elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Mauricio se confiesa

El volante habla con nostalgia de su pasado y también se anima a asomarse a su futuro. Ya decidió: será entrenador

Publicada 5 de junio 2004, El Diario de Hoy

Centro de atención. Todos los ojos estarán puestos hoy en Mauricio. Fox televisará el partido el domingo. Foto: EDH

Paula Diáz/ los Ángeles
El Diario de Hoy

deportes@elsalvador.com

Sentado frente al Rose Bowl, de Pasadena, Mauricio Cienfuegos recuerda los años en los que ese centro deportivo fue testigo de sus triunfos junto a miles de sus seguidores.  
Sus pensamientos de futbolista profesional en Estados Unidos llegan a su mente dos días antes de enfrentar su último partido.

“Nadie lo recuerda, pero aquí jugué casi siete años y medio, por eso es importante para mi el Rose Bowl”, dijo el deportista, durante una entrevista realizada ayer.

Cienfuegos se despedirá de su afición a los 36 años de edad, después de dedicar la mitad de su vida al futbol.

“Esta despedida es un sueño para todo jugador: jugar un partido y reunir a tantos ex compañeros que han compartido conmigo a lo largo de mi carrera, tanto dentro como fuera de la cancha”, dijo.

Cienfuegos vivirá una gran fiesta, ya que vendrán jugadores desde El Salvador. También estará acompañado por su familia y sus amigos y varios salvadoreños preparan una caravana para acompañar al futbolista en su despedida.

“Yo quisiera tener al que jugó conmigo allá en la colonia, pero no se puede”, dijo Cienfuegos.

“Me quiero meter de lleno a prepararme como técnico, de hecho ya tengo las licencias, ya puedo dirigir en la liga pero quiero irme a preparar afuera, aprender más de dirección", dijo Cienfuegos. “He pensado ir a Bolivia, Argentina y Brasil, donde hay escuelas muy buenas y el otro año pienso ir a Europa para saber como trabajan allá con los jóvenes”.

Reyna, su esposa y sus tres hijos están contando los días para el último partido de Cienfuegos. Según él, su hija menor fue quien vivió lo más difícil de su carrera porque era con la que menos compartió tiempo.

“Pero, como dicen en El Salvador, me salió el tiro por la culata porque ahora que no juego me la paso más ocupado. Por eso, después de este partido pienso tomarme un tiempo con mi familia”, agregó.

Sobre el futuro del futbol salvadoreño, dijo que hay muchas cosas que cambiar, entre ellas las bases de competencia y la inversión en el talento local.

“No estoy en contra de la compra de jugadores extranjeros, porque yo lo he sido la mitad de mi carrera, pero pienso que debían invertir en canteras infantiles. El dinero que gastan comprando jugadores afuera lo podían invertir en los jóvenes en El Salvador", opinó Cienfuegos.

Mauricio piensa invertir en algún negocio para dar tranquilidad a su familia, en la parte financiera.“Sin el temor de que a mi familia le vaya a faltar algo, entonces vamos a tratar de poner un negocito”, expresó.

“Quiero jugar en el Águila”

Para muchos, un jugador más. Marvin Quijano, a sus 22 años, fue uno de los invitados por Cienfuegos a su despedida y pasó inadvertido.

Quijano, quien se dio a conocer por ser el segundo salvadoreño en militar en el equipo angelino, terminó su relación a inicios de la presente y recién iniciada campaña.

“Ya no jugué para el Galaxy porque hubo un cambio para el Colorado Rapids y llegando al Colorado, la temporada había comenzado. El entrenador ya tenía su equipo. Para estar sentado en un equipo como el Colorado Rapids, mejor no jugar”, confesó.

El volante izquierdo, originario de San Salvador y primo del volante de FAS, Cristian Álvarez, aseguró que está “por resolver una situación migratoria y voy a ir a El Salvador para ver si me puedo enrolar con algún equipo”.

Ya tiene el ojo puesto sobre un equipo.“Siempre he sido aficionado del Águila y me gustaría poder ir a jugar ahí. Ojalá que me busquen. Estaré listo. Voy a regresar y también espero poder jugar en la selección algún día”, precisó.

El gran ausente
Jorge “El Mágico” González fue por quien más preguntaron los hinchas que llegaron a ver el entrenamiento en Los Ángeles. “Y dónde está el genio?”, se escuchó por ahí. Jorge no pudo viajar ayer y era esperado para esta mañana. No viajó porque su hijo estaba a la espera de la visa americana para poder llegar junto a él al partido.
Cobi, el único activo
El volante de Los Ángeles Galaxy, Cobi Jones, fue el único de los jugadores activos del equipo angelino que llegó a la práctica. Jones arribó casi al final del entreno y posó para la fotografía junto a todos los invitados. Después, desapareció del estadio. A juzgar por su físico, no necesita entrenarse para jugar.
Milovan, una incógnita
Ninguno de los organizadores pudo asegurar si el técnico yugoslavo Milovan D’joric llegará a dirigir. Ayer, “El Coronel” fue confirmado, así como el salvadoreño que jugó para la selección estadounidense en el Mundial de 1994, Hugo Pérez. Al cierre de esta edición no habían llegado a las instalaciones del Hotel Hilton.
Cobi Jones
“Está muy bien que el Galaxy esté haciendo algo así para Mauricio. Es algo que tiene que continuar haciendo para jugadores como él”
Eduardo Hurtado
”Es una persona que se merece este homenaje. Nos enseñó muchas cosas. Como jugadores queremos que este partido sea para él el más inolvidable”
Alexis Lalas
“Mauricio fue un gran compañero y es mi amigo. Espero que los jugadores del futuro en El Salvador así con en la MLS, puedan conocer quien fue él”

 

elsalvador.com WWW