foto: EDH


Leticia Serrano
letyserrano@elsalvador.com
El Diario de Hoy

vida@elsalvador.com

Comer carne de garrobo es un dilema. Muchas personas ni siquiera se les cruza por la mente degustar un animal silvestre, escamoso, que se devana por el suelo y se alimenta de cualquier cosa.

Los de gusto menos selectivos se desviven por deleitar un consomé y una porción de ésta.

Este grupo es el que considera que esa comida actúa como energizante y tiene efectos curativos contra las enfermedades cancerígenas. Los más osados salen al bosque a cazarla, y de paso, se llevan un armadillo o cuzuco.

¿Que tan saludable es el consumo de este tipo de carne? ¿La ley salvadoreña lo faculta?
La nutricionista Thelma Escobar de Díaz responde a la primera interrogante de manera afirmativa. Explica que por ser de la familia de los herbívoros, posee un bajo contenido de colesterol.

Carne fresca. En los supermercados la distribuyen. La libra cuesta siete dólares. Foto: EDH

“No lo encuentro desapropiado el consumo de este alimento, por el contrario, lo recomiendo porque son carnes de animales vegetales ricas en proteínas, al igual que el conejo y el cuzuco”, aclaró.

El ingeniero Ricardo Vaquero, representante del Cites, una entidad del Ministerio de Agricultura que vela por la exportación de este tipo de productos, confirma que la carne de garrobo no es dañina.

Advierte que no es recomendable consumir el tipo silvestre, sino los criados bajo cautiverio.
Vaquero resalta que son alimentados con vegetales, frutas y concentrado, por lo tanto, están libres de adquirir cualquier tipo de plaga, como hongos.

De Díaz resalta, sin embargo, que eso le da a la carne de garrobo un elevado porcentaje de grasa más que la de los silvestres pueden poseer.

El único inconveniente con los animales que deambulan por el bosque es que consumen heces, flores y tigüilote y caulote. Un sitio de Internet resalta que algunos son depredadores de murciélagos y ranas.

A pesar de todo, varios restaurantes y supermercados tienen a disposición de su clientela ese tipo de carne. El MAG desconoce si esos productos provienen de granjas o son silvestres. Alegan que no es competencia de ellos.

Tampoco le corresponde al Ministerio de Salud. Luis Parada, coordinador de vigilancia de la calidad de alimentos, se amparó en el Artículo 95 del Código de Salud para alegar “a nosotros nos compete velar sólo las condiciones de temperatura que se encuentra la carne y vigilar cuando es procesada”, aclaró.

Cuzuco. Es preparado en el Sopón de la Zacamil, con un toque especial al igual que el garrobo. Tel.:2272-4866 Foto: EDH Carne de conejo. Es de alto contenido proteínico. Lo venden en los súper. Es menos consumido que el garrobo.

 


Un producto viajero

Desde 1986, el MAG autorizó zoocriaderos de garrobos en el país. En la actualidad existen alrededor de ocho granjas a nivel nacional, las cuales facilitaron la exportación de 455,502 garrobos juveniles en 2003.

Aunque aún no hay datos que reflejen la cantidad del año pasado –y menos la de éste–, el ministerio asegura que se ha incrementado.

Los países que más lo piden son Francia, Corea, México Inglaterra y Francia. Hay capacidad para exportar, ya que sólo un criadero reproduce un aproximado de 35 mil reptiles.

Estados Unidos, en cambio, se alimenta con el consomé y carne de garrobo que tres compañías del país comercializan.

Una de ellas es Promundo S. A de C.V. Esta firma ha instalado Exotic Foods, un quiosco ubicado en la séptima etapa de Metrocentro.

Claudia de Chan, la propietaria, explicó que este producto es elaborado a base de animales criados en cautiverio y sin ingredientes artificiales, lo que los hace bajos en calorías.

El Ministerio de Salud recomienda que antes de comprar un producto se asegure que en la lata diga “Reg ogs El Salvador”, es decir, que cuenta con el aval sanitario.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW