elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Clínicas Candray: 60 años de historia oftalmológica

Trayectoria. El Dr. Carlos Candray fundó las clínicas. Después de 60 años, su legado sigue vigente


Publicada 14 de julio 2005 , El Diario de Hoy

Equipo de médicos. Especialistas (de izq. a der.) Sharon de Salinas, Salvador Mena, Luis Arévalo, Ximena de Arévalo, Napoleón Candray, Roberto Saprissa
y Julio Martí Candray. Foto: EDH


Gente & Negocios
El Diario de Hoy

negocios@elsalvador.com


Carlos Humberto Candray fue un joven sobresaliente cuando cursó sus estudios en la Escuela de Medicina de la Universidad Nacional.

Sus notas le hicieron merecedor de una beca para hacer su postgrado en Oftalmología en la ciudad de Boston, Estados Unidos.

Al regresar al país ejerce su profesión con entrega e intensidad de apostolado. Se convierte en pionero de la técnica de trasplante de córnea, una especialidad poco conocida en esos años.

En 1945 fundó la Clínica Candray y, sin pretenderlo, sembró el germen de una empresa familiar identificada con el servicio a las personas que sufren de enfermedades oculares, entre quienes se cuentan pacientes de escasos recursos a los que atiende sin costo alguno.

Su fama creció no sólo por su generosidad, sino también, según consta en periódicos de la época, por el sostenido éxito de sus curaciones.

Aquel mismo año, en la 7a. Calle Oriente de San Salvador, frente al Jardín de Niños, el Dr. Candray fundó el primer Hospital de Ojos en el país.

Dos jóvenes médicos, los doctores Roberto Bracamonte y Ricardo Cea padre, de grata recordación, fueron los primeros en incorporarse a la clínica. En poco tiempo, ambos se convirtieron en prestigiosos profesionales de la oftalmología.

Sede tradicional. Clínicas Candray en San Miguelito contribuye al rescate del Centro Histórico capitalino. Hay, asimismo, una sucursal en la Colonia Escalón. Foto: EDH/

Desde entonces, la Clínica Candray ha sido un centro de formación postacadémica de médicos que pusieron al país en primera línea en esta especialidad en Centroamérica.

El fundador, Carlos Candray, eligió a su sobrino, el también médico Napoleón Candray, para continuar su obra en el centro médico.

Este último realizó estudios de postgrado en la clínica oftalmológica Barraquer, de Barcelona, España.

A su regreso a El Salvador incorporó servicios novedosos con tecnología de punta, que significaron una ventaja económica para los pacientes, como la cirugía sin hospitalización, así como también la división en departamentos para el ejercicio de especialidades, tales como glaucoma, cataratas, enfermedades de la retina y otras.

La clínica cuenta también con eficientes especialistas, tales como el Dr. Salvador Mena, en retina; Dr. Salvador Recinos, en glaucoma; doctores José Alfredo Otero y Julio Martí Candray, cataratas; los doctores Roberto Saprissa, Luis Enrique Arévalo, Xenia de Cornejo y Ximena de Arévalo, en estrabismo.

Continuidad. El doctor Napoleón Candray (de pie), junto a su tío, el doctor Carlos Humberto Candray, fundador de la clínica en 1945. Foto: EDH

Todos ellos cuentan con estudios realizados en el extranjero. Se suman a ellos los doctores Marta Durán, en omeoplastía; Sharon de Salinas, optometrista, especialista en lentes de contacto, y auxiliar del Dr. Napoleón Candray.

La trascendencia de “Los Candray”, como afectuosamente les llaman sus pacientes, continúa con la calidad de atención y profesionalismo.

De igual manera la clínica incluye el servicio en el área de la cardiología, con los sobrinos doctores Orlando Cabrera Candray y Marcial Cabrera Candray.

La misión de mantener el prestigio, la confianza y la experiencia logrados por el Dr. Carlos H. Candray, fallecido en 1989, es uno de los objetivos de su sobrino Napoleón, quien actualmente dirige la clínica.

En el futuro próximo se incorporarán sus hijos, los doctores Alejandro y Carmen Elena Candray, quienes con su sobrino, el Dr. Julio Martí Candray, representan la tercera generación de Los Candray en la medicina salvadoreña.


Instan a cuidar la salud de los ojos

La retina es, entre las estructuras del ojo, la más frágil y vulnerable a las agresiones infecciosas y enfermedades sistémicas como la diabetes, que pueden afectar la vista de manera irreversible.

Tecnología. El Dr. Mena atiende a pacientes con equipo moderno. Foto: EDH

Así lo afirma el doctor Emmanuel Salvador Mena, quien recomienda medidas preventivas de higiene ocular y de reducción de riesgo de lesiones en los ojos, así como el diagnóstico temprano de posibles enfermedades.

Desde 1997, el doctor Mena es parte de Clínicas Candray, donde se desempeña como especialista en enfermedades de la retina.

Después de realizar una especialización en México que duró tres años, regresa al país para dar alivio a miles de pacientes y practicar cirugías de retina y del humor vítreo, las que hasta ese momento no se habían llevado a cabo con equipo de alta tecnología.

El médico reitera que, sin los instrumentos modernos y la adecuada infraestructura física, no se podrían tratar padecimientos como éstos.

Asimismo, el doctor Mena afirma que ha sido un proceso largo el que ha permitido que en las Clínicas Candray haya médicos con subespecialidades. “Han sido las mismas enfermedades las que nos han exigido crear estas nuevas áreas”.

En el caso de las enfermedades de retina, detalló que, con los avances tecnológicos y los conocimientos teóricos actuales, ha podido realizar cirugías que antes no habría sido posible llevar a cabo.

Doctor Napoleón Candray
Inició su escuela en el mundo de la oftalmología junto a su tío, el doctor Carlos H. Candray. Sus colegas aseguran que mantiene la humildad, solidaridad ante el dolor y la devoción por ayudar a sus pacientes como lo hacía su tío. Los médicos y empleados de la clínica comparten la misma entrega y espíritu de servicio. Foto: EDH/ Rene Rodriguez

“Con cada paciente se obtienen grandes experiencias y es gratificante cuando se logra dar a éstos ayuda oportuna y tratamiento adecuado”, afirmó.

Al hablar sobre su relación profesional con el doctor Napoleón Candray, no duda en afirmar que éste es un gran conocedor de las enfermedades oftalmológicas.

“Está siempre abierto a nuevas opiniones, tratamientos y cirugías en diversas especialidades”.

Agregó que el doctor Candray también se caracteriza por creer plenamente en el potencial de jóvenes médicos que trabajan en las Clínicas Candray, la cual constituye un espacio abierto para iniciar sus carreras y desarrollar sus especialidades.

El equipo de médicos atiende a sus pacientes en dos sedes, la del Barrio San Miguelito y en la Colonia Escalón.

Se mantienen los objetivos

“Atendemos a pacientes de toda condición económica, pero la mayoría son los muy necesitados. En general, mantenemos una relación cercana con los pacientes”
Doctor Napoleón Candray, presidente de la Junta Directiva.

“Muchos, entre ellos mi padre, hemos aprendido a ayudar a los pobres, como lo hacía mi tío abuelo Carlos. Él ayudaba a todo el que podía, incluso a extranjeros”.
Dra. Carmen Elena Candray, hija del Dr. Napoleón Candray

“Es un orgullo ser parte de la tercera generación de una empresa familiar que ha logrado mantenerse firme, a pesar de los momentos difíciles del país”
Doctor Julio Martí Candray, sobrino del Dr. Napoleón Candray

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


elsalvador.com WWW