elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Secuestrador se fuga del Rosales

Culpa. Los celadores admiten que lo dejaron solo un momento. El descuido les ha costado la libertad a ellos


Publicada 19 de febrero 2005 , El Diario de Hoy

Archivo. Sergio Antonio Lucero, en abril de 2003, cuando fue condenado por secuestro.Foto EDH

Jorge Beltrán
El Diario de Hoy

nacional@elsalvador.com


Sergio Antonio Lucero Alas, condenado a más de 20 años de prisión por varios secuestros, se fugó del hospital Rosales ayer al mediodía.

El convicto, de 37 años, aprovechó un descuido de uno de los custodios para huir. La policía inició la búsqueda, pero al cierre de esta nota (6:00 p.m.) aún no había resultados.
Los dos carceleros bajo cuya responsabilidad estaba la custodia del secuestrador están detenidos en la delegación Centro de la policía.

Lucero Alas participó en varios secuestros de empresarios salvadoreños, entre ellos el de Herbert Molina Cromeyer, quien fue asesinado pese a que se pagó un rescate, según informó ayer el subdirector de investigaciones de la policía, Douglas Omar García Funes.

Descuido

Lucero estaba desde el jueves en la sala de recepción de pacientes, con suero endovenoso. Sería ingresado ayer por complicaciones de la diabetes que padece.

De acuerdo con uno de los custodios, ellos tomaron la vigilancia de Lucero ayer poco antes del mediodía.

Pasadas las 12:00 m., entre ambos pactaron que uno fuera a almorzar a un chalé cercano, mientras el otro cuidaba al convicto.

Pero Lucero aprovechó cuando el custodio que lo vigilaba fue al baño por lapso de entre dos y cuatro minutos. Cuando el vigilante penitenciario salió del baño, el convicto se había esfumado.

Los custodios dijeron a El Diario de Hoy que no habían esposado a Lucero “por razones de humanidad”, pues este aparentaba estar muy enfermo.

“Está todo seco (flaco) y no puede andar ligero. Yo tengo fe que rápido lo van a recapturar; además necesita tratamiento para la diabetes”, sostuvo uno de los carceleros detenidos.

Los celadores desconocen si alguien lo ayudó a escapar. Aseguran que en cuanto se percataron de la fuga, lo buscaron por los recovecos del hospital y en los alrededores. No lo hallaron.

Lucero Alas estaba recluido en el centro penal La Esperanza, conocido como Mariona. Fue condenado en abril de 2003.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


elsalvador.com WWW