elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

El país más deforestado de América

Chalatenango. El Salvador solamente tiene el tres por ciento de su vegetación original y la depredación se mantiene.

Publicada 2 de agosto 2004, El Diario de Hoy

Montecristo. Los abetos forman parte del bosque artificial sembrado treinta años atrás. Foto EDH

Nathalie Villarroel
El Diario de Hoy
elpais@elsalvador.com

La situación ecológica actual en El Salvador es grave.

El deterioro ambiental y en los suelos causados por la erosión, el calentamiento global y la sobrexplotación de recursos naturales han puesto al territorio en una situación de emergencia que muchos no quieren ver.

La disminución de los bosques y la notable baja en la pesca en agua dulce y en el mar son algunos de los signos de alarma que se dejan ver, además de la pérdida de especies de flora y fauna valiosas para nuestro ecosistema, según informes del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

En la década de los cuarenta, El Salvador ya presentaba un grave deterioro ambiental y una fuerte necesidad de proteger las cuencas hídricas.

Lea además
Llamado a la conservación

En 1974 la unidad de Parques Nacionales y Vida Silvestre inició un proceso de clasificación, identificación y evaluación de las zonas que podrían integrar un sistema de áreas naturales protegidas.

Las primeras regiones que fueron clasificadas son el Bosque Montecristo, El Imposible, Laguna El Jocotal, Barra de Santiago y Los Andes, siendo las dos primeras compradas por el gobierno para su conservación total.

La implementación del proceso de reforma agraria, en 1980 en su ley básica permitió la preservación de más de 22 mil hectáreas de las principales áreas naturales del país.

La primera etapa de este proyecto afectó haciendas que en su conjunto poseían cerca de 92 áreas boscosas.

El Imposible. Lugar favorito de los observadores de aves. Foto EDH

Las acciones planeadas no tuvieron oportunidad de desarrollo debido al conflicto armado.

En los primeros años de la década de los 90 se incrementó el número de áreas protegidas hasta 125 que conformarían el sistema.

Luego de un trabajo árduo se logró establecer los Parques Nacionales como Montecristo que por decreto ejecutivo tiene un área de 1,973.46 ha.

A El Imposible se le asignaron 2,985 y a la Laguna El Jocotal, por decreto legislativo abarca 1,571.89 hectáreas.

A pesar de la grave deforestación que enfrenta El Salvador aún cuenta con una variada biodiversidad en sus bosques.

Los incendios forestales han impactado seriamente el ecosistema forestal en los últimos tres años, pero no se tiene un dato exacto de su incidencia.

A pesar de todo, se mantiene un variado tipo de bosques dependiendo del sector y la altura se registran entre ellos salados, nebulosos, caducifolios, secos, pantanosos y tropicales.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW