elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Que no se le pase la mano

Comer en exceso puede ocasionarle ciertos malestares. No deje que esto arruine sus vacaciones.

Publicada 4 de agosto 2004, El Diario de Hoy

Masticar despacio. Evite comer abundante y de manera rápida. Foto EDH

Iliana Colocho
El Diario de Hoy
vida@elsalvador.com

La comida estaba deliciosa. Jaime Escobar, de 46 años, había decidido consumir todos los platillos que su esposa había preparado.

Era temporada de vacaciones y las dietas no serían obstáculo. ¡Grave error!

En poco tiempo comenzó a sentir cierta irritación estomacal causada por excesiva ingesta de los alimentos.

Los especialistas reconocen esta dolencia como dispepsia o indigestión. Este trastorno transitorio que se produce de forma repentina puede ser causado por diferentes factores.

No conviene confundirla con una enfermedad, ya que es un dolor puntual que no presenta gravedad por sí misma. No obstante, la indigestión se puede padecer de forma crónica, en cuyo caso puede presentarse complicaciones mayores.

El doctor Ángel Duarte asegura que la mayoría de menús de esta temporada son los causantes de la indigestión y sobre todo debido a la cantidad de comida extra que se le proporciona al cuerpo.

El principal problema con estos alimentos es que contienen un alto grado de proteínas, grasas y toxinas que el cuerpo se ve incapaz de asimilar.

Esto da lugar a los síntomas más frecuentes, como: náuseas, dolor de estómago, hinchazón abdominal, punzadas dolorosas, así como abundantes gases y cólicos.

Eso provoca que muchos conviertan su ambiente de descanso en una verdadera molestia.

Prevención

Aunque la indigestión es una de las principales dolencias de la temporada, lo cierto es que es prácticamente imposible contenerse ante las delicias culinarias que se ofrecen.

Diagnóstico. Es importante eliminar otras causas que no sean indigestión. Foto EDH

La mejor forma de prevenir este trastorno consiste en la ingestión controlada de alimentos.

Es decir, no abusar y ser consciente de que existen algunas comidas que son más dañinos que otros, pero sobre todo dejar de comer antes de que el organismo muestre señales de que está saturado.

También existe una serie de recomendaciones que ayudan a prevenir este malestar.

Así, convienen no irse a la cama al poco tiempo de comer.

Es mejor dejar trascurrir dos o tres horas entre la cena y el momento de acostarse.

Sustituir el café por otra bebida, al igual que el exceso del alcohol para evitar algún trastorno estomacal.

Primeros auxilios en caso de indigestión por comer

Aunque lo óptimo es evitar este malestar, si no se ha conseguido se pueden tomar una serie de medidas con el fin de reducirlo.

Normalmente la indigestión se mitiga con los antiácidos de uso común y se mantiene con sus malestares durante 72 horas, en las cuales se pueden tomar medicamentos con agentes tensoactivos para eliminar los gases, así como abundantes líquidos que ayuden a eliminar las toxinas.

En casos más severos, el médico puede recetar tranquilizantes para evitar la tensión.

Si el trastorno se prolonga demasiado tiempo o el paciente siente que empeora, es necesario consultar al médico para que éste determine las causas de la indigestión o descarte que se trate en realidad de una úlcera o un bloqueo de intestinos.

Hay que tener en cuenta que los síntomas son confusos y pueden esconder trastornos más graves como infartos o alteraciones serias del estómago y del esófago que, a menudo, pasan desapercibidas.

Lo ideal en estas situaciones es mejor bajar la ingesta de alimentos muy condimentados e irritantes, disminuir la ingesta de alcohol y comidas abundantes, además de bajar el estrés.

Comida alta en grasas

La indigestión suele coincidir normalmente en ciertos momentos de intensidad emocional, estreñimiento, tabaquismo, la ingestión de comida mal cocinada, con alto contenido en grasa, condimentos y picantes.

Bebidas carbonatadas
Es recomendable no abusar de las bebidas gaseosas, altas cantidades de cafeína y consumir alcohol en exceso. Destine un tiempo para cada hora de comida. Hágalo despacio y con tranquilidad.

El estrés y el cigarro
No fume inmediatamente después de comer, evite las situaciones estresantes o la actividad física después de alimentarse. Procure no llevar prendas ajustadas o estrechas cuando coma.

Llamar al médico
Si la indigestión persiste o empeora, sobre todo si el dolor cambia repentinamente, no se automedique y busque la evaluación de un médico.


elsalvador.com WWW