elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Ex Capres avanza para convertirse en museo

San Jacinto. La segunda fase consistirá en el diseño eléctrico. Ya se están preparando las bases de licitación


Publicada 4 de marzo 2005, El Diario de Hoy

Fachada. El acceso principal de la ex Casa Presidencial luce restaurado luego de las obras realizadas por los profesionales. Foto EDH

Geraldine Varela
El Diario de Hoy

metro@elsalvador.com


Los trabajos para convertir la ex Casa Presidencial en el Museo de Historia Nacional, avanzan a paso lento.

La primera etapa, de restauración arquitectónica, finalizó en julio de 2004 después de seis meses de acuciosos trabajos.

Las obras consistieron en la renovación de pisos, elementos arquitectónicos en madera, herrería (como los barandales) y la colocación de puertas y ventanas nuevas. También se cambió la cubierta del techo, y se colocó una capa de pintura, del color original, en todo el edificio entre otras actividades.

La responsable del proyecto, arquitecta Lorena de Alvarenga, del Consejo Nacional para la Cultura y el Arte, Concultura, asegura que la primera fase devolvió el valor histórico al edificio.

De Alvarenga sostuvo que llegar al color inédito de las paredes no fue algo sencillo. Para ello tuvo que hacerse una cala cromática, es decir, que con mucho cuidado se raspó la pared para quitar cada capa de pintura y saber cuál era el tono original.

La profesional manifiesta que en algunas habitaciones había hasta 14 capas de pintura.
Otra actividad que tardó varias semanas fue la colocación de pisos. Así lo manifiesta Lily de Alvarenga, encargada de museos de Concultura.

“Cada presidente que ocupó la Casa Presidencial estampó su estilo propio. En esta primera etapa se quitó todo eso y se dejó el que originalmente tenía la infraestructura”, agregó.

Tarea minuciosa. Las labores han sido realizadas por conservadores y museólogos. Foto EDH

Según De Alvarenga, en algunas salas no fue posible recuperar el ladrillo original, por lo que tuvo que recurrirse al trabajo de artesanos que copiaron con exactitud el diseño y color de los mismos.

La arquitecta de Alvarenga asegura que ya se están estudiando las bases de licitación para la segunda fase, que consistirá en el diseño eléctrico.

Cuidado en cada detalle

Los responsables del proyecto han tratado que las piezas reconstruidas sean lo más parecidas a las originales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



elsalvador.com WWW