elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

El primer celular era todo un ladrillo

Telefonía. La tecnología se desarrolló en 1973, pero no se comercializó hasta 1984


Publicada 14 de mayo 2005 , El Diario de Hoy

Pionero. Rudy Krolopp fue el jefe de diseño del aparato.  Fotos EDH


Chicago
El Diario de Hoy

negocios@elsalvador.com


Aquel “ladrillo” pesaba casi un kilogramo, ofrecía menos de media hora de duración de la batería por cada recarga y se vendía nada menos que en 3 mil 995 dólares.

Pero en 1984, nadie se habría atrevido a decir que el aparato era voluminoso o que su precio no estaba justificado por las ventajas que ofrecía.
Ese año, muchos consumidores formaron fila para adquirir el primer teléfono celular en cuanto saliera al mercado.

Evidentemente, tampoco Rudy Krolopp ve con desdén aquel aparato.
Krolopp fue el jefe de diseño del Motorola DynaTAC 8000X. El ingeniero jubilado, quien tiene actualmente 74 años, siente todavía que se le eriza la piel cuando piensa en el DynaTAC.
“Un puñado de hombres hicimos algo que fue realmente importante”, dice.
El ladrillo tardó más de una década en llegar al mercado.

Krolopp fue reclutado para el proyecto por Martin Cooper, quien dirigió las iniciativas de investigación y desarrollo de Motorola en las tecnologías inalámbricas y fue considerado el padre del teléfono celular por Robert Galvin, entonces director general de la compañía.

Los nombres de Cooper y Krolopp figuran en la patente original, junto con el de John Mitchell, ex jefe de la división de comunicaciones de la empresa.

La creación

“Marty me citó en su oficina, un día de diciembre de 1972, y me dijo: ‘Tenemos que construir un teléfono celular portátil’, recuerda Krolopp. Yo le pregunté: ‘¿Qué diablos es un teléfono celular portátil?’ ”

Había poco tiempo para discutir. Krolopp y su equipo recibieron un plazo de seis semanas para presentar un modelo que funcionara.

La urgencia se debía a que la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) deliberaba sobre si permitiría que AT&T instalara una red para suministrar el servicio inalámbrico a los mercados locales. La compañía telefónica contemplaba la posibilidad de fabricar aparatos sin cables, y Motorola no quería quedarse atrás.

Tras la reunión con Cooper, Krolopp reunió a su equipo de diseño y construyó un prototipo.
El ex directivo record que cuando lo presentaron , todos expresaban sorpresa por ver cuán pequeño era el teléfono. “Sólo había ocho personas en la habitación. Cooper dijo: ‘Si alguien no cree que esto pueda ser fabricado, abandone la sala’ ”.

Nadie lo hizo, pero debieron transcurrir otros 10 años y fue necesaria una inversión de 100 millones de dólares en desarrollo para que el teléfono fuera presentado oficialmente en 1983. El retraso obedeció a la necesidad de construir torres de transmisión e infraestructura celular.

Krolopp dice que el nuevo modelo Razr de Motorola es más avanzado que cualquier aparato anterior, pero representa apenas “la punta del témpano” de lo que podrán hacer los diseñadores de teléfonos.

“¡Vaya si nos hubiera gustado fabricar algo así en aquel entonces!”, dijo Krolopp (AP).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


elsalvador.com WWW