elsalvador.com WWW

De la tv a los aires

Astrid Ávalos, presentadora de Noticias 21, vivió en carne propia las sensaciones que experimentarán los aviadores en las piruetas de Ilopango 2004.

Publicada 27 de enero 2004, El Diario de Hoy


Claudia Núñez
El Diario de Hoy

escenarios@elsalvador.com

Es difícil contar esta historia, después de la tragedia del pasado sábado. Pero, “el show debe continuar” en memoria de las fotografías que ahora podemos mostrar, gracias al piloto Mario Díaz y de las tomas que la cámara del “Chino” que ya no pudo revelar.

El día comenzó con una mezcla de emociones, la más preocupada era Astrid Ávalos, presentadora de Noticias 21, quien viajaría en la avioneta de Carlos Dárdano y participaría en los ensayos del show Ilopango 2004.

“¿Desayunaste?”, pregunté, minutos antes de que la comunicadora accediera a subirse en el vehículo. Astrid, como buena salvadoreña, se había comido “unos platanitos, casamiento, crema y lechita”. El vuelo sería riesgoso.

Las uñas no dieron abasto para calmar los nervios de Astrid. Al final, la presentadora disfrutó el viaje. Foto EDH

Después de auto recetarse una gramamina (pastilla para evitar las náuseas) y encender un cigarrito para los nervios, Astrid miraba con pavor las pericias aéreas.

Dos Súper Decathlon aterrizaron en la pista civil. Las piernas temblaban y las manos sudorosas sobre el rostro de Astrid acentuaban su preocupación.

“No sé en que momento acepté esta locura”, repetía Astrid, quien confesó no ser muy atrevida ni osada.
Definitivamente no es lo mismo sentarse frente a una pantalla de televisión que subirse en un avión y dar vueltas acrobáticas, mientras el estómago sube a la garganta y se siente hasta en la planta de los pies.

Después de 40 minutos en el aire, Astrid aterrizó con la boca seca y sin pronunciar palabra alguna.
“Se portó bien, pero es muy gritona”, dijo el piloto Carlos Dárdano. “Fue una locura, pero algo bonito si lo quieren experimentar”, motivó Ávalos. Gracias a Dios lo pudimos contar.


Hoja de vida
Astrid Ávalos confesó que nunca ha sido muy “aventada” para experiencias arriesgadas
- Su trabajo en los medios inició hace doce años, cuando su mamá le llevó a la desaparecida Doble L, para que le “enseñaran a hacer radio”.
- Luego se desempeñó en Pulsar FM, YXY y Globo.
- Un día, Astrid acudió a un casting en el noticiero de Canal 21. “Sabía que no tenía cara bonita, pero eso era lo que quería hacer”, afirmó Astrid. Antes de los aviones, eso era lo más arriesgado en su vida.

 

 


elsalvador.com WWW