elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Profecías
¿El final de los tiempos?

En el Apocalipsis se da por sentado el triunfo de Cristo sobre la malignidad, actualizada en el aborto, “matrimonios” homosexuales, violencia, relativismo, egoísmo, hedonismo, el fracasado pero aún latente comunismo

Publicada 9 de mayo 2005, El Diario de Hoy



Evangelina del Pilar de Sol*
El Diario de Hoy

editorial@ elsalvador.com

Este artículo no pretende asustar o afligir. Más bien trata de un esperanzador incidente del que fui partícipe, el que por su impactante índole deseo compartir.

Aunque se ha creado una psicosis de temor al Apocalipsis, “apocalipsis” es realmente un género literario que fue muy del momento en los tiempos bíblicos. Éste trataba sobre temas basados en las Revelaciones. Así surgieron bastantes escritos judíos y cristianos que llevaban por título “Apocalipsis” (Revelación). El Antiguo Testamento tiene entre éstos a Moisés, IS 24-27, Zach 9-14, Daniel.

El Nuevo Testamento contiene el de San Juan, cuyos rasgos fundamentales, más que apocalípticos, parecen una “profecía”, como él mismo dice en Ap 1, 3. Al exponerlo, con su comprensión profética de la visión que tuvo, Juan nos da a entender que lejos de temor conlleva esperanza, porque Cristo resucitado es el centro de la historia; el mundo es el escenario en la lucha de la Iglesia encabezada por Cristo, contra las fuerzas del demonio, y nosotros los cristianos somos llamados a dar testimonio.

Dar testimonio de una profecía que recién empieza a cumplirse es mi intención.
El 13 de abril, antes de que el nuevo Papa fuera electo, recibí una noticia publicada en NewsMax, periódico cibernético que puede encontrarse en NewsMax. com

La mencionada noticia al principio no me causó mayor impresión, fuera de llamarme la atención sus múltiples aciertos proféticos hasta Juan Pablo II. Pero el día 19, cuando Joseph Ratzinger fue nombrado Papa, seis días después de recibida dicha noticia, ésta me impactó tan profundamente como sin duda les impactará a ustedes.

Se trata de las profecías de San Malaquías, obispo irlandés fallecido en 1148 y canonizado en 1190 por el Papa Clemente III y dice:

“San Malaquías, de acuerdo con su biografía escrita por San Bernardo de Clairvaux, tenía el don de la profecía, habiendo predicho la hora exacta y el día de su muerte.

“Mientras se encontraba en Roma en 1139, recibió una visión en la que vislumbró a todos los papas desde la muerte de Inocente II hasta el fin de los tiempos.

“Escribió unas palabras en latín acerca de cada Papa y entregó el manuscrito a Inocente II, quien lo depositó en el archivo del Vaticano, donde quedó olvidado hasta 1590 en que se publicó. En ese tiempo, algunos cuestionaron su autenticidad. Desde entonces es objeto de debate.

“Éste contiene 112 profecías, de las cuales reproducimos las que hablan de los más recientes Papas:
“Profecía 108- Las palabras para este Papa fueron “Flos florum” (Flor de flores). El Papa fue Pablo VI. Su escudo de armas incluía tres flores de lis.

“Profecía. 109- “De medietate lunae” (De la media luna). El Papa fue Juan Pablo I. Nació en la Diócesis de Belluno, que quiere decir bella luna, fue bautizado como Albino Luciano (luz blanca) y elegido Papa en agosto 26 de 1978, cuando la luna estaba en menguante.

“Profecía 110- “De labore solis” (Del eclipse solar). El Papa fue Juan Pablo II. Nació en mayo 8 de 1920, durante un eclipse solar. Como el sol que nace en el Este, él nació en el este (en Polonia).

“Las finales dos profecías falta que se cumplan:
“Profecía 111- “Gloria olivae” (Gloria de la oliva). El significado de la oliva no está muy claro. Sin embargo, anteriormente, San Benedicto —no San Malaquías—, profetizó que, antes del final de los tiempos, el Papa electo sería de su Orden —Benedictinos—, conocida también como OLIVETANOS. Él conducirá triunfantemente la Iglesia Católica en su última batalla contra el mal”.

“Profecía 112- Pedro, el Romano, reinará en la última persecución de la Santa Iglesia Católica. Desplazará su rebaño entre muchas tribulaciones. Después, la ciudad de las siete colinas (Roma) será destruida y el Todopoderoso Juez vendrá a juzgar a la gente”.

Asombrosamente, nuestro nuevo Pontífice escoge ser “Benedicto XVI”, cumpliéndose así la 111 Profecía. Él será la “Gloria de la oliva”, (olivetanos), que conducirá la Iglesia triunfante sobre el mal.

En el Apocalipsis se da por sentado el triunfo de Cristo sobre la malignidad, actualizada en el aborto, “matrimonios” homosexuales, violencia, relativismo, egoísmo, hedonismo, el fracasado pero aún latente comunismo, capitalismo despiadado, maras.

Redundando todo en tribulaciones tales como el hambre, sida, extrema pobreza, desintegración familiar, terrorismo, septiembre 11, Iraq..., sin desestimar además los tsunamis y fuerzas naturales.

El impacto mundial causado por la muerte de Juan Pablo II y ascenso de Benedicto XVI al trono de Pedro es indiscutible demostración de que en nuestra Iglesia se verifica el mandato de Jesucristo: “Id por el mundo entero y predicad mi Evangelio, el que crea en éste se salvará, el que no, se condenará”: Mc 16, 15/16.

¿Será pronto la batalla anunciada? ¿Sucederá en veinte años?¿Treinta? “Nadie sabe el día ni la hora”.
Para muchos de mi época, nuestro “final de los tiempos” habrá llegado al fallecer. Pero quedan atrás nuestras descendencias. Ellos, siendo encauzados en las enseñanzas del Señor, podrán ser de los escogidos y presenciar personalmente la aniquilación del mal con la segunda venida triunfal de Jesucristo mismo: “QUE VENDRÁ CON GLORIA A JUZGAR A VIVOS Y MUERTOS Y SU REINO NO TENDRÁ FIN”.

*Columnista de El Diario de Hoy.


elsalvador.com WWW