elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Crímenes alarman Bosques de la Paz

Homicidios. En mayo hubo cuatro asesinados, entre ellos un vigilante. Policía promete patrullajes e investigación.

Publicada 11 de junio 2004, El Diario de Hoy

Paradoja. Muchos residentes pagan custodios, pero los delitos están a la orden del día. Foto EDH / Wilfredo Díaz

Jorge Beltrán
El Diario de Hoy

nacional@elsalvador.com

Bosques de la Paz es una residencial privada de tres mil viviendas, habitadas por más de 25 mil personas. A pesar de que en los dos únicos accesos hay vigilancia, los homicidios dentro de la residencial han alarmado a los vecinos.

Registros policiales indican que cuatro hombres fueron asesinados y dos más fueron heridos entre el 9 y 27 de mayo.
Vecinos hablan de una suerte de delitos desde el tráfico de drogas, escondrijo de autos y mercaderías robadas, hasta atracos a vendedores ruteros.

La vendetta por la muerte de un hermano
  Varios vecinos cuentan que todo comenzó el 9 de mayo, a las 7:30 p.m. cuando José Fredy Menjívar y Marvin Antonio Arce Calderón fueron acribillados en la Calle 27.

A eso hay que agregar los habituales saqueos de viviendas. Los enseres robados, dicen, nunca salen de la misma colonia. “Aquí no es que vengan ladrones de otro lado. Es que aquí dentro viven”, asegura un hombre que reside en la calle 24, que por razones obvias no quiso dar su nombre.

En la colonia se vive una tensa calma. Desde el día que ocurrió el primer asesinato, los hechos violentos se han sucedido, sobre todo durante la noche.

Para muestra, la madrugada del miércoles, un vigilante privado de la colonia fue despojado de su escopeta; estar dormido le valió para que no lo mataran, algo que no ocurrió con uno de sus colegas, José Rigoberto Hernández, 34 años, a quien lo acribillaron por robarle una pistola y una escopeta, en la calle 24, el 26 de mayo, cuando caía una tormenta en la zona.

Tanto la policía como los vecinos coinciden en señalar a las maras como las responsables de que la intranquilidad que se vive en el lugar se haya acentuado.

Según empleados del transporte interno de la colonia, la Mara Salvatrucha de la urbanización las Margaritas y de Bosques de Prusia quiere afincarse en la residencial.

Aunque, según vecinos, desde hace largo tiempo la residencial ha sido ocupada por bandas de robacarros o robafurgones para esconder sus robos mientras se deshacen de ellos.

Como prueba recuerdan que la policía descubrió una casa que Margarita Parada Grimaldi, quien ha sido involucrada varias veces en el robo de mercadería a furgones, rentaba para guardar los bienes robados.

También el jueves pasado arrestaron a Marvin Ulises Romero, residente en la calle 12 poniente de Bosques de la Paz, cuando intentaba sacar hacia Honduras una camioneta todoterreno año 2001, con documentos falsos robada un día antes en San Salvador.

El narcotráfico, dicen, no se queda fuera. La voz popular indica que el punto más álgido está en la zona del billar y las pupuserías. En una de las calles inmediatas hay una venta fuerte de cocaína. Los vecinos hablan de medianas transacciones de droga.

Según el comisionado Nelson Campos, nuevo jefe de la delegación de Soyapango, esto es desconocido por la policía. Sólo sabían de los asesinatos. Campos se comprometió a incrementar la vigilancia y a investigar los posibles delitos.

elsalvador.com WWW