elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

El asbesto crisotilo usado en techos no daña la salud

Cambio. La Agencia de Protección Medioambiental de EE.UU. rectificó sus advertencias. Científicos prueban que el asbesto blanco no afecta a las personas ni al medio ambiente.

Publicada 25 de octubre 2004, El Diario de Hoy

Fábricas. La elaboración de productos que emplean el crisotilo ganará un nuevo impulso, al conocerse que no es nocivo. Foto EDH

El Diario de Hoy
negocios@elsalvador.com

El asbesto tipo “crisotilo” usado en la fabricación de techos y otros productos en El Salvador, ha pasado con éxito todas las pruebas toxicológicas y ha sido aceptado como no dañino a la salud humana y el medio ambiente por la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés).

Los fabricantes de productos elaborados con crisotilo, más comúnmente conocido como “asbesto blanco” tienen motivos para celebrar, lo mismo que los usuarios de dichos productos.

Estudios realizados por equipos de científicos e investigadores de la salud de diversas nacionalidades han concluido que el crisotilo -a diferencia de otros tipos de asbesto- no es nocivo para la salud ni para el medio ambiente, como equivocadamente algunos creían hasta hace poco.

Los resultados de los estudios han sido tan concluyentes que prácticamente han obligado a la EPA a rectificar acerca de sus frecuentes advertencias sobre los supuestos peligros que representaba para las personas la exposición a productos elaborados con asbesto.

La seguridad en el uso de dicho material es todavía mayor si se combina con cemento, dando lugar al compuesto llamado “asbesto cemento” usado en la mayoría de los techos para vivienda en El Salvador. Según los científicos, el cemento evita cualquier tipo de desprendimiento de partículas de asbesto, atrapándolas y evitando así que sean inhaladas.

Como consecuencia, las personas que viven en casas con techos de asbesto crisotilo o con cielo falso de asbesto crisotilo, pueden estar seguras de que su salud no corre ningún riesgo.

Ante la buena noticia, la industria del asbesto cemento está teniendo un nuevo repunte en todo el mundo. Pero no siempre fue así.

La mentira cayó

La verdad sobre la inocuidad del asbesto blanco “se destapó” después de la caída del Centro Mundial del Comercio, debido a los atentados terroristas del 11 de septiembre, según lo consigna un artículo publicado por el prestigioso periódico Wall Street Journal y firmado por la periodista Kimberly A. Strassel.

Crisotilo. La combinación del mineral con cemento da lugar al compuesto conocido como “asbesto cemento”. Foto EDH

Strassel afirma que tras los atentados, un equipo de técnicos de la EPA tomó al menos 442 muestras de aire en la zona del derrumbe, en busca de contaminación por el polvo provocado por la caída del Centro Mundial del Comercio, donde uno de los edificios contenía, en 40 de sus pisos, estructuras revestidas de asbesto.

De las 442 muestras tomadas, sólo 27 registraron niveles de asbesto que sobrepasaban las normas más estrictas y que, aún así, no eran peligrosas para los habitantes de los alrededores, tal como lo afirmó la misma EPA.

“Es vergonzoso que la verdad haya salido a la superficie sólo después de una catástrofe y que la EPA haya gastado tanta energía calmando a un público que debiera haber tenido la información correcta desde hace muchos años”, comenta la periodista Strassel.

La actitud de la EPA tras los atentados del 11 de septiembre fue una especie de disculpa reiterada para con el asbesto, ya que ocho años antes, en noviembre de 1993, la agencia había tenido que declarar fuera de regulación siete productos fabricados con asbesto y admitir oficialmente que el material no representaba riesgo alguno para las personas.

La disposición fue oficializada y publicada en el Federal Register (Diario Oficial de Estados Unidos) del 5 de noviembre de 1993.

Pero el reconocimiento de la inocuidad del asbesto crisotilo para la salud humana no fue una actitud espontánea de la EPA, sino que se debió al mayor conocimiento de las variedades de asbestos y sus correspondientes características y a la irrefutabilidad de los estudios científicos.

Uno de esos estudios fue patrocinado por la Ford Motor Company, Daimler Chrysler Corporation y la General Motors Corporation y fue publicado este año por el “Journal of Toxicology and Environmental Health” en Estados Unidos.

Apoyo científico

El estudio, conducido por un equipo de cinco expertos entre los cuales estuvo Brent L. Finley, Ph. D. en toxicología y graduado de la Universidad del Estado de Washington con especialidad en bioquímica por la Universidad de Cornell, confirmó que el uso de asbesto crisotilo en la fabricación de productos no representa riesgo para la salud.

A la misma conclusión llegaron los estudios realizados por un equipo de científicos de Suiza y Estados Unidos y liderado por el Dr. David Bernstein, consultor en toxicología.

El estudio del Dr. Bernstein reveló además que la biopersistencia de las partículas de asbesto crisotilo, cuando es ingerido, es tan corta que no representa ningún peligro a la salud.

Bernstein sometió a grupos de conejillos de laboratorio a exposiciones de asbesto blanco por períodos de tiempo controlado y luego verificó que las partículas del material inhaladas se desalojaban de sus pulmones en pocos días después de la exposición sin causar ningún daño.

Tanto los estudios de Finley como los de Bernstein y otros científicos han contribuido a que las agencias competentes en Estados Unidos declaren que los productos hechos con asbesto blanco o “crisotilo” no representan ningún riesgo para la salud humana ni el medio ambiente.



elsalvador.com WWW
X