elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Código ético para los constructores

Avance. La aplicación del manual permitirá mejorar el desarrollo de las empresas locales


Publicada 20 de noviembre 2004, El Diario de Hoy

Visita. Livio Amato participó ayer en un foro de Casalco. Foto EDH


El Diario de Hoy

negocios@elsalvador.com

Aunque El Salvador mejora en el combate a la corrupción, Livio Amato, un experto brasileño en la construcción sugiere la pronta creación de un manual de ética para ordenar el sector y fomentar el desarrollo.

Para Amato, ex presidente de la Confederación Internacional de Asociaciones de Constructores (Cica), “todo recurso que sale de la corrupción es una cuenta que alguien tiene que pagar”.

La práctica, agregó, distorsiona los mercados y afecta las economías de las empresas y la de los países.

Para evitar estas complicaciones, Amato sugiere cambiar la cultura del sector privado pero también la del público.

Raúl Castaneda, presidente de la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco), afirmó que ya trabajan en la aplicación de estas recomendaciones y como Amato, piensa que debe aplicarse también en el sector gubernamental.

Estadísticas de Transparencia Internacional detallan que en el mundo uno de los sectores con más acusaciones de corrupción es el de la construcción.

Licitaciones

Castaneda agregó que Casalco está trabajando con la Secretaría Técnica de la Presidencia en la estandarización de los procesos de licitaciones gubernamentales.

Amato considera que la burocracia estatal es “un tipo de corrupción porque consume recursos y no produce nada”.

En opinión del ex presidente de la Cica, se deben buscar mecanismos como ese para reactivar al sector.

Amato dijo que “la construcción es la mejor herramienta para vencer el desempleo en las zonas urbanas”, en especial porque su desarrollo (de la construcción) permite emplear a personas sin mayor instrucción.

Agregó que un empleo en el sector tiene un efecto triple, ya que detrás de un obrero se emplea a tres personas más relacionadas al transporte y fabricación de insumos para el sector.



elsalvador.com WWW