elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Amanco logró triple certificado

Reconocimiento. La firma recibirá certificación OHSAS 18,001 en seguridad industrial. Ya tiene ISO 9,001 e ISO 14,001. También presentó un Reporte de Sostenibilidad

Publicada 11 de octubre 2004, El Diario de Hoy

Producción. La compañía en El Salvador fabrica láminas onduladas y planas, las cuales denomina como construsistemas. Foto EDH


El Diario de Hoy

negocios@elsalvador.com

Amanco de El Salvador recibirá la certificación OHSAS 18,001, el tercer estándar internacional en su palmarés.

Dicho Certificado en Salud y Seguridad Ocupacional (OHSAS, en inglés) se agregará a otras dos calificaciones: ISO 9,001:2000, que garantiza la calidad de sus métodos de producción, e ISO 14,001, que se refiere al cuidado del medio ambiente.

Según el gerente general de Amanco El Salvador, José Roshardt, se han convertido en la segunda empresa salvadoreña en agenciarse el OHSAS 18,001.

El ejecutivo mencionó que desde hace 15 años han trabajado con esta filosofía cuando eliminaron el asbesto, un material cancerígeno, de sus productos y lo reemplazaron por materiales fibrosintéticos.

Amanco es una firma que pertenece al Grupo Nueva. En América Latina tiene cinco filiales: Centroamérica, México, Brasil, Colombia y Países Andinos.
La empresa se desempeña en dos áreas: construsistemas y tubosistemas.
“Cuando hablamos de construsistemas nos referimos a techos, paredes, pisos; los tubosistemas son lo que se construye bajo tierra”.

Las tuberías se elaboran en Guatemala y Costa Rica, mientras que láminas, techos y paredes, en El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Amanco El Salvador produce 1,000 toneladas mensuales entre láminas onduladas y planas. El 40% lo exporta a Centroamérica. La empresa genera unos 500 empleos directos y 1,500 indirectos.

Rinde cuentas

Entre las nuevas prácticas de la transnacional están las de abrir sus archivos y presentar un Reporte Anual de Sostenibilidad.

“Las empresas suelen revelar sus balances financieros a finales de año. Nosotros además de eso publicamos indicadores sobre nuestra relación con la sociedad”.
El documento de 2003 fue auditado por la firma holandesa KPMG, especializada en este tipo de reportes.

El gerente detalló en los resultados financieros que el Ebitda del grupo creció a $67.4 millones, las ventas fueron por $514 millones y ahorraron $6 millones por producción ecoeficiente.

En cuanto a percepción social, los clientes insatisfechos en El Salvador fueron casi el 3%, una de las tasas más bajas. En México, por el contrario, representaron el 10%. La mayor debilidad de la empresa fue el mercadeo y la publicidad.

Laboratorio. Amanco efectúa ensayos con nuevos materiales y revisa el producto final.. Foto EDH

Roshardt consideró que si bien el diagnóstico fue hecho para Amanco Latinoamérica, “los resultados se aplican a El Salvador”.

Los empleados estudian

Las alianzas entre grandes compañías y pequeños centros educativos son fructíferas.
Amanco ha apadrinado a la escuela parroquial Nuestra Señora de La Paz, a través del programa Fundaeduca.

De esta manera, dota de materiales de construcción, becas a maestros, una psicológa y un profesor de educación física a dicho centro educativo, ubicado en la Colonia La Selva, Ilopango.

Amanco también se beneficia de esa relación. Unos 50 trabajadores asisten a clases en las instalaciones de la empresa luego de su jornada laboral para elevar su nivel educativo. Los profesores provienen de la escuela aledaña.

“Este es un programa que hemos comenzado a mediados de este año. Por lo menos queremos que los empleados lleguen a un nivel de sexto grado”, manifestó Raúl Arévalo, gerente de manufactura.


Producto a prueba
- Amanco tiene un laboratorio de calidad en constante uso.
- Por cada lote de producto, Amanco somete una lámina a condiciones de calor y humedad extrema.
- Tres ciclos de sol y nueve de lluvia por 20 veces consecutivas son la prueba de fuego.
- La prueba es superada si la pieza no se degrada en más del 25%.
- El segundo test es el de la presión.
- Los techos fibrosintéticos deben soportar más de 500 kilogramos.




elsalvador.com WWW