elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Se contamina el aire, agua y suelo

Daños. Los desechos sólidos a cielo abierto son catastróficos para la población


Publicada 4 de julio 2005, El Diario de Hoy

Drama. Los pepenadores se exponen a contraer enfermedades al hurgar la basura.Foto EDH / Wilton Castillo

Rhina Ventura
El Diario de Hoy

metro@elsalvador.com


Los promontorios de basura sin ningún tratamiento contamina el manto friático, la atmósfera y el entorno ambiental.

Esto es precisamente lo que está sucediendo en el botadero de Tonacatepeque, ya que los desechos sólidos que allí se depositan a diario se descomponen por sí solos.

Regulaciones de Medio Ambiente
- Para los botaderos a cielo abierto, el Ministerio de Medio Ambiente ha establecido regulaciones vigentes hasta la fecha.
Entre las más relevantes se encuentran:
- Cubrir los desechos sólidos a diario con tierra, para reducir los malos olores en la zona y evitar enfermedades.
- Eliminar la quema en los botaderos para no contaminar el aire.
- Construir obras de drenaje perimetral, para desviar el fluido de los lixiviados.
- Liberar las vías de acceso, para impedir que la basura se riegue en las calles aledañas a los botaderos.
- La alcaldía de Tonacatepeque ha pedido ayuda técnica
al Ministerio de Medio Ambiente para darle el tratamiento adecuado a la basura.
- Según la Ing. Mercedes Herrera, técnico de la Unidad de Producción más Limpia del Ministerio de Medio Ambiente, la asistencia técnica se les dará a finales de este año.
- Mientras tanto, la comuna dice que enterrará los desechos.

César Valencia, coordinador de atención al medio ambiente de Sibasi Ilopango norte, sostiene que al no darle tratamiento a la basura genera lixiviados que van a parar a los mantos acuíferos.

De hecho, aledaño al botadero de Tonacatepeque existe una caída de agua que sirve como fuente de abastecimiento cuando falta el líquido en la lotificación Santa Eduviges y residencial Altos del Tejar.

Además, se da el fenómeno de pirólesis, en el cual la basura se enciende sola al generar gases.

Estos se mezclan con el aire y en los humanos pueden ocasionar enfermedades respiratorias.

Los botaderos también se convierten en focos generadores de enfermedades, las cuales son transmitidas a la población por los insectos y roedores que se crían entre los desechos.

Por su parte la Unidad de Salud del municipio ha tomado algunas medidas para ayudar a la población. Así realiza fumigaciones e inspecciones en las áreas aledañas.


Alcaldía dice que enterrará desechos

Adrián Ayala, alcalde de Tonacatepeque, asegura que la basura no es un problema exclusivo de su municipio.

Alcalde. Adrián Ayala. Foto EDH

En el caso del botadero del cantón El Rosario, el problema radica en que está muy cerca del casco urbano.

Ayala afirma que es falso que otros municipios lleguen a depositar la basura en la localidad.

“Si fuera así ya lo sabría. La gente siempre especula, pero nosotros no hemos encontrado a nadie en el botadero”, añade.

Acciones

El munícipe afirma que la comuna tomará algunas medidas, entre ellas harán que los camiones descarguen dentro de la propiedad. Esto evitará que los desechos se rieguen en la calle.

Además, aseguró que en los próximos días se empezará a capiar con tierra la basura una vez por semana.

Esta medida se realizará mientras no se concretice el proyecto de la microrregión, en la que participarán los municipios de Guazapa, Aguilares, San José Guayabal y Tonacatepeque.

Ayala busca construir un relleno sanitario, para lo que se pedirá la ayuda del Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL).

Por el momento sólo se ha hecho un diagnóstico. Falta asegurar los fondos para realizar el proyecto.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



elsalvador.com WWW