elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

El Salvador en perspectiva
La democracia en El Salvador

La participación del pueblo en el gobierno es para defender sus intereses, pero cuando esa participación se corrompe y se usa para explotar al pueblo en vez de servirlo, sus efectos son negativos

Publicada 3 de julio 2005, El Diario de Hoy

Mario Rosenthal*
El Diario de Hoy
editorial@ elsalvador.com


Democracia, de acuerdo con su definición en el diccionario de la Lengua Española, es el sistema político que facilita la participación del pueblo en el gobierno. Hemos leído que el catedrático en Ciencias Políticas de la Universidad de Salamanca, España, Dr. Manuel Alcántara, en un estudio preparado conjuntamente con la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), da a entender que los electores salvadoreños no se sienten representados en el Gobierno.

De la opinión del Dr. Alcántara, que fue expresada a los socios e invitados de Fusades en un almuerzo en un hotel capitalino, se podría deducir que su conclusión es que la democracia, como en todo el resto del mundo, no funciona a la perfección en El Salvador.

Copias del extenso estudio, que tardó más de un año en su preparación, circularán entre todas las instituciones y organizaciones vinculadas con la política en el país, y se espera que sirva de fondo para diálogos y discusiones para perfeccionar la democracia en el país. El Dr. Alcántara explicó que el estudio no es un recetario, sino una serie de recomendaciones para mejorar la democracia en el país.

Democracia es una de las etiquetas políticas que ha sido más abusada desde que Platón escribió “La República”, y en tiempos modernos muchos gobiernos alegan que han cumplido con la premisa para llamarse democráticos, jactándose falsamente de la participación del pueblo en el gobierno, cuando la realidad es que únicamente sus partidarios ocupan puestos como funcionarios y legisladores. Es innegable que este sistema es lo que rige en muchas partes.

La democracia es un proceso y para analizar sus beneficios y fallas es necesario salir del tema de la política y entrar en los campos en que se basan la Filosofía, la Psicología, la Historia, la Sociología y las distintas ramas de la Antropología, es decir, casi todo lo que se conoce del hombre y el desarrollo de la civilización.

En el poco espacio de que disponemos no es posible tratar la vastedad del campo, pero sí podemos enfocar un solo punto que es básico para el desarrollo del proceso democrático y en que el hombre ha avanzado enormemente en lo que es la libertad. Lo curioso es que la libertad que ha conquistado el hombre para implantar el proceso de la democracia es la misma fuerza humana que socava la democracia.

La participación del pueblo en el gobierno es para defender sus intereses, pero cuando esa participación se corrompe y se usa para explotar al pueblo en vez de servirlo, sus efectos son negativos. No se puede negar que esto es lo que pasa en mayor o menor grado en muchas democracias.

No obstante, la democracia se acepta y funciona, aunque no es perfecta, porque después de muchos siglos ha demostrado que es el mejor sistema que tenemos.

La democracia y la libertad individual han caminado de la mano, y cuando un Estado ha optado o sufrido la imposición de un sistema totalitario, comunista o socialista, el resultado en tiempos modernos ha sido la supresión de la libertad.

Por lo contrario, desde que la democracia comenzó a evolucionar en los primitivos estados-ciudades, las polis, en Grecia, alrededor de 600 AC, su impulso y motivación ha sido derribar las monarquías y dictaduras, y en tiempos modernos el totalitarismo, que son la única alternativa de la democracia y el resultado inevitablemente es el caos.

Esto requiere una ciudadanía con gran respeto a las leyes y un alto grado de disciplina. La formación y educación de una ciudadanía preparada para ejercer y mantener la democracia, está incorporada entre las recomendaciones del estudio de Fusades y del Dr. Manuel Alcántara, para defender y fortalecer la democracia en El Salvador.

*Escritor y columnista de El Diario de Hoy.



elsalvador.com WWW