elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Palabras
Corrupción de la cultura o cultura de la corrupción

   Ayer quemaron en la plaza pública de un poblado de Bolivia a un funcionario público acusado de corrupción, que anteriormente había sido sobreseído por un tribunal.

Publicada 23 de junio 2004, El Diario de Hoy

Carlos Balaguer
El Diario de Hoy

pintorbalaguer@hotmail.com

En el terrible hecho sin precedentes, una turba callejera decidió tomar justicia por sus propias manos. ¿Habrá muerto con este trágico ejemplo la corrupción en el hemisferio?

Lo que ha hundido las economías y el bienestar social en Latinoamérica, más que las ideologías políticas de los gobiernos en turno, ha sido la corrupción política y social. La corrupción se convirtió en una forma de vivir de los diferentes medios de poder a punto de que con el tiempo pasó a formar parte de la cultura e idiosincrasia popular. Meterse a la política era una forma fácil de alcanzar el enriquecimiento ilícito, mediante el peculado o el “mordidismo” o modus vivendi de la “mordida” o soborno.

¿Estaremos ante la corrupción de la cultura o ante la cultura de la corrupción?

La panacea a este mal endémico podría ser aplicación severa de la justicia, crear policía anticorrupción o establecer sistemas legales de comisión operativa. De eso se encargarán los entendidos. Pero lo que preocupa por hoy es que los gobiernos limpios y legales, modernicen sus proyecciones y logren sanear de sus filas este cáncer de descomposición.


Día a Día
El rendimiento

El rendimiento depende en altísimo grado de las herramientas, los conocimientos, la experiencia y la inventiva de que disponga un trabajador. El labrador hace muy poco con sus manos, mejora su rendimiento al contar con un arado de bueyes y multiplica enormemente su productividad si dispone de un tractor. Pero arado de bueyes y tractor se tienen cuando alguien invierte en adquirirlos, como la costurera que compra su máquina eléctrica de coser incrementa mucho el número y la calidad de las prendas que elabora.
De allí la gran importancia que tiene el ahorro (la fuente de las inversiones) pero también la seguridad jurídica que estimula esas adquisiciones.

elsalvador.com WWW