elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Atienden parto bajo el puente Agua Caliente

Con la ayuda de miembros de Cruz Azul, una indigente dio a luz un varón

Publicada 28 de diciembre 2004, El Diario de Hoy

Ronald Jovel
El Diario de Hoy

nacional@elsalvador.com

No nació precisamente en un pesebre, pero las vicisitudes de la siguiente historia recuerdan a los textos bíblicos. Socorristas de Cruz Azul Salvadoreña ayudaron a una mujer indigente a dar a luz a su vástago sobre un viejo colchón y bajo el puente Agua Caliente, en Soyapango, a las 04:10 de la madrugada del 25 de diciembre.

Según el técnico de emergencia de la institución, Melvin Eduardo González, quien atendió el parto, recibieron una llamada anónima faltando minutos para las cuatro y se desplazaron al lugar, donde se encontraba la mujer.

“Cuando llegamos ya estaba coronando, la cabecita del niño ya venía para afuera y no nos daba tiempo de trasladarla a un hospital; tomamos la decisión y la asistimos en el instante”, explicó González.

La mujer, quien sólo se identificó con el cuerpo de socorro como Rina Echeverría Alas, de aproximadamente 26 años, dio a luz a un varón, que vino al mundo sin aparentes complicaciones.

“El parto fue normal, le cortamos el cordón umbilical, luego esperamos a que saliera la placenta, le succionamos la nariz, boca y orejas para evitar infecciones”, manifestó el técnico de emergencia.

El socorrista explicó que, por su apariencia (vestida con harapos y el pelo desaliñado), la mujer mora en la calle. A la joven tampoco se le encontró documento alguno ni dio residencia de algún pariente.

Luego del parto, fue trasladada por Cruz Azul al hospital de Maternidad; sin embargo, cuando se intentó contactar a la mujer en ese centro no se encontró registro alguno de su ingreso o paradero.

En sus 30 años de servicio, Melvin Eduardo González asegura que ha atendido más de un centenar de alumbramientos, pero nunca uno en esas condiciones, como el que tuvo que asistir en Navidad.

“Ayudar a que un bebé venga al mundo es algo hermoso, a mí me ha tocado atender diversidad de casos, niños con el cordón umbilical al cuello, pero nunca uno bajo un puente”, aseveró González.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


elsalvador.com WWW
X