elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Radionovelas, de más a menos

En los años 60 era el mejor medio de entretención. Cuatro décadas después, intentan ponerse de moda.

Publicada 3 de septiembre 2004, El Diario de Hoy

Carolina Trujillo
El Diario de Hoy

ctrujillo@elsalvador.com

El sonido de una lámina de metal puede que no le resulte importante.

Hace 60 años, sin embargo, ese efecto se utilizaba para simbolizar una tormenta eléctrica.

Caminar sobre una caja de cartón llena de hojas secas aludía la presencia de alguien, y taconear sobre el suelo representaba el galope de un caballo.

En fin, por aquella época se valían de cualquier técnica artesanal para complementar las historias que hacían llorar, reír y, en especial, mantener a muchas familias atentas: las radionovelas.

Los nombres de los actores Irma Elena Fuentes, Aída Mancía y Mauricio Bojórquez, (a) “Pánfilo a puras cachas”, se hicieron famosos entre los salvadoreños. Pero hoy, ya no son tan conocidos.

Las nuevas generaciones de radioescuchas sólo conocen a Salvador Alas, (a) “La Choly”; Salvador Vásquez y Cristo Huezo, (a) “Mingo”. Los tres decidieron, de una forma no tan profesional, revivir el concepto de las radionovelas a través de la Scan 96.1

Marcadas diferencias

El pecado mortal. Ese era el título de la producción más popular en los 60 —recuerda Fuentes— que coronó a los artistas antes citados y a otros como Guillermo Alberto Hernández, (a) “Albertico”, uno de los actores más talentosos de la radiodifusión, y artistas ya fallecidos como Fausto Carbonero, quien actuaba y producía.

“En los guiones siempre se manejó culturizar y enseñar algo nuevo a la gente”, recuerda Bojórquez.

Tal aseveración quizá ya no se aplica a lo que Alas y su grupo ofrecen cada mañana. Las historias calientes de Juanita, A las bichas con pisto les gustan los bichos calle, y las Historias de calcetín —nombres de lo que el público y algunos medios califican como radionovelas— carecen de guiones, pero sí de mucha improvisación por parte de los locutores (ninguno es actor profesional).

“¡Qué lástima que ahora no se sepa utilizar el talento de forma adecuada, aunque sus productores sean multifacéticos”, comentó Mancía.

Alas no se da por aludido. Su fin es entretener, sin preocuparse por cumplir o no con un formato cultural como las radionovelas de antes.

“Si no les gusta, que cambien”
Alas. Inventar al aire es su fuerte, vive su personaje al ciento por ciento. Foto EDH
Las historias calientes de Juanita fue la última creación de Salvador Alas (a) “La Choly”, con la que se supone entretuvo a los radioescuchas de la Scan.

Y aunque él no la ha bautizado como una radionovela, la gente así la reconoce, pese a que —aclara el locutor— esas historias no tienen ningún contenido cultural ni siguen las reglas tradicionales de dicho formato radiofónico: contexto, nudo y desenlace.

Es por eso que el trabajo de Alas podría ser considerado más como un espacio diferente, que les permite decir e hilar cualquier cosa que les pasa por la mente con mucho doble sentido.

El director de la Scan defiende sus producciones. “Si a la gente le molesta lo que ahí se dice, que cambien de emisora, el dial está saturado de radios”, subrayó.



Al aire. “La Choly” frente al equipo con el que crea las historias: Salvador Vásquez (izq) y Cristo Huezo o “Mingo”. Foto EDH
Radionovelas de antaño. para que recuerde...
La vida del Papa Juan 23 Era netamente salvadoreña y fue transmitida en YSAX.

Las Tinajas Éxito de YSAX, el elenco lo formaban María Teresa Moreira y Guillermo Hernández, (a) “Albertico”, entre otros.

Historia de tres mujeres Irma Elena Fuentes y Edgardo Echeverría tenían los papeles protagónicos, transmitida por la YSU.

Entre tu amor y mi fe Fausto Carbonero era productor y parte del elenco en esta historia.
El pecado mortal Matilde Elena Fuentes se estrena con esta historia con una participación protagónica, transmitida por YSEB.

Lo que el viento se llevó Una historia de amor que sacó muchas lágrimas, lo mejor de YSEB.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




elsalvador.com WWW
s