elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

FFAA con armas obsoletas

Equilibrio. Lo mejor que tiene el ejército nacional es la tropa, probablemente la mejor adiestrada en la región. Pero el equipo está lejos de ser moderno y carece del mismo.

Publicada 11 de julio 2004, El Diario de Hoy

El armamento. Soldados del batallón de Paracaidistas de la Fuerza Armada con M-16 A1. Foto EDH

Álvaro Cruz Rojas
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

La Fuerza Armada de El Salvador tiene el equipo militar más obsoleto de la región, no posee ningún tanque funcional y una Fuerza Naval sin recursos, según un experto en temas castrenses y el cuadro comparativo del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IIES).

“En mi opinión, el ejército de El Salvador es el que lleva el último lugar en la región. Los equipos son muy obsoletos para ir a una guerra”, asegura Julio Montes, un salvadoreño-estadounidense que ha escrito libros especializados y autor de decenas de artículos de la materia.

Montes y el irlandés Adrian English son los principales estudiosos de temas militares en la región y fuente del informe del IIES.

Según Montes, lo mejor que tiene el cuerpo militar nacional es su personal.
“El soldado está bien adiestrado porque la experiencia militar que tiene El Salvador es única en cuanto a materia de combate”, advierte el especialista.

“Se ha demostrado una y otra vez que son muy buenos para pelear”, agrega.
Las observaciones de Montes y el balance del IIES fueron aceptadas por el ministro de Defensa, General Otto Romero.

Honduras, la amenaza en el aire
  Equilibrio. Tres países centroamericanos no tienen aviones para interceptación de naves.

“Sí, es casi como usted lo plantea, es un ejército muy sólido en su formación, su organización, muy versátil, tiene instrucciones de Defensa Nacional y está capacitado para cualquier tipo de misión por muy difícil que sea”, afirmó Romero.

“En términos generales diría que todavía tenemos una Fuerza Armada en el post conflicto muy bien adiestrada, muy capacitada, yo estoy orgulloso de nuestros soldados”, agregó.
Pero entre los inconvenientes de la Fuerza Armada está el uso del M-16, un fusil fabricado durante la guerra de Vietnam, que culminó hace unos 30 años. Precisamente el primer lote de fusiles de este modelo vino como rezago de ese conflicto.

“El M-16 es es un fusil muy viejo”, afirma Montes, un licenciado en Ciencias Políticas que llegó a ser sargento del ejército norteamericano.

El ejército guatemalteco usa el Galil como arma de infantería, en Honduras usan indistintamente el M y el Galil.

El ejército nicaragüense, formado por soviéticos y cubanos en la década de los 80, usa el fusil AKM, de fabricación rusa.

“Por ejemplo, aquí todavía se ocupa el M-79 lanzadores de granada, que es completamente obsoleto, en cuanto a armas antitanque sí estamos mal porque se ocupa el LAW, que es el Line Antitank Watson, que es un arma muy vieja de la guerra de Vietnam calibre 66 y que puede detener a un vehículo ligero blindado, pero no puede destruir a un tanque”, explica Montes.

Otra arma antitanque, el M-60, es demasiado vieja y sólo la utiliza el ejército salvadoreño en la región.

A diferencia de guatemaltecos y hondureños que utilizan una arma sueca. Los nicaragüenses usan el legendario RPG7.

“La M-60 como ametralladora no es bien gustada en muchas partes, de hecho es la que utilizan aquí en El Salvador, muchos expertos la califican como la peor arma jamás diseñada”, comenta el especialista.

La fuente Especialista Libros
Autor prolífico
Julio Montes es experto militar con diversos artículos publicados en revistas como Jane’s Defence Weekly , Jane’s International Defence Review.
Por todo el mundo
Sus artículos también han aparecido en Defensa, Fuerzas Militares del Mundo, Journal of Military Ordenance, y Military Technology.
En la materia
Montes ha escrito dos libros: Mexican and Central American Armor y “Emboscada”, este último junto al ex capitán Herard von Santos.

En ametralladoras, los hondureños y los guatemaltecos utilizan la MAG, mientras que en Nicaragua se ocupa la RPK, una versión rusa de la misma.

Los medios blindados también están en estado deplorable, según Montes, quien asegura que básicamente no existe la caballería.

“Sí existe un regimiento, pero lamentablemente es la parte pobre, más pobre. Si todos están en problemas y todos son pobres, la caballería está deshecha”, afirma.
Montes asegura que los únicos tanques que quedan son los estacionados enfrente de caballería y los que tiene el museo.

“Fueron tanques M3 de la Segunda Guerra Mundial”, afirma.
En tanques, el poderío en la región lo tiene Nicaragua, que posee decenas de vehículos T55 y PT 76.

Ese armamento pesado fue donado por la antigua Unión Soviética cuando el régimen sandinista gobernaba Nicaragua, como parte de su estrategia de expansión comunista en el Hemisferio Occidental.

Honduras posee el tanque Escorpión y el Scimitar.

“En El Salvador no hay tanques, lo que existe aquí es cinco vehículos Panhard H90, diseñados durante la guerra de Argelia”, explica.

El Panhard tiene mínimo blindaje y es un vehículo de reconocimiento, no de combate.
El Cashuat es otro vehículo blindado que se usa en El Salvador. Guatemala usa los Armadillos.

“En tanques estamos perdidos”, subraya Montes.

En el mar

La Fuerza Naval salvadoreña, aunque bastante bien equipada, carece de presupuesto para el combustible.

Según el ministro de Defensa, “no tenemos los recursos navales que quisiéramos, pero ya tenemos un par de embarcaciones que sí alcanzan a llegar a las 200 millas”.
“Nuestro personal es altamente eficiente, pero sí es cierto que necesitamos combustible para todo eso”, agregó el general Romero.

Especialista. Julio Montes posa en el Museo de la Fuerza Armada sobre un tanque M3A1 Stuart, de la II Guerra Mundial. Foto EDH

El Salvador ha adquirido en años recientes, varias naves gracias a donativos estadounidenses.

Guatemala renovó su flota en 1996, que, “es bastante adecuada para lo que se requiere”, dice Montes.

Nicaragua y Honduras afrontan los mismos problemas que El Salvador.
“Ninguno de los países centroamericanos tiene lo que se llaman Patrulleros de Aguas Bravas,que tú los mandas a patrullar 500 millas del mar y se mantienen por varios días o semanas mar adentro”, dice el especialista.

¿Soluciones?


La priorización de los recursos del Estado en temas sociales es el principal obstáculo para un reequipamiento de la Fuerza Armada. El año pasado, el ex presidente Francisco Flores descartó cualquier compra de armamento.

Montes asegura que la solución para modernizar el armamento no tiene necesariamente que requerir una gran inversión.

Menciona un ofrecimiento holandés, hace dos años, que mejoraba básicamente todas las armas de caballería e infantería, artillería incluida. Este ofrecimiento incluso fue conocido por una comisión de la Asamblea Legislativa.

“Todo por 20 millones de dólares cosa que es barato en el mercado internacional”, afirma.
La razón de este precio es que naciones europeas están reduciendo sus equipos.

“Esas son las oportunidades que se pueden aprovechar para hacerse de equipo. Allá cada quien qué tan inteligente sea negociándolo, porque hay equipo que puede venir regalado, equipo que pueda venir muy caro, dependiendo de con quién se negocie y cómo se negocie”, advierte.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW