elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Un llamado
Indocumentados en su propia tierra

La nueva normativa será acompañada con una campaña de divulgación y concientización, para que todos los padres de familia que tienen hijos sin asentar en los respectivos registros puedan hacerlo gratuitamente.

Publicada 10 de febrero 2005, El Diario de Hoy

Miriam Mixco
El Diario de Hoy

miriammixco@hotmail.com

Es frecuente oír que muchos salvadoreños residen sin documentos en Estados Unidos, pero pocos nos percatamos de que en nuestro país existen alrededor de 600 mil personas que viven indocumentadas. Esta inexistencia legal tiene repercusiones de toda índole.

“Ha caminado por esta vida nueve años sin ninguna identidad legal, aunque todos la conocen como Ruth Noemy… Aunque al igual que sus hermanos llegó a un hogar carente de abundancias, no comparte con ellos un privilegio, el de existir, el de ser alguien a quien las leyes salvadoreñas reconozcan como ciudadana con derechos, entre ellos, contar con un nombre y una nacionalidad”. (El Diario de Hoy, domingo 9 de enero de 2005).

Este periódico ilustró muy bien este problema en un reportaje titulado: “Vivir en el anonimato”, que afrontan miles de salvadoreños que por diversas circunstancias (pobreza y, sobre todo, descuido) no existen, legalmente, porque no han sido asentados en el Registro del Estado Familiar de las alcaldías.

La Constitución de la República, en su Artículo 36, inciso 3, establece que toda persona tiene derecho a tener un nombre que le identifique.

La Convención sobre los Derechos del Niño, por su parte, estipula como un derecho del infante que sea inscrito de inmediato después de su nacimiento, a tener un nombre, adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y ser cuidado por ellos.

Para ayudar a resolver este problema, a través de una ley especial transitoria que se encuentra en estudio en la Asamblea Legislativa, se facilitará la inscripción del nacimiento de los menores de edad, que no han sido asentados en el Registro del Estado Familiar respectivo, para garantizar de esta manera su identidad.

En mi calidad de presidenta del Registro Nacional de Personas Naturales (RNPN), he reiterado, ante nuestros legisladores, diferentes organismos, medios de comunicación y a la opinión pública en general, la urgente necesidad de contar con esta ley. Los indocumentados en nuestro país representan el 9.8 por ciento de la población del país.

No tienen derecho, por ejemplo, a asistir a clases, y en los casos en que es posible que asistan a la escuela, no pueden recibir un diploma.

La legislación permitirá que el RNPN efectúe los asientos, se lleve el registro de nacimientos, y que su inscripción no cause el pago de derechos o multas de ninguna especie.

Muchas familias, en especial en el área rural, dejan para “después” el asentamiento de sus hijos. Años más tarde, cuando quieren cumplir con esta obligación, les informan que tienen que pagar una multa, la cual, por lo general, no pueden cancelar.

Muchos padres de familia se dan cuenta de la dimensión del problema hasta que van a matricular a sus hijos en kinder o primer grado. En las escuelas les piden la partida de nacimiento. Algunos optan por mentir: “He perdido la partida, pero pronto iré a la alcaldía a sacarla”.

Otros suplican a los directores que permitan estudiar a sus hijos, y algunos reconocen de inmediato su descuido e intentan solucionarlo.

La nueva normativa será acompañada con una campaña de divulgación y concientización, para que todos los padres de familia que tienen hijos sin asentar en los respectivos registros puedan hacerlo gratuitamente en el Registro Nacional de Personas Naturales. Pero es importante indicar que será de carácter temporal (su vigencia durará dos años), por lo que habrá que hacer esfuerzos para no dejar para última hora esta oportunidad y evitar pedir prórrogas a la ley.

También es vital dejar en claro que la legislación no se prestará a fraudes, y que todo aquel que intente registrar a un niño para otros fines tendrá que someterse a la justicia y será castigado conforme a las leyes.

Es por ello que cuando se descubra o existan fuertes indicios de falsedad en la documentación o información proporcionada y se detecte la posibilidad de que ha infringido la normativa penal, se avisará a las autoridades para los efectos conducentes.

Sé que, como padres de familia, queremos a nuestros hijos. No desperdiciemos esta facilidad y demos una prueba de amor a nuestros pequeños, cuyo nacimiento no ha sido asentado en el Registro del Estado Familiar respectivo, para que puedan tener un nombre, asistir a la escuela, existir legalmente, y, cuando sean adultos, tengan derecho a obtener su Documento Único de Identidad, casarse o salir del país.
*Presidenta del Registro Nacional de las Personas Naturales

elsalvador.com WWW