elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Un llamdado
¡Por favor, respeten nuestros parqueos!

Apoyemos todos esta causa, así como lo hicimos días atrás en la Teletón, no sea que, debido a un accidente la vida cambie en un segundo y sea usted el próximo que necesite estos parqueos especiales.

Publicada 17 de febrero 2005, El Diario de Hoy


Claudia G. Aguirre
El Diario de Hoy

claudiaaguirre@alumni. esen.edu.sv

La Teletón unió a todos los salvadoreños para alcanzar una meta que beneficiará a todos aquellos niños y adultos que tienen alguna capacidad especial. Quienes contribuyeron para lograrlo deben sentirse orgullosos y satisfechos, pues, gracias a ellos, el futuro de todos estos niños va a ser mejor. ¡Qué lindo sería que todos los días, como en la Teletón, se diera en el país especial atención a las personas con capacidades especiales!
Desde hace quince años formo parte de las personas que tienen algún impedimento físico.

Cuando tenía once años tuve un accidente, por lo que ahora uso silla de ruedas. Ha sido una prueba difícil que ha impactado mi vida, pero, gracias a Dios y al apoyo de mi familia y amigos, he logrado salir adelante, y nunca me he dado por vencida ante los obstáculos.

Al contrario, sé que Dios tiene un propósito en mi vida. Me he puesto metas que he alcanzado, entre ellas, haber salido graduada de la ESEN de licenciada en Economía y Negocios y trabajar en mi propia empresa.

Ser una persona con una capacidad especial en este país es sumamente difícil, aunque últimamente hay mayor interés y apoyo hacia nuestras necesidades, con la creación de más puestos laborales, infraestructura que cumple con las normas establecidas, como rampas, ascensores y espacios de parqueo reservados.

Pero a pesar de todo este esfuerzo, hace falta hacer conciencia en los ciudadanos que irrespetan todo tipo de señalización y que, aun sabiendo que están violando una ley, actúan con la mayor naturalidad del mundo.

En repetidas ocasiones he vivido en carne propia estos abusos de personas de las que, por el carro que manejan o la ropa que usan, se esperaría una educación, una cultura y un sentido de respeto hacia los demás como para no estacionarse en un espacio reservado para los que usamos silla de ruedas.

Es de agradecer que haya parqueos especiales para quienes los necesitamos y campañas en los periódicos enseñando el buen uso de éstos. Lastimosamente, la mayoría de las veces (por no decir ¡todas!), estos parqueos no se respetan.

Sólo quien realmente tiene la necesidad sabe lo frustrante que es ver los parqueos usados por personas que no los necesitan. No terminaría de contar las experiencias que he vivido en restaurantes, hoteles, supermercados, centros comerciales, cines y otros lugares en los que siempre los parqueos están ocupados por jóvenes o adultos sin ningún impedimento físico.

Y lo más increíble es su reacción cuando se les pide que muevan sus carros, pues no tienen derecho a estacionarse ahí. La mayoría se molesta por tener que buscar otro parqueo, sabiendo que están irrespetando una señal. Otros simplemente no quitan su carro, y los que lo quitan, lo hacen de mala gana, sin mostrar el más mínimo remordimiento o arrepentimiento por haber hecho que quien sí lo necesitaba se parqueara en un lugar más lejos de la entrada o diera vueltas por varios minutos, en espera de que ellos se dignaran a desocuparlo.

He tenido la oportunidad de vivir en Estados Unidos, y es increíble el respeto para este tipo de señales en los estacionamientos. Ya sea porque desde muy temprana edad se educa a los ciudadanos para que respeten las necesidades de los demás, o porque las multas para quienes se apropian de estos parqueos son sumamente altas.

Es mi deseo, y el de todos los que están en una situación como la mía, el enseñar a la gente a respetar este tipo de señales, porque sólo hasta que uno tiene la necesidad de ocupar estos espacios, sabe lo triste y frustrante que es ver que otros, que no los necesitan, los usurpen.

Apoyemos todos esta causa, así como lo hicimos días atrás en la Teletón, no sea que, debido a un accidente la vida cambie en un segundo y sea usted el próximo que necesite estos parqueos especiales.
*Licenciada en Economía y Negocios.

elsalvador.com WWW