elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Revisarán colección Cipotes

Materiales desfasados. Los docentes se quejan de que los textos oficiales ya no responden al nuevo modelo de enseñanza. Educación prevé llevar nuevas ediciones al aula en 2007.


Publicada 23 de junio 2005 , El Diario de Hoy

Básicos. Carla Estéfany López, de la Escuela Antonio Najarro, utiliza uno de los ejemplares habituales. Foto EDH

Susana Joma
El Diario de Hoy

nacional@elsalvador.com


Mientras los docentes de las escuelas públicas son llamados con insistencia para aplicar los nuevos métodos y tecnologías para la enseñanza, la realidad apunta que muchos tienen limitantes que no los favorecen para cumplir esa petición como la falta de textos modernos.

“Ya es tiempo que los actualicen”, advirtió Alex Villafuerte, director del centro Escolar Joaquín Rodezno, al referirse a los libros de “La Colección Cipotes”, que se introdujeron en las aulas en la pasada reforma educativa.

“Me parece importante (el cambio) porque la realidad social está cambiante y, sobre todo, la educación que está ceñida por la ciencia, el arte y la cultura”, sostuvo.

Sabedora de la situación, la ministra de Educación, Darlyn Meza, informó que en este momento gestionando un préstamo con el Banco Interamericano para incorporar la reedición de los textos oficiales con un nuevo enfoque, en las cuatro asignaturas básicas.

“Como mínimo en los de primero a sexto grado, para garantizar coherencia con el nuevo modelo sobre competencias”, indicó.

Estima que se invertirán ocho millones de dólares para unos cuatro millones de libros de texto, pero en este momento están revisando el tema de la licitación. “Esperamos tener libros de texto nuevos en las aulas en el año 2007”, aseguró la funcionaria.

Otro docente, Ivón Urquilla, del Centro Escolar Bosques del Río, en Soyapango, externó que los cambios curriculares deben ir aparejados con modificaciones en los textos escolares.

Más de un maestro se queja de que en su institución son insuficientes y que, además, los contenidos no están desarrollados en el orden que llevan los programas de estudio, lo que motiva a usar libros que se venden en el mercado.

Sin embargo, el profesor Carlos Alberto Saz, de la Academia de la Lengua en El Salvador, advierte que los profesores y padres deben tener cuidado con esos apoyos extras porque, en algunos casos, “son libros que contienen redacción indebida, errores de ortografía, de sintaxis, abuso de mayúsculas y están mal impresos”.

Saz explica que, con las nuevas normas académicas, los libros de la Colección Cipotes también deben ser sujetos de revisión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


elsalvador.com WWW